Castellano, el “Pincho” de las sierras

El 20 de diciembre de 1987 se cumplía la 31º Vuelta de Tandil en el semipermanente de 32,275 kilómetros. Oscar Castellano con la Dodge número 3, conseguía su primera corona en el Turismo Carretera, luego de batallar seis temporadas. Fue la última carrera teceísta donde se recorrieron más de 500 kilómetros.

En las sierras llegaban al último trámite teceísta del certamen 87, con tres postulantes a la corona, “Pincho” Castellano (Dodge), Jorge Oyhanart (Ford) y Emilio Satriano (Chevrolet). Las tres marcas dirimiendo el cetro máximo de los carreteros.

Edgardo “Valdi” Caparros obtenía el triunfo a 184,663 kms/h. de promedio (dos etapas-tipo Gran Premio sobre 8 vueltas cada una-518 kms), escoltado por “Pancho” Alcuaz, y el nuevo campeón Oscar Castellano, los tres con la marca del pentágono. Cuarto clasificaba Emilio Satriano (Chevrolet) y quinto Jorge Oyhanart (Ford).

Comenzaba una época inolvidable para el piloto-preparador de Lobería, ya que cosecharía tres títulos consecutivos con 27 triunfos, y 72 podios en 157 presentaciones. Una notable eficacia para un grande de los deportes mecánicos.

Historia de la Dodge

El 12 de julio de 1981, Mario Vitale disputaba su última carrera en el Turismo Carretera, y días más tarde negociaba con un grupo de amigos y empresarios de Lobería la máquina Dodge para que Oscar Castellano iniciara una nueva etapa en el automovilismo.

Los propietarios del auto eran el loberense radicado en Tandil, Alberto “Bocha” Neila, Néstor Castellano (padre), Néstor Ayub (acompañante), “Chiquito” Débil, “Zurdo” Maldonado y Martín Muelas, coordinados por “Peineta” Thevenet, caracterizados vecinos de la ciudad.

El 20 de septiembre de ese año, el bicampeón de Cafeteras debutaba en la máxima con la máquina número 101, y el 24 de octubre de 1982, obtenía el primer triunfo en la 11ª Vuelta de Necochea, en el circuito Benedicto Campos.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario