El Oído agudo

El Eco

MALESTAR ENTRE LOS CAMARISTAS

 

La reunión de la “Sub 45” en el primer piso de la Cámara Empresaria generó revuelo en la comisión directiva de la entidad, cuando estaba aún en pleno desarrollo la charla debate organizada por el espacio político justicialista no kirchnerista que inició su construcción con miras a 2019.

A priori, el malestar lo generó el espíritu de la reunión, de neto corte político, más allá de que el contenido de las disertaciones fueran la realidad de las pymes y los resultados del estudio de movilidad urbana, con respecto al trabajo, que encabeza el reconocido consultor Oscar Nigro.

Según le llegó a este Oído, la integrante de la comisión directiva y socia de la entidad Andrea Almenta alquiló el espacio para un “coloquio de ideas”. Es decir que los encargados de reservar el lugar y confirmar la reserva desconocían lo que iba a pasar allí el viernes por la noche.

En pleno movimiento de referentes políticos y de periodistas que asistieron a cubrir la suerte de “lanzamiento” del espacio, integrantes de la CET comenzaron a descubrir de qué iba el evento y dispararon las alarmas.

El llamado para confirmar lo que estaba pasando no tardó en llegar, pero ya era tarde: la reunión estaba en marcha y había generado eco, tanto en los asistentes como en los trabajadores de prensa.

Incluso, en su disertación, la empresaria pyme ya lanzada a la política cuestionó el reglamento de la entidad de Mitre al 800, redactado hace 80 años, que prohíbe la actividad política.

Más allá del debate que seguramente se deben los integrantes de la comisión y los 1600 socios, el episodio sacudió a la dirigencia que venía acostumbrada a mantener un estilo propio del espacio al cual se debe.

 

OTROS MOLESTOS VARIOS

El espacio justicialista lanzado en la CET despertó otros enconos en las huestes peronistas. A este Oído llegaron los comentarios de fastidio y enojo del mutualista y exconcejal Raúl Escudero, quien tras protagonizar escenas calientes a partir de su paso por Eco TV donde calificó a los concejales de “haraganes” con la consabida respuesta de su “exsocio político” Mauricio D’Alessandro, ahora su bronca se trasladó al edil Gustavo Ballent.

“No me invitaron. Se olvida quién lo llevó al Concejo”, se escuchó despotricar al dirigente frente a la convocatoria realizada por el abogado Ballent que, al decir del mutualista, no lo invitó.

Otros compañeros también salieron enojados por la falta de invitación ya que entienden que al cortarse solos en lugar de unir, rompen; con la consabida historia peronista tandilense.

Sin pausa y con prisa, también se escuchó decir que precisamente el edil Ballent es quien acompañó con el voto al oficialismo y el bloque Integrar el incremento del boleto y después lanza un espacio opositor a Cambiemos, marcándolo como una contradicción.

Por los gestos vistos y los dichos oídos, todo invita a especular que Escudero está inquieto y disconforme con el proceder de sus últimos aliados políticos y está dispuesto a competir internamente en el peronismo. Habrá que aguardar desde qué espacio. Alguno de sus “enemigos” parecen ya estar claros…

 

EL DESAFÍO DE FROLIK

La semana que viene, más precisamente el viernes 7, Juan Pablo Frolik asumirá la presidencia del Comité local de la Unión Cívica Radical, en reemplazo de Matías Civale.

El titular del Concejo Deliberante llega a la conducción de la casa de todos los correligionarios en un escenario inusual ya que deberá lidiar con el proceso electoral que se avecina en 2019 y la eventual interna que disputarán Miguel Lunghi y Marcos Nicolini.

Si bien aún resta que baje la definición desde Provincia, las intenciones de ambos parecen claras. Por un lado, el Intendente buscará renovar su mandato por quinta –y última vez- para continuar su proyecto de Gobierno y conducir por cuatro años más los destinos de la ciudad en el camino hacia el bicentenario.

Por otro, el concejal del oficialismo ya lanzó su candidatura con miras a ocupar el sillón de Duffau, en busca de la renovación (ver páginas locales).

En ese tren, si la orden política que baje de la Gobernación habilita las PASO, podría haber dos listas de precandidatos a intendentes por el espacio. Sin descartar otras opciones electorales dentro de Cambiemos como a Gonzalo Santamarina y el mismísimo Mauricio D’Alessandro.

De lo contrario, el radicalismo podría promover una interna entre las dos propuestas. En su figura de mediador, el rol de Frolik resultará fundamental.

 

EL TRASLADO QUE NO FUE

El cierre de la emblemática industria Metalúrgica Tandil sigue generando polémica e información sobre algunas decisiones que se tomaron en distintos períodos, pero que presagiaban lo que algunos titularon como la crónica de una muerte anunciada.

En ese camino, representantes del Colegio de Ingenieros lanzaron un duro comunicado y solicitaron a distintos sectores adherir a un plan de acciones en contra de Renault, firma que controlaba la planta de fundición local.

En el documento, los ingenieros denunciaron una situación que pasó inadvertida y que algunos preferirían que siguiera en el olvido. En concreto, pedían que la firma de capitales franceses restituyera a los tandilenses una parcela de tierra de unas 10 hectáreas que la comuna le cedió a Renault hace décadas, con el objetivo de relocalizar la fábrica.

El macizo ubicado sobre la Ruta 226, antes de llegar a la rotonda de la 30, en dirección Tandil-Azul, se vendió hace varios años. Por eso los ingenieros exigieron que Renault le pagara a la comuna el valor de cotización de esas tierras que fueron cedidas para replantear la producción pero que pasaron a engrosar el patrimonio de la empresa.

A varias décadas de la medida que adoptaron autoridades locales y de la venta de esas tierras resulta irrisorio pensar que la comunidad podrá recuperar su patrimonio. Seguramente, fue entregado de buena fe, con promesas de desarrollo y de generar un círculo virtuoso de producción y empleo. Sin embargo hoy, ante la realidad del cierre, aquel objetivo lejano se convirtió en otro motivo de enojo para aquellos que defendieron a Metalúrgica.

 

AVANZA LA MUDANZA DE DESARROLLO LOCAL

Tal como se anticipó en este mismo espacio, sin ánimo de mostrar gestos en materia de austeridad ante los tiempos que corren, y cuando aún permanece latente la controversia por el inmueble por el cual se paga alquiler en calle Pinto pero que aún no se ocupó para el Centro de Monitoreo, avanza la intención oficialista de mudar parte de la estructura de la secretaría de Desarrollo Local a un local céntrico, con el respectivo costo de locación.

Como se había detallado, bajo ese singular perfil de martillero que parece arrogarse el Ejecutivo, buscaron una locación para ubicar toda la estructura de la Secretaría de Desarrollo Local, para que dicho espacio sea mejor utilizado por la también ampliada estructura de la Jefatura de Gobierno.

Por lo que llegó a este Oído, ya la locación estaría prácticamente cerrada en el edificio de esquina Mitre y Paz, más precisamente donde hasta hace poco tiempo funcionaba una radio FM local. El valor del alquiler sería de unos 35 mil pesos por mes más expensas.

 

UNA FOTO Y MIL CONJETURAS

La foto que promovió el lunghismo con la Policía Federal tras las agresiones sufridas (les tiraron materia fecal y orina) por integrantes del Movimiento 1 de Octubre, generó un sinfín de lecturas y conjeturas dentro y fuera del seno oficialista.

Muchos se preguntaron el porqué de la intervención tras dicha situación, cuando el Municipio se mostró ajeno al conflicto que viene acarreando la agrupación política con distintos organismos nacionales de la ciudad, encarnados por Gonzalo Santamarina, referente PRO local que integra la mesa Cambiemos.

No pocos especularon que tal vez tras medir las repercusiones sociales y el repudio generalizado fue que se dispuso la visita protocolar, con una ausencia llamativa: la del jefe de Gabinete, quien no deja ni a sol ni a sombra al intendente y pone límites sobre quién lo acompaña y quién no en determinados actos y acciones. Asimismo, no pocos preguntaron si van a guardar las fotos que la secretaria y subsecretario de Desarrollo Social, Alejandra Marcieri y Pablo Civalleri supieron sacarse con la propia Altamirano y compañía para exponer un entendimiento entre las partes.

 

LOS JUICIOS QUE ESPERAN

A propósito de la militante Griselda Altamirano, no pocos vecinos además de reprocharle sus accionar frente a demandas que incluso podrían ser compartidas por otros sectores pero no comulgan con los métodos de protesta, se preguntan en qué quedaron las causas penales que obran en su contra, más allá de las recientes instrucciones iniciadas desde el fuero federal por las tomas en los organismos públicos nacionales y la informada agresión a los uniformados.

Pues bien, según se confió, Altamirano aguarda por un juicio a celebrarse a finales de febrero del año entrante, en el Juzgado Correccional 1 de azul, a cargo del doctor Héctor Rodolfo Torrens, en quien recayeron las causas cuando el juez Carlos Pocorena de la ciudad debió excusarse a partir de un comentario realizado por su secretario sobre la activista y su agrupación en las redes sociales.

En dicho debate a celebrarse en Azul, entonces, se pondrán en discusión una cinco causas, que tienen que ver con la toma del municipio azuleño, con la interrupción de la sesión del Concejo Deliberante tandilense, la ocupación del edificio municipal (cuando “se disfrazó de burguesa”), las agresiones propinadas al difunto funcionario comunal y comisario retirado José Denisio (también le lanzó orina en medio de una protesta) y la última instrucción –tal vez la más trascendente- por lo que resultó la toma masiva de terrenos en Villa Cordobita.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario