Advierten que la Argentina se encuentra en “default técnico” y que la falta de crédito puede profundizar la crisis

“Me preocupa que una reforma previsional que es fundamental y que en un fin de semana se cambió la visión jubilatorio de quince años, sin una discusión profunda dentro del gabinete”, expresó el ex titular del Banco Hipotecario.
Sostuvo que las AFJP “eran el único vehículo de financiamiento de largo plazo que tenían las empresas, porque no hay otro y si ahora desaparecen, esto podría generar un apretón crediticio parecido a lo que pasó en Estados Unidos” y que generó la crisis financiera”.
Al hablar en la Convención Nacional del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF), que se realiza en esta ciudad, Kiguel afirmó que “el ruido que ha metido esto en el mercado crediticio es grande y peligroso, y requiere una urgente atención”. Admitió que “seguramente los fondos del sistema previsional privado que fueron estatizados ayudarán a evitar el default” del año próximo.
Consideró que la Argentina “en la práctica y técnicamente, desde el punto de vista de acceso a los mercados de crédito y tasas de financiamiento externo, no tiene ninguna diferencia con un país que estaría en default, no hay crédito y estamos en una situación muy complicada”. Rescató que, a pesar de la crisis, la economía tiene “todavía precios internacionales altos de la soja y el petróleo”. Afirmó que el sistema financiero y bancario “esta sólido, enfrentó bien a la crisis y no tienen los problemas que hay en Estados Unidos y Europa”.
No obstante, advirtió que las tasas de interés en pesos y en dólares estan bajo presión, acercándose al 20 por ciento, el peso se está apreciando contra el dólar, y el crecimiento se está frenando mucho”.
“Sin crédito para las exportaciones parece mentira que se pueda pensar para el año próximo en tasas de crecimiento del 4 ó 5 por ciento, sino que más bien están en el 1 ó 2 o más cercano al cero por ciento”, añadió el ex secretario de Finanzas. Consideró que la inflación “va a bajar, pero no tanto, y el tipo de cambio no puede seguir muy retrasado de la inflación”, y advirtió que hacia fin de año el dólar estará en una cotización cercana a los 3,40 pesos.
Kiguel agregó que “otros de los peligros es que el año próximo, que será electoral y todo el mundo va a querer recomponer sus salarios, por lo menos en un 20 por ciento”, que alentará el ritmo inflacionario.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario