Algo más de 400 millones de razones para celebrar

 

Se va la semana y con ella el año para un quehacer político comunal que va disipando la tibia temperatura que tuvo su tímida máxima cuando el Concejo Deliberante le tocó en suerte tratar el presupuesto para el año por venir.
Como si fuera desanudándose la corbata y el primer botón de la comisa, el lunghismo respira relajado tras el chubasco de tener que soportar la exposición, no sólo de la oposición, sino de sectores varios afines al ideario radical quejosos por el impuestazo para manejar recursos con cierta comodidad en 2013, año electoral para más datos.
Después de la Cámara Empresaria fueron Apymet y la Federación Agraria los encargados de completar la parodia acerca de sus disidencias por lo que representará el costo de las nuevas tasas en torno al sector que representan, quejándose nuevamente por la inconsulta decisión, cuando a nadie escapa que ya es uso y costumbre del pediatra y compañía no consultar demasiado las decisiones que se toman. Más cuando son sabedores que a nadie la gusta pagar más.
Sólo entonces restó escuchar desde las bancas concejalicias a los representantes de la oposición, cuya postura algo ya habían anticipado desde lo mediático.
El justicialismo en sus respectivas vertientes, como el unibloque del PRO cargaron sobre el excesivo aumento y dedicaron algunos párrafos a lo que desde estas páginas se aludía como otro costado de la discusión, léase si el incremento constante y sonante de año tras año se condice con los servicios que se prestan.
Fue desde el bloque justicialista entonces donde más se achacó sobre la cuestión, insistiendo sobre la falta de información en cuanto a la incorporación de personal municipal y el costo que ello representa, a la vez de sus marcadas diferencias a la hora de priorizar una gestión. La exposición fue muy similar, sino la misma con algunas modificaciones en los números, de todo lo que se vino expresando desde 2003 a la fecha, incluso formando parte de la mismísima plataforma electoral que acompañó a Auza. 
Se achacó sobre políticas de seguridad y desarrollo local, como principales ejes que, al entender del peronismo, son el talón de Aquiles del lunghismo.
El radicalismo, una vez más, preparó a sus soldados para la ocasión. Más bien la resistencia estuvo encarnada casi en exclusividad en la edil María Haydée Condino, joven que ya ha ganado en experiencia desde su segundo mandato en el recinto y supo contestar –a sus modos y sus formas- todos y cada uno de los planteos opositores. Que sus respuestas hayan alcanzado para cubrir las incógnitas expuestas, a pocos ya interesaba. El resultado estaba cantado con la mayoría automática que el tandilense supo concebir tras el voto de la última sesión.
Lo concreto es que Lunghi cuenta con sus más de 400 millones de pesos para gobernar, se entiende, con relativa soltura el año que empieza, cargado seguramente de especulación en torno al escenario electoral que se respira.
El jefe comunal se dice confiado y así lo hizo saber una vez más en el reciente brindis de fin de año a sus correligionarios. “Ganamos otra vez”, profesó optimista, ante el alivio de muchos colaboradores que han encontrado una salida laboral a su presente y futuro a partir de la irrupción de Lunghi en el Municipio. 
El acertijo estará dado sobre quién va a ungir como el que lidere la lista de concejales. Si es Magnasco, el natural candidato, o apuesta por alguien más joven. No es un dato menor que el propio Lunghi empezó a sacar cuentas sobre el nuevo caudal de votos por la participación de los jóvenes de 16 años. 
Este grupo etario aún no definido cuantitativamente ni cualitativamente puede hacer variar cualquier resultado que hasta hoy estaba cantado por un comicio. 
Se cierra el año con la certeza entonces de que, a pesar de los sobresaltos económicos, no hubo mayores inconvenientes por los que atravesar. Apenas parece alcanzar con contar con la alianza estratégica de Martínez Lastra para que los demás fantasmas de conflicto se disipen en segundos. Ahora, con más de 400 millones y una elección por venir, todo parece que será más fácil de sobrellevar…

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario