Ardieron unas 300 hectáreas de pastizales en el sector más alto de Cerro Leones

El hecho se desencadenó cerca de las 11. Trabajaron seis dotaciones de Bomberos y doce efectivos por más de seis horas. El viento colaboró con la propagación del fuego, que afectó 300 hectáreas y tres montes de eucaliptus

Un incendio de magnitud que se desató ayer en Cerro Leones afectó alrededor de 300 hectáreas de pastizales, situación que demandó la intervención de seis dotaciones de Bomberos y la tarea de unos doce efectivos para lograr controlarlo y sofocarlo, evitando que alcanzara propiedades.

El siniestro se inició minutos antes de las 11 sobre la finalización del trazado de Juan Basso Aguirre, la avenida de acceso a la barriada, en un sector del cerro donde se encuentra un pequeño basurero a cielo abierto.

Las intensas ráfagas de fuego que se registraron durante la jornada de ayer aceleraron la propagación de las llamas en dirección contraria adonde se concentra la mayor cantidad de viviendas.

En efecto, luego de seis horas de arduo trabajo la afectación alcanzó a unas 300 hectáreas de pastizales, tres montes de eucaliptus (alrededor de 150 plantas) y unas cinco hectáreas de soja de un campo ubicado en la zona.

El trabajo

El llamado ingresó a las 10.45 a la central. Minutos más tarde tres dotaciones se hicieron presentes para iniciar los primeros trabajos con contrafuegos, en una constante lucha contra el accionar del viento.

A las unidades se sumaron otras tres de refuerzo, incluido el camión para incendios forestales, dada su magnitud. Además, dos camiones cisterna de la Dirección de Vialidad de la comuna se apostaron en la zona para prestar colaboración para la recarga de agua de los móviles.

Así, durante seis horas, una docena de efectivos desplegó sus tareas realizando maniobras para evitar la extensión del siniestro. A las 17 aproximadamente se logró controlar el fuego, que no requirió ninguna evacuación ni provocó heridos o pérdidas materiales significativas.

En concreto acudieron al llamado cuatro dotaciones del Cuartel Central de Bomberos y dos de Villa Italia, a cargo de los subcomisarios Ramón García, Mauricio Felipetti e Ignacio Chío.

“Es impresionante el fuego”

Muy molesta pero a su vez preocupada por lo sucedido, Emma, la dueña de una chacra cercana, informó que el incendio se desató a las 11 en un campo lindero a su propiedad y que inmediatamente dio aviso de alerta a los Bomberos para evitar su propagación hacia una casa cercana.

“Es impresionante el fuego que hay”, dijo, y lamentó que “la gente no tome conciencia del peligro que implica prender pastos, que piensan que prenden una fogata y no es así”.

Analizó que “está todo seco”, lo cual hace aún más propicia y rápida la combustión. “No hay manera de pararlo”, advirtió mientras observaba la dramática escena y la denodada labor de los servidores públicos, y citó la acción del viento.

Describió que no es una zona muy poblada pero mencionó “dos o tres casas y el fuego está muy cerca. Ese es mi temor”, dijo, aunque vale aclarar que los bomberos lograron direccionar el incendio y evitar los inmuebles.

Para finalizar, la vecina aseguró que no es la primera vez que se desata un hecho de estas características y que “el año pasado hicieron exactamente lo mismo”.
“No se puede prender fuego con la sequía que hay, es todo campo y pastizales”, enfatizó

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario