Ariel Luna se declaró culpable del crimen de Gonzalo Acro, en un video

Luna explicó que todo fue por una cuestión personal entre él y el hincha fallecido y en todo momento intentó dar a entender que se trató de un “accidente”, puesto que -según sus palabras- el arma que llevaba se le “disparó”.
El sujeto, quien aparece distinto de su aspecto en la foto con que la Policía lo tenía fichado, trata de “despegar” a cualquier otro integrante de “Los Borrachos del Tablón” -la barra brava de River- del hecho.
Sobre todo, aclara que no se trató de un crimen por encargo y dice que su arma se disparó cuando Acro le quiso pegar, durante un forcejeo, cerca del gimnasio de Villa Urquiza a donde lo había ido a buscar.
El incidente ocurrió la noche del 7 de agosto de 2007 y Acro murió tras un par de días de agonía. Luna envió el video al diario “Olé” que hoy publica la noticia como tema de tapa, con la foto del protagonista de la historia vestido con una chomba blanca y negra a rayas horizontales, expresando sus consignas.
Lógicamente, Luna permanece prófugo e hizo llegar el video al diario por un tercero. En los cuatro minutos que dura la grabación, Luna intenta despegar al resto de los imputados, que son los hermanos Alan y William Schlenker, “Pluto”, Rubén “Oveja” Pintos, Matías “Kevin” Kraft y Pablo “Cuca” Girón. De ellos, “Kevin” está prófugo lo mismo que Luna, quien fue señalado por Gastón Matera -el amigo herido de Acro en el hecho de Villa Urquiza- como autor material del homicidio. La pena a la que se expone Luna es de 25 años de prisión y a pesar de que explica que todo fue un accidente, las pericias indican que primero le disparó a un muslo y luego lo remató de un tiro en la sien.
El siguiente es el discurso de Luna, contenido en el video: – “Soy Ariel Luna y decidí hacer esto porque estoy podrido de que hagan una historia de lo que pasó. Yo toda la vida fui y seré de la calle y tengo códigos. En esta causa que armaron Adrián y (José María) Aguilar, y compró todo el mundo, se ensució a gente que nada tenía que ver y se dijeron muchas cosas y por eso decido hablar. Nadie armó nada, nadie mandó a matar a nadie, nadie organizó nada. Empezaba el campeonato y tanto ellos como nosotros estábamos viendo qué hacía el otro grupo, cuántas piernas se juntaban, si iban a ir a la tribuna, qué sé yo, varias cosas, las que pasan día a día en una cancha. Nosotros nos enteramos de que se juntaban cerca de la casa de Adrián y que algunos se entrenaban en un gimnasio de Villa Urquiza. Esa noche fuimos a lo de Rousseau y después al gimnasio. Yo me quedé en la esquina y vi venir a dos. Uno era Gonzalo Acro. Discutimos y él se me vino encima, me tiró una trompada, forcejeamos. Ahí yo saqué el arma y traté de defenderme. La tenía apuntando hacia abajo, cuando forcejeamos la levanto y cuando la otra persona (por Matera) me la quiere sacar, pasó lo que pasó. El otro salió corriendo y yo me subí a una Ford Courier gris, con vidrios negros, y me fui. Eso fue lo que pasó. Nadie me mandó ni me pagó para matar a nadie, ni sabían que yo andaba armado. Pero cuando ellos fueron a lastimarnos a la cancha de River (se refiere a la batalla del playón del 6/5/07) estaba mi hijo en el medio de todo ese problema. Desde ese día yo decidí andar armado, también por problemas que traía de la cárcel y otras cosas. Y bueno, pasó lo que pasó, pero Alan, William y `Pluto`, que están detenidos, no tienen nada que ver, ni sabían que estábamos ahí. Y el `Oveja`, `Cuca` y `Kevin` (acusados de estar en el lugar del crimen junto a Luna) son personas que no están acostumbradas a estas cosas y no estaban de acuerdo con que yo llevara armas ni nada. Por eso pasó lo que pasó y no lo pudieron impedir. Fue un accidente y nada más”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario