Auza avanza

 

El tablero de las principales fuerzas políticas de cara a octubre sigue con las mismas incógnitas y certezas, más allá de algunas especulaciones.
Del lado del radicalismo, la cuestión es más simple, sólo la espera de que Miguel Lunghi diga “ahora” y se terminen las especulaciones sobre quiénes ocuparán junto a él los lugares en la boleta buscando un puesto en el Concejo Deliberante.
Claro que en lo que ocurre boleta arriba, a nivel provincia, poco importa lo que se opine desde las sierras, más allá del ruido que puedan generarse en algunas lealtades partidarias. Pocos quieren, por estos pagos “fumarse” una fórmula con Francisco de Narváez. Son sólo los que saben que, si no hay alguien propio que sume a nivel bonaerense, algún “cuatro de copas” podría restarle al caudal del Intendente, que ya tendrá corte de boleta a favor a nivel nacional.
Sin embargo, y aquí se unen las cuestiones, en los últimos días volvió a agitarse cierto recelo –en algunos casos con sorna, en otros con preocupación- sobre lo que ocurre en el peronismo.
La multipresencia de Néstor Auza, el candidato del poderoso tridente oficialista Nación-Provincia-Anses, fue más que notoria como una búsqueda, una estrategia de campaña, en los últimos días. El viernes, por ejemplo, se lo vio en una reunión por el barrio Smata, con empresarios metalmecánicos y en la escuela del Arco Iris. En todos tomó la voz cantante y en cada uno fue parte del poker de protagonistas principales.
Desde su propia fuerza –su partido, no su poder, claro-, algunos ironizan: “Si gestiona tanto como dice que hace, si está en tantas cosas como dice que está, tendría que ser el próximo presidente, no intendente”.
Más allá de la valoración sobre lo que Auza denomina hacia adentro “algo para mostrar y hechos de gestión” que contrapuso al ala opositora del Frente para la Victoria que caracterizó sólo por su tentación declarativa, algunas voces apuntan a la candidatura por aclamación.
Esto, que parecía inviable hace sólo unas semanas, ahora desde el auzismo ven con mayor cercanía. Aunque podría tratarse de una operación, claro, ya que no se escuchó nada de boca del otro protagonista.
Pero desde el seno del “oficialismo” peronista, apuntan a un gesto del mutualista para dejarle el camino libre y con mucho más peso específico al sector más rebelde, encabezado por Romay, San Miguel y Martínez Lastra.
Con los días, y de acuerdo a las fotos de los actos en los que participe Auza, se verá.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario