FINAL DE LA LIBERTADORES

River presentó su descargo y espera la respuesta de Boca

Siguen los pasos legales de ambos clubes ante la Conmebol, que espera tener un fallo en los próximos días U Doha aparece como la opción más firme para jugar la revancha

Superfinal entre River y Boca. Vista del predio de la Conmebol en Luque, Paraguay. 28.11.2018 Foto Maxi Failla

El Eco

River Plate presentó su descargo en la Conmebol por los hechos de violencia que impidieron la realización del segundo encuentro final de la Copa Libertadores 2018 y a última hora Boca Juniors le solicitó al máximo organismo del fútbol sudamericano una prórroga hasta hoy para responderle, algo que fue autorizado con vigencia hasta las 12.

Además, desde el interior de la entidad con sede en la ciudad paraguaya de Luque surgió la información de que el partido finalmente se jugará en Doha, capital de Qatar, el próximo sábado 8 de diciembre.

Ni Asunción, ni Miami, ni Medellín, ni San Pablo, ni Génova. La elegida es la capital qatarí por millonarias razones que nada tienen que ver con River en particular, sino con la Conmebol, que percibirá una sustanciosa suma de dólares por mudar este superclásico a un sitio tan remoto para los argentinos. Claro que ambos clubes también saldrán ganando en ese aspecto.

“Cometí un error al referirme así a Daniel Angelici, porque lo que manifesté lo hice como si fuera una charla. De ninguna manera quiero molestar a nadie y pretendo abonar a la paz”, remarcó esta noche en Mar del Plata el presidente riverplatense, Rodolfo D’onofrio, ya más tranquilo después de interiorizarse sobre lo que se estaba decidiendo por estas horas en Paraguay tras la presentación del descargo de su club.

La decisión mencionada se dará a conocer hoy a través de la Unidad Disciplinaria de la Conmebol y Boca, porque a Angelici no le queda más remedio, la apelará, pero será rechazada y terminará recurriendo al TAS, cuyo fallo suele demorar no menos de tres meses.

Las mismas fuentes indicaron desde Paraguay que el encuentro tendrá lugar en Doha el sábado 8 de diciembre, probablemente a las 13 o 15 de Argentina (seis horas más en la capital de Qatar).

“Este partido de esta Copa Argentina que ganamos dos veces, de volverla a ganar nos permitirá entrar en la Libertadores del año Copa del año que viene. Tengo un tremendo respeto por Gimnasia, porque es un club por el que siento desde siempre una enorme simpatía”, trató de evadirse circunstancialmente D’onofrio ante la acuciante realidad que lo llevó a desafiar a Angelici con que Boca “se tiene que presentar a jugar con River. Si nosotros tampoco tenemos un equipo como para que no nos puedan ganar”.

Pero no pudo con su genio e inmediatamente sostuvo que a Marcelo Gallardo lo ve “muy bien”, pero aseguró no saber cómo está el plantel porque indicó que no habla “con los jugadores”.

Y sobre los episodios del sábado que llevaron a la suspensión del encuentro por la agresión al micro que transportaba al plantel de Boca Juniors en las inmediaciones del Monumental, remarcó que “el que tiene la claridad sobre el tema es el fiscal. Si alguien es responsable de esto habrá que ir con la justicia hasta donde corresponda. No hay ningún lugar distinto o diferente en el club, y por eso mostramos todo lo que era necesario mostrar”.

Mañana tendremos el club cerrado al mediodía por la llegada del G20, algo que es muy bueno y de lo que Argentina debe salir bien parada”, le indicó a TyC Sports el titular “millonario”.

Y si de millonarios se trata, Doha le sacó una amplia ventaja a los demás postulantes sencillamente porque cuenta con el dinero suficiente no solamente para organizar el Mundial de 2022 sino también para albergar este encuentro tan ajeno a esas latitudes.

Y la posibilidad de trasladar la final de la Libertadores a este país se vio fortalecida además porque Qatar Airways, la aerolínea de bandera qatarí, es el flamante sponsor de la Copa Libertadores.

Qatar cuenta con el poderío económico suficiente como para resarcir a River Plate, que deberá reembolsar a los socios que compraron su entrada para la frustrada revancha con Boca (100 millones de pesos) y debió pagar por los operativos de seguridad, aún cuando éstos fallaron.

Por eso, mientras la Conmebol recibirá 12 millones de dólares por este partido, a River le entregarán 2.500.000 para paliar el déficit mencionado, mientras que los boquenses recibirán 2.000.000.

Además Qatar se hará cargo de los gastos de traslado, hospedaje y hasta de los premios que recibirán ambos clubes argentinos por haber sido finalistas del torneo continental.

Tras los últimos intentos de las autoridades argentinas por reciclar el partido en el Monumental (mañana volverá a Buenos Aires el presidente de FIFA, Gianni Infantino, porque el jueves va a disertar en el G20), si finalmente todo se cierra en favor de Qatar, por primera vez en la historia el “Supeclásico” del fútbol argentino se jugará en el Estadio Internacional Khalifa, con capacidad para 50.000 espectadores, un aforo similar al de la Bombonera.

El otro gran tema a dilucidar será la presencia de los hinchas de ambos equipos. Por lo pronto un pasaje a Doha con estadía y sin entradas, costarían alrededor de 100.000 pesos por persona. Y eso sin contar con que 10 días después de este partido, vale decir el 18 de diciembre, el representante argentino que conquiste la Libertadores jugará la semifinal del Mundial de Clubes en Abu Dhabi, capital de los Emiratos Árabes Unidos. Cerca de Qatar. Demasiado lejos de Argentina.

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario