Boudou desmintió que prevea un dólar a 4,25, pero en el mercado creen que la divisa subirá

El ministro de Economía, Amado Boudou, se vio obligado a salir a desmentir ayer que el Gobierno proyecte un dólar a 4,25 pesos para el 2010, en buena medida porque ratificar esa previsión hubiese significado una mayor compra de divisas, cuando ya se fugaron 44 mil millones de dólares en apenas dos años.
El problema para Boudou comenzó cuando el diario Página/12 -que suele tener buena información de lo que piensa el Gobierno- publicó en tapa las proyecciones que el equipo económico está elaborando para el Presupuesto 2010, entre las cuales figura como variable principal, la cotización esperada para el dólar.
Allí se indicaba que el valor de la divisa esperado para el año próximo rondaba los 4,25 pesos, como parte de una estrategia destinada a no perder competitividad y achicar el gasto del Estado.
Ante la repercusión de la noticia, Boudou salió a aclarar: “Nosotros estamos trabajando en la elaboración del Presupuesto, que en la segunda semana de septiembre estaremos enviando al Congreso. Hasta ahora, no hemos enviado el proyecto a la Jefatura de Gabinete”.
“Vamos a llevarle las hipótesis a la Presidenta, vamos a discutir con ella, pero los números que figuran en la publicación no son los parámetros que se están considerando”, aclaró Boudou, quien así tuvo el primer dolor de cabeza mediático de su gestión.
Es que para el Gobierno el dato no hubiese sido problema si el diario que lo publicaba era otro, pero al aparecer en un medio que suele tener ?primicias? ventiladas desde el oficialismo, el tema cobró seriedad para los mercados.
Página/12 publicó que el supuesto proyecto de Presupuesto que elaboraba Boudou estimaba un crecimiento del 2,7 por ciento del Producto Bruto -otro dato que a la Rosada le disgustó- una inflación del 6,5 por ciento -lo cual para el mercado indicaría que el Indec seguirá manipulando las estadísticas el año próximo- un superávit fiscal de apenas 0,7 por ciento y un dólar promedio de 4,25 pesos para 2010.
En declaraciones radiales, el titular del Palacio de Hacienda aclaró: “Estamos trabajando sobre varias hipótesis y vamos a definirlas con la Presidente de la Nación”.
El ministro consideró que “números como el dólar o la tasa de crecimiento son muy importantes para la toma de decisiones de las personas”, al justificar su desmentida.
El diario, considerado el más oficialista por el mercado y los inversores, dijo que tuvo “acceso exclusivo” al proyecto que el Gobierno debe girar al Congreso la primera semana de septiembre.
Allí se prevé que el crecimiento de 2010 estará basado en el rebote de las inversiones y las exportaciones, los dos rubros del producto que deprimieron la actividad en el 2008.
El superávit fiscal se estima en 0,7 por ciento y aunque el proyecto no especifica el nivel de las retenciones agropecuarias, el ingreso por este rubro es similar al del Presupuesto 2009.
Aunque la crisis internacional aún no terminó y sigue mostrando su impacto negativo en el nivel de actividad global, en Economía aseguran que el país cuenta con varios elementos a favor para crecer cerca de un 3 por ciento en 2010.
Señalan que la fuga de divisas se está frenando y que “muchos de los dólares guardados en cajas de seguridad se invertirán en inmuebles, automóviles y proyectos productivos el año próximo”.
También cuentan con una cosecha importante de granos, commodities que esperan seguirán subiendo de precio en 2010.  
Boudou piensa que el fuerte incremento de las cotizaciones de los títulos públicos resultará en una caída de la tasa de interés.   
En junio, por primera vez, el Indec admitió una baja en la actividad económica respecto del año anterior.
Y lo hizo por partida doble: informó que en ese mes, el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) cayó 0,4 por ciento.   
Pero, además, el informe corrigió el dato que se había difundido en julio respecto de la actividad en mayo. Así en ese mes se pasó de una situación de estancamiento a una baja del 0,3 por ciento.
Para la consultora Gabriel Rubinstein y Asociados -del economista que anticipó la debacle del 2001- en junio la economía tuvo una caída interanual del 3,3 por ciento. (NA)

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario