Coleoni: “Mi agradecimiento a Santamarina es eterno”

El domingo, en Puerto Madryn, Gustavo Coleoni tuvo su último partido de su segundo ciclo como entrenador de Santamarina.

El cordobés, que estuvo más de cien partidos en el banco del aurinegro y continuará su carrera en Ferro Carril Oeste, coqueteó con el ascenso a Primera División el año pasado y este, en un marco de austeridad, condujo al elenco tandilense a una correcta campaña, que le permitió aguardar la próxima sin sobresaltos con el descenso.
Ayer, a través de una conferencia de prensa brindad en Syquet, Coleoni tuvo su despedida formal, acompañado por el presidente del club, Pablo Bossio, y el manager, Alejandro Saurel.

El primero en tomar la palabra fue Bossio, avizorando lo que se viene: “Ojalá que esta base de plantel que armamos nos permita lograr una consolidación en la B Nacional, es lo que pretendemos. Para nosotros, en ese sentido, Coleoni ha sido un ‘socio estratégico’. Además, alguien que nos deja una amistad y nos genera esa sensación de que en el fútbol se puede forjar esa relación, no solo entre jugadores sino también entre dirigentes y cuerpos técnicos. Lo mismo se logró con ‘Seba’ (Scolari, ayudante de campo). Uno muchas veces ve técnicos que se van mal, acá queremos traducir que quedó una muy buena relación, que trascendió el vínculo dirigencia-cuerpo técnico. Santamarina está en un proceso de refundación y una de las cualidades de Gustavo (Coleoni) ha sido adaptarse al club, de una manera estoica ha sabido entender nuestras limitaciones”.

Coleoni: -Cuando llegué, yo no era un técnico tan reconocido. Gracias a la posibilidad que me dieron Pablo (Bossio) y Ale (Saurel), pude dirigir en una categoría en la que no lo había hecho. Mi agradecimiento hacia el club y su gente es eterno, acá me he sentido de la mejor manera, cien partidos no se cumple en cualquier lado. Siento un reconocimiento que agradezco. Por suerte, he tenido muchas ofertas, además de la de Ferro, de Boca Unidos, de Central Córdoba, de Los Andes.
-¿Cómo hizo para recargar energías y, después de dirigir un equipo que estuvo a punto de ascender, ponerse al mando de otro con menores aspiraciones?
Coleoni: -Cuando perdimos la final en Paraná, yo debía mostrarme íntegro porque mis jugadores estaban mal. Cuando vinimos a Tandil y en el vestuario, cada uno ocupó su lugar de siempre, ahí nos cayó la ficha y nos largamos a llorar. Al otro día me junté con mi representante en un restaurante y armamos un bosquejo de lo que sería el próximo plantel. Lo de la final perdida ya pasó, si nos quedamos solamente con que se nos escapó por un penal, nos estaríamos olvidando de todo lo bueno que hicimos en diez meses.
-¿Qué plantel le deja al próximo entrenador de Santamarina?
Coleoni: -Por cuestiones de la economía, que no es sencilla a nivel país, no se pudo mantener el plantel que peleó el ascenso. Así que empezamos a buscar y comenzaron a caer todos con el bolsito y los conocíamos cuando llegaban o al mirar su ficha. Cuando terminó esta etapa de seis meses, les dije a los chicos que uno a veces sale campeón y no se va tan lleno, como yo me voy hoy después de haber hecho casi 30 puntos con este plantel de pibes. Pierce vino con un bolsito y dos zapatillas y hoy seguramente su teléfono le debe estar sonando con ofertas importantes, lo mismo con Piñero, García Basso y con Luján, que vino acá para que lo recuperemos y se va para jugar en Primera. Y un párrafo aparte para “Poli” (Agustín Politano), que durante dos años estuvo esperando tener lugar para hacer fútbol, y yo lo hice debutar en San Juan. Estas cosas hay que valorarlas, a veces no tiene mucho sentido salir campeón dejando un lío en el club. Creo que al próximo técnico le quedan un montón de jugadores que no tienen techo, con Iuvalé y Aguirre que pueden manejar este grupo de pibes.
-¿Se pueden vislumbrar las posibilidades económicas y, por ende, deportivas de Santamarina para la próxima temporada?
Bossio: -Hay cierta incertidumbre. Ayer (por el martes) tuvimos una reunión en AFA, en la que estuvieron Angelici, D’Onofrio y Tinelli. No nos trajimos demasiadas cuestiones concretas pero sí una voluntad, una intención. Entendemos que debe haber un quiebre dentro de AFA, las cosas así no pueden seguir funcionando, debe haber un esquema absolutamente profesionalizado. Quizá, de la mano de la Súper Liga y otro tipo de estructuras venga la solución. La crisis económica de AFA es casi terminal, veo una institución absolutamente quebrada. Los clubes tienen deudas con AFA por 1.400 millones de pesos, paradójicamente a nosotros AFA nos debe 2.140.000 pesos, esperamos que esa deuda sea reconocida por la Súper Liga. A los clubes grandes les han rechazado cheques por derechos de su participación en Copa Libertadores. Definiría a AFA como un sistema clientelar y de favores políticos permanentes, hay que terminar con eso. Entre otras cosas, estamos discutiendo el porcentaje de participación de la B Nacional en el total de los recursos que se generen a partir de la Súper Liga.
-¿Esta incertidumbre es lo que impidió retener a Coleoni?
Bossio: -No. Gustavo tiene una carrera deportiva y ya había tomado la decisión, no es que hubo una negociación para que se quede. Nuestro desafío como dirigentes es que “nuevos Coleonis” asuman su rol tan bien como lo hizo él. Necesitamos técnicos que entiendan nuestra realidad, que sean humildes, profesionales y quieran potenciarse.
-¿Asesoró al club respecto a eventuales contrataciones de cuerpo técnico y jugadores?
Coleoni: -Si me lo preguntan en una mesa de café, no tengo problemas en brindar mi opinión. Pero el club tiene dirigentes capacitados para tomar las decisiones. Seguramente, Pablo y Alejandro buscarán gente con un perfil adecuado para el club. Yo solo puedo hacer una sugerencia, pero no soy el dueño de la verdad.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario