“El descenso de Hamburgo me genera mucha tristeza”

Romeo, festejando con la camiseta de Hamburgo.

El Eco

Hamburgo perdió la categoría en el fútbol alemán, por primera vez desde la existencia de la Bundesliga. Fue un hecho histórico, ya que era el único club que permanecía en la máxima divisional desde 1963, cuando los campeonatos de ese país se unificaron.

Las imágenes de la caída de “El Dinosaurio” a la categoría de ascenso recorrieron el mundo. Su gente sufrió en el mítico Volksparkstadion, la casa del club norteño. La victoria lograda frente a Borussia Monchengladbach, 2-1, no sirvió de nada porque Wolfsburgo venció a Colonia, 4-1, y mantuvo los dos puntos de ventaja que le representaron la salvación.

El descenso de Hamburgo fue lamentado de manera especial por un tandilense, Bernardo Romeo, quien vistió esa camiseta desde comienzos de 2002 hasta 2005, totalizando 77 partidos y 35 goles.

“Berni”, contactado por este Diario, recordó su paso por el club alemán: “Fue mi primer equipo en Europa y la verdad es que guardo los mejores recuerdos. Estuve con mi familia durante tres años muy intensos, dejando allí gente amiga para toda la vida”.

Según detalla el tandilense, Hamburgo “es un club muy grande, con un estadio espectacular. Tiene una historia impresionante, habiendo sido ganador de la Liga de Campeones de Europa y de títulos locales”.

Romeo reveló que durante el pasado fin de semana “tuve contacto con Pelusa Cardoso (Rodolfo, el azuleño que hizo carrera en Alemania), que fue mi compañero y sigue estando en el club en otra función, y me contaba de la gran amargura que había. Otro argentino que jugó allá en esa época fue el Lobo Ledesma. También me genera mucha tristeza toda esta situación. Desde mi llegada me recibieron de la mejor manera, tuve una excelente relación con la gente”.

El descenso, sin embargo, se veía venir: “siempre seguí las campañas de Hamburgo y la realidad es que venía zafando con lo justo en las últimas temporadas. Esta vez no pudo ser”, detalla el exgoleador e ídolo de San Lorenzo de Almagro.

Para Romeo, aún en la adversidad, el futuro puede ser venturoso: “Confío plenamente en que ascenderá pronto. Tiene una estructura espectacular y creo que su paso por el ascenso será breve”.

Se paró el reloj

En la tribuna noroeste del Volksparkstadion, un reloj avanzaba marcando el tiempo que transitó Hamburgo jugando en la primera división alemana. El sábado pasado, se rompió el hechizo y la cuenta se detuvo, 54 años y 261 días después.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario