Boudou instó a los bonistas italianos a abandonar la vía de litigio y sumarse al canje de deuda

“Nosotros tenemos una solución para darles ya, que implica que no tengan una pérdida de capital y que cobren los intereses vencidos en efectivo”, subrayó el ministro ante la prensa italiana y corresponsales que asistieron a la presentación del canje en el Hotel Parco dei Principi de la capital italiana.
Tras la presentación, Boudou y el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, mantuvieron una reunión con Nicola Stock, presidente de la Task Force Argentina (TFA), asociación que representa a bonitas italianos.
Mañana y el miércoles el `road show` internacional continuará en Londres, mientras que el jueves una parte del equipo económico se dirigirá a Nueva York para presentar el canje a los bonistas en Wall Street.
En la rueda de prensa, Boudou dijo a los bonistas: “Pensamos convencerlos mirándolos a los ojos, y diciendo la verdad: que ésta es una buena oferta, y que llevan años con malos consejos, litigando en el CIADI, sin que todavía esté claro si les van a aceptar la demanda por un problema de jurisdicción”.
“Poniendo condiciones razonables, y asegurando que Argentina va a cumplir, tenemos una solución de fondo, en vez de seguir litigando, buscando otros caminos que pueden parecerse a cantos de sirena”, agregó el ministro.
Boudou repitió que para el gobierno argentino es “muy importante iniciar este camino en Roma, Italia, por el gran número -algo más de 180.000- de tenedores individuales de deuda, de 50.000 dólares o menos”.
En este contexto, el ministro indicó que hubo una “muy buena reacción” por parte de los acreedores minoristas, que en el canje anterior decidieron no entrar, y con cuyas asociaciones de consumidores también se reunió esta mañana, antes de la presentación.
El jefe del Palacio de Hacienda ratificó su confianza en que el canje tenga “un piso de aceptación del 60% para, de esa forma, cerrar definitivamente un problema que no fue creado por este gobierno”.
Boudou recordó que “el default fue declarado en 2001” y sostuvo que “el proceso político que se inició en 2003 está resolviendo la situación de forma aceptable para los acreedores, pero también desde el punto de vista de Argentina, de una política económica sustentable que pueda ocuparse sobre todo de la actividad interna y, a la vez, cumplir con los acreedores”.
“El primer tramo, el canje del 2005, tuvo un 76% de aceptación, pero los que quedaron eran los más difíciles de convencer. Una aceptación del 60% dejaría un muy pequeño grupo de acreedores de argentina aislados para cualquier otro tipo de reclamo”, sostuvo.
“La demostración que hizo Argentina al cumplir con sus obligaciones en 2009, pese a que se trataba de un año muy difícil, es un incentivo para entrar”, continuó Boudou.
El ministro afirmó que el gobierno está haciendo “un gran esfuerzo al abrir el canje” y advirtió que “es una última oportunidad” para los tenedores de títulos en default.
Según el ministro, los tenedores italianos de bonos argentinos en default que quedaron fuera del canje en 2005 se debió a “estuvieron mal asesorados o por temor a que Argentina entrara en nuevos incumplimientos”.
Boudou remarcó además que “Argentina tiene un fondo de 6.000 millones de dólares para pagar a los acreedores externos del país, con lo que se da certeza de la sustentabilidad y capacidad de pago del país a aquellos que decidan ingresar al canje”.
En tanto, el jefe del Palacio de Hacienda insistió en que el canje forma parte del un proceso de desendeudamiento del país, que es una de las “claves” de la recuperación de Argentina, que pasó de una relación de deuda sobre PBI que superaba el 160% en 2003 a una inferior al 40% del PBI, en este momento”.
Por su parte, Lorenzino detalló los plazos del canje, que comienza hoy hasta el 7 de junio, con una fecha intermedia, 12 de mayo, para incentivar la entrada rápida de los grandes tenedores a quienes después de ese día se les descontará un centavo por cada dólar que aporten.
Tras la presentación de la oferta, Boudou y su equipo mantuvieron una reunión con Nicola Stock, presidente de la Task Force Argentina (TFA).
El encuentro fue “informativo”, y Stock, que representa al sector más duro de los bonistas, se retiró del edificio sin mantener contacto con la prensa.
La gira del promoción del canje continuará mañana y el miércoles en Londres.
Luego, sin la presencia del ministro, el equipo de Economía viajará a Estados Unidos.
Mientras, otro grupo de funcionarios está manteniendo reuniones en Alemania, y se desplazará a Francia, Holanda y Suiza.
El 17 de mayo, Boudou y sus colaboradoreres volverán a Roma para continuar promocionando el canje de deuda.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario