La UCR y el PRO aprobaron la nueva tarifa de colectivos en medio de fuertes cruces políticos

El resultado estaba cantado. Ayer, luego de tres horas de debate, los bloques de concejales de la UCR y el PRO aprobaron la nueva tarifa del transporte urbano de pasajeros que llevará el boleto plano a 10,98 pesos desde la promulgación de la ordenanza y a 11,62 a partir del 1 de julio. Desde la oposición llovieron las críticas a la forma en que se apuró el tratamiento, por la falta de precisiones sobre los subsidios que llegarán de Nación y el resultado de la paritaria con los choferes, pero también las propuestas de discutir una política integral del transporte y de trabajar con tiempo en el pliego para la licitación que se abrirá en dos años.

Este año, la reeditada discusión por el incremento del boleto de colectivo contó con algunos condimentos especiales. El principal fue la interna del radicalismo, que ya deja traslucir sus diferencias y repercute en el funcionamiento del Concejo. Es que tras las presiones de la Cámara de Transporte y del Departamento Ejecutivo, el oficialismo debió reunir de urgencia a la Comisión de Transporte y apurar el dictamen horas antes de la sesión.

Desde la oposición, el Frente para la Victoria-PJ, el justicialismo y el Frente Renovador renegaron de las formas, teniendo en cuenta que Gabriel Bayerque había citado a la comisión para el próximo lunes. Además, cuestionaron que aún no contaban con los datos sobre los subsidios del Gobierno nacional previstos para 2017 ni están avanzadas las paritarias de la UTA que definirán la nueva escala salarial de los choferes.

En medio de estos reclamos, hubo fuertes cruces políticos. Desde el peronismo lanzaron la chicana de la obediencia que los concejales radicales le profesan al intendente Lunghi. Mientras que el oficialismo defendió los debates al interior de su espacio y la voluntad de la mayoría, en lugar de dividirse como ocurre en la vereda de enfrente.

Ya sobre el final de la sesión, el presidente del bloque de la UCR Marcos Nicolini expresó que discuten todos los temas y rechazó que el acuerdo del boleto se haya gestado “entre gallos y medianoches”, ya que la reunión se celebró en la biblioteca del Deliberativo y con cinco integrantes titulares de la Comisión de Transporte.

Reconoció que el lunes no se convocó porque “estábamos buscando los consensos”, pero consideró que “todos hemos tenido un tiempo razonable” para analizar el expediente. Tras el descargo, rescató que todos los bloques destacaron que ha mejorado el servicio y evaluó que se debe tanto al trabajo del Legislativo, como del Ejecutivo y las empresas.

Por último, puso luz sobre las gestiones para homologar el SUMO con el SUBE y partió de recordar que Tandil ya había avanzado con el boleto electrónico cuando se anunció que el plan nacional llegaría a ciudades de 100 a 200 mil habitantes. “Ya teníamos compromisos contractuales”, resumió. Anunció que aún el Ministerio de Transporte no ha tomado una decisión ni positiva ni negativa, por lo que insistirán con las gestiones para acceder a los beneficios que brinda la Nación.

_DSC3642

“Lo más razonable”

En el inicio del tratamiento, Gabriel Bayerque repasó que el 1 de enero recibieron el pedido de un 34 por ciento de aumento que pretendía la Cámara de Transporte, lo que implicaba llevar el plano a 12,20 pesos. Solicitaron el estudio de costos al Iapuco (Instituto Argentino de Profesores Universitarios de Costos), que lo entregó el 20 de febrero pasado. “Un mes estuvimos analizando el tema”, aseveró.

LEE TAMBIÉN: Bajo presión, Cambiemos aprobará un aumento anual del 27 por ciento en la tarifa de colectivos

En relación a los subsidios, señaló que el Gobierno nacional se comprometió, el año pasado, a financiar el 37 por ciento del costo del transporte y llegó al 31 por ciento, por lo cual tenían 6 puntos de diferencia. “Se confirmó que se mantiene el nivel de 2016 y que eventualmente puede haber algún aumento”, adelantó como novedad, ya que los bloques de la oposición no contaban con esa información.

Bayerque sostuvo que tras dos meses en comisión, “se aceleraron los términos” para poder llegar a tratarlo ayer y, con apoyo del concejal del PRO Pablo Díaz Cisneros, se decidió otorgar un 27 por ciento de aumento en dos tramos.

“El tema de la prontitud se debió a que estamos hablando de un transporte público, que tiene a 200 familias detrás. Además de los usuarios, tenemos que tener en cuenta a las empresas. Hay que mantener un servicio que es de alta aceptación en la ciudad”, argumentó el presidente de la comisión y destacó que amerita ser “prudente y serio”.

Tras analizar los números, concluyó que “se logró una tarifa lo más razonable para los tiempos que estamos viviendo” y consignó que en San Nicolás el boleto cuesta 12,60 pesos pero hace una semana que no tienen servicio, en Bahía Blanca es de 12,55 pesos y en Junín, de similares dimensiones que Tandil, no hay transporte público.

 

Una alternativa

Por su parte, el vicepresidente de la Comisión de Transporte Darío Méndez coincidió en que los estudios de costos arrojaron resultados similares, pero insistió en la necesidad de calcular una rentabilidad del 7 por ciento en lugar del 11 por ciento que estimó el oficialismo.

A partir de ese número, dijo que se necesitan 183 millones de pesos para que el sistema funcione, teniendo en cuenta los subsidios del Gobierno nacional y lo que aporta el Municipio a través del PASE. En ese sentido, destacó que la discusión política es sobre quién recaen los costos del transporte, al tiempo que destacó que si la Nación no cumplió con los subsidios que había prometido, le corresponde a la Cámara de Transporte y al Ejecutivo pedir que cumpla con la resolución.

Méndez reconoció que las empresas sufrieron la inflación, al tiempo que marcó que el ministro Guillermo Dietrich anunció que no subiría el transporte, lo que implica que elevará los subsidios.

Por otro lado, indicó que el boleto escolar pasará a costar 2,50 pesos. En ese sentido, resaltó que el Municipio podría haber ampliado el universo de estudiantes -incluir a alumnos con doble turno, becados de escuelas privadas y del turno noche- que accede al PASE en lugar de otorgar un ajuste del 400 por ciento.

En esa altura, resaltó que el criterio es “político” y lamentó que no hubo tiempo para discutir la propuesta de su bloque de fijar un boleto de 10 pesos, con una suba del 18 por ciento como propone el Gobierno provincial a los docentes, y subsidiar el resto con el estacionamiento medido, fomentando el uso del transporte público. “Queríamos discutir esto”, lamentó, y resaltó que “en la comisión los tiempos estaban dilatados”.

Por último, advirtió que cuando los choferes cierren la paritaria, la Cámara de Transporte volverá a solicitar un incremento ante los mayores costos de personal.

LEE TAMBIÉN: Con el aumento del boleto, un usuario promedio gastaría $929,6 al mes en colectivo

Aumento del boleto

* (Hacer click sobre la imagen para ampliar)

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario