Necrológicas

JOSE HORACIO RODRIGUEZ

A poco más de un mes de su deceso -ocurrido el 19 de enero a los 59 años, en María Ignacia- su familia lo recordó agradeciendo a todas las personas que lo ayudaron desde el comienzo de su enfermedad.

Mencionan especialmente a Pepe Arce, Raúl, enfermeras y ambulancistas de Gardey y muy especialmente al Hospital de Vela por la atención amable y cariñosa brindada.

Incluyeron además a sus amigos y compañeros de cuarto Néstor, Pepe y Pelé; a Beatriz, su querida cuidadora; y a “Triqui”, un alma generosa y compasiva.

 

“Dejo a los que lloran

lo más hermoso, la esperanza

de volvernos a encontrar….

Y hasta tanto volvamos a encontrarnos

Dios te guarde en la palma de su mano”.

 

ALBERTO IKEDA

El pasado 14 de febrero se produjo el fallecimiento del vecino Alberto Ikeda.

Tenía 78 años, ya que había nacido el 25 de agosto de 1938, en Capital Federal.

Trabajó durante 40 años en la empresa John Deere en Baigorria, provincia de Santa Fe.

Durante su niñez y adolescencia representó al AJA (Asociación Japonesa Argentina) en diferentes disciplinas, como atletismo, béisbol y tenis de mesa.

Hace 12 años llegó a vivir juntos a Tandil, en tanto que hace aproximadamente cinco o seis años participaba -junto con unos amigos- del programa radial que hoy se llama “La hora de Racing” por la 102.9.

Sus familiares lo despiden con sentidas palabras:

“Fue un hombre que vivió sus días apasionadamente, sabiendo respetar tiempos propios y ajenos. Hace algunos años eligió esta ciudad para vivir con intensidad los que fueran sus últimos 12 años de vida.

En todo ese tiempo supo cosechar afectos de amigos, compañeros racinguistas y el amor eterno e incondicional de la familia que supo ganarse.

Cada ser humano que compartió al menos un momento se quedará con la experiencia de vida que transmitía constantemente. Su Racing querido estaba siempre presente en su pensar y accionar.

Estarás eternamente en los corazones de tus amigos entrañables; de Mónica tu mujer y compañera; de tus suegros, cuñados, sobrinos y sobrinos nietos.  Y como solías repetir siempre: ‘y así se escribe la historia’”.

LUIS JOSE LEONI

El 10 de febrero pasado dejó de existir en Tandil Luis José Leoni.

Nacido en Necochea el 13 de noviembre de 1932, de chico se trasladó a Tandil con su familia.

Laboralmente se desempeñó como maquinista ferroviario, a la vez que fue un destacado jugador de pelota a paleta, desarrollando una reconocida carrera en escenarios tales como el Centro Vasco, La Florida, Iraola y otras canchas. También atendió el trinquete de Unión y Progreso.

Formó su familia con Lidie Sánchez (f). El matrimonio tuvo dos hijos, Ida Ilde y Luis Alfredo (f) Leoni. A ellos se sumaron los hijos políticos Marta Valentini y Julián Herrera.

Con el tiempo llegaron los siete nietos (Mariana, Romina, José María, Juan Manuel, Débora, Leticia y Florencia) y los bisnietos, a los cuales Luis José Leoni quiso y disfrutó como abuelo cariñoso.

Acompañados también por su hermana Nilda Leoni de Pena, sus restos fueron inhumados en el cementerio Municipal.

 

RAQUEL ETELVINA PACHECO

El miércoles 15 de febrero, partió hacia la casa del Señor Raquel Etelvina Pacheco, a la edad de 77 años.

Había nacido el 25 de agosto de 1939 y era hija de Simón y de Raquel María del Carmen Sáenz.

Tandil fue su ciudad natal, la misma que la de su único hermano Luis Angel. En la vieja Escuela 2 de la calle Garibaldi cursó sus estudios primarios, comenzando desde muy temprana edad sus tareas laborales, como empleada de comercio hasta poco antes de nacer su primer hijo en el año 1968.

Luego de dedicarse durante más de 20 años a las tareas hogareñas y al cuidado y educación de sus hijos retornó en 1986 a la actividad comercial, esta vez como encargada y posteriormente como propietaria, del local de alquiler de películas Momentos Video Club, al frente del cual permaneció hasta el año 2001, donde supo ser una permanente asesora de sus clientes a la hora de elegir sus películas.

Raquel fue una excelente esposa, madre, abuela y buena vecina. El 27 de febrero de 1965 contrajo matrimonio con el contador José Raúl Romero, con quien mantuvo su unión prácticamente durante 52 años, ya que solo faltaron 12 días para ello.

Fruto de ese matrimonio fue madre de tres hijos: Mariano Leandro, Mónica Laura y Patricio Raúl, los que a su vez le dieron ocho nietos Leandro, Ramiro, Juan Sebastián y Macarena Romero Fuentes; Delfina, Morena y Lucila Facal Romero y Joaquín Romero Vasquez.

Durante más de cuatro años y medio soportó los embates de su dolencia y el cruel sufrimiento que le tocó sobrellevar, con un raro estoicismo y con mucha paz interior.

Raquel fue una virtuosa mujer que dejó a sus hijos y nietos -que a diario compartieron su vida con ella- un importante legado de valores de trabajo, honestidad, esfuerzo y solidaridad, habiendo sido siempre su principal meta como madre y abuela, mantener una familia sólida y unida, lo que le permitió disfrutar de esa unidad en todos y cada uno de los instantes de su vida.

Fue querida y respetada por todos los que tuvieron la oportunidad de conocerla. Hoy con su mansa despedida, dejó el dolor de su partida en su esposo, sus hijos, sus nietos y amistades que siempre la recordarán.

 

ARMINDA IDELA VDA. DE GENTILE “LA NONA”

Recientemente se produjo el fallecimiento de una querida vecina de la zona de El Cerrito, doña Arminda Idela viuda de Gentile.

Tenía 94 años, pero su jovialidad y personalidad divertida eran motivo de sana envidia por quienes tuvieron la dicha de su trato diario.

Hija de padre sirio, “La Nona” había nacido en Tandil el 20 de julio de 1922. Junto a su esposo Julio Gentile (f) tuvo a sus dos hijos y pudo disfrutar de la llegada de las nuevas generaciones.

De joven fue lavandera y planchadora, contribuyendo con esfuerzo al desarrollo del  grupo familiar.

Coqueta y autodependiente, era frecuente verla haciendo las compras con el barrio, con una elegancia resaltada por su visita semanal a la peluquería, por lo que no faltaba quien con afecto la mencionara como “la réplica de Chiquita Legrand”.

 

Dedicatoria

 

“Nos dejó el 13 de febrero de 2017, a sus  94 jóvenes años.

Fuente de inspiración con su vitalidad y alegría de vivir. Sus manos se llevan la huella de la humildad y el trabajo.

Muy querida por su familia, amigos y vecinos. Cada uno de los que quedamos llevaremos un cachito de ella en nuestro corazón.

Hoy sufren su partida sus hijos Haydée y Héctor Gentile; sus hijos políticos Ana Bohn y César Ahumada; sus nietos Laura Andrea, Carolina (f), Fernando, Luciano, Daiana, María Silvia, Graciela; sus bisnietos Juan Manuel, Martín, Mateo, Uma, Simón, Clara, Bianca, Alejandro y Nicolás”.

 

ERNESTO RODRIGUEZ

A los 62 años, el 12 de febrero pasado falleció el vecino Ernesto Rodríguez.

Había nacido en Mar del Plata el 14 de febrero de 1954 y actualmente se desempeñaba laboralmente en remís Brayan.

Hoy lo recuerdan con afecto sus hijos Johana, Ezequiel, Walter y María; sus nietos Ludmila Fernández; Santino, Taziano, Jano, Kiara y Milo Gabriel Rodríguez; Melina, Karen, Maité, Mariano y Aixa Pollack.

 

Dedicatoria

 

“¡Qué decirte viejito? En dónde estés, espero que estés bien.

Queríamos agradecerte todo lo que hiciste por nosotros, que sos un orgullo de padre.

Siempre saliste adelante sin pedirle nada a nadie.

Te vamos a llevar siempre en nuestros corazones. ¡Te amamos, Viejo!”.

 

MARIA ANTONIA CISNEROS VDA. DE MERCADO

El 13 de febrero, a los 93 años, se produjo el deceso de María Antonia Cisneros viuda de Mercado.

Había nacido en Juan N. Fernández el 12 de enero de 1924 y era esposa de Eugenio Eloy Mercado (f).

La recuerdan con afecto sus hijos José María, Romualdo, Cristina y Marta; sus yernos Darío Morales, Eduardo Soria y su nuera Claudia Coria; sus nietos Cristian S., Giamma, Ezequiel, Nicolás, Karen, Enzo, Ariel, Thiago, Cristian M., Agustín y Juan Cruz; sus bisnietos Lautaro, Simón, Bautista y Renata.

 

Dedicatoria

 

“Abuela:

Te vas dejándonos un vacío enorme.

Te vamos a recordar siempre con esa sonrisa tan contagiosa que tenías, con tus ocurrencias y anécdotas.

Fuiste muy querida, ganándote el cariño de todos: nietos, bisnietos y  también de muchos nietos del corazón que disfrutaron muchísimo de vos hasta que nos dijiste adiós.

Te fuiste en un sueño profundo, sin final…

Que en paz descanses, Vieja. Buen viaje. ¡Te amamos!”.

 

ETELVA IRIS NIGRO VDA. DE OLAZABAL

El pasado 12 de febrero se durmió en la paz del Señor Etelva Iris Nigro viuda de Olazábal, a la edad de 89 años.

“Belcha”, como la llamaban cariñosamente familiares y amigos, había nacido en esta ciudad el 19 de enero de 1928, siendo la hija mayor de Rosario Aizpirí y Luis Nigro. Pasó su infancia en compañía de sus hermanos Rodolfo y Luis, realizando sus estudios primarios en la Escuela 1.

Durante su juventud, cursó estudios de contabilidad y trabajó como empleada en la Galería de la Moda. Fue en ese entonces que conoció a Carlos Oreste Olazábal (f), con quien contrajo matrimonio el 27 de mayo de 1950; tuvieron dos hijos, Carlos y Mirta. Con el correr de los años, recibió a sus hijos políticos, nietas y sobrinos, con quienes compartió alegrías y tristezas.

Belcha disfrutaba de la cocina, la costura y la lectura, así como de largas charlas con sus vecinas y amigas, quienes la visitaban asiduamente. Apasionada del tejido, de las películas y el cine, supo transmitir estos gustos a su familia, a quienes deja, además, infinitos recuerdos y anécdotas.

Indudablemente, marcó y dejó su huella en las personas que la cuidaron y dieron su cariño en el último tiempo, a quienes agradecemos su dedicación y acompañamiento en este triste momento.

“Aquellos que hemos amado y que hemos perdido, no están más donde estaban, pero están siempre donde estamos nosotros”. (San Agustín)

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario