Con gran éxito de público, “Lombrices” presenta sus dos últimas funciones

El recientemente inaugurado Teatro Bajosuelo, Rodríguez 457, da el marco para las dos últimas funciones de “Lombrices” de Pablo Albarello. La cita será hoy y mañana a las 21 con las actuaciones de Adrián Polich y Juan Martín Ponce y la dirección de Gustavo Lazarte.

En diálogo con El Eco de Tandil, Juan Martín Ponce reconoció que las funciones fueron un éxito total a sala llena y con el público que respondió muy bien función tras función.

“Lombrices” cuenta la historia de Martirio y Consuelo, dos ancianas con una particular relación en la que comparten sus últimos momentos entre relatos de insólitas historias y las más disparatadas visiones del mundo. Mientras el edificio en el que se encuentran arde en llamas, ellas viven en un mundo paralelo saturado de delirios y nostalgias por un pasado mejor, acompañadas de sus juegos con los que se divierten coqueteando con la muerte. Entre contactos con el más allá y la confesión de un amor prohibido, viven entregadas a un juego macabro: asesinarse adoptando los argumentos de famosas películas de Hollywood.

Caminando en este filo, entre la vida y la muerte, entre el humor más disparatado y la tragedia, el autor bucea en las profundidades de lo humano para hacer reír sobre uno mismo; para hacer pensar que los comentarios de estas queribles ancianas quizás no sean tan disparatados, y que la decrepitud no les pertenece sólo a ellas, sino también al mundo en estado de decadencia. El humor negro es la sustancia de esta historia trágica y la obra nos propone a Martirio y Consuelo como metáfora de un decrépito y disparatado mundo.

Desde abril del 2005, este texto ha sido estrenado en Neuquén, Moreno, Olavarría, Bahía Blanca, Baradero, La Plata, Santa Fe, Entre Ríos, Tandil, Tucumán, Junín, La Rioja, Córdoba, Salta, La Pampa y Capital Federal en el orden nacional mientras que en el internacional en España, Bolivia y participó en el Festival de Mérida (México). Este mes llegó a Tandil para ser estrenado en el Teatro Bajosuelo y este fin de semana se despide.

“El público sale con una
interesante carga energética”

Juan Ponce construye el personaje de Martirio, una anciana de más de 90 años que esta hace años encerrada por propia voluntad en su departamento y construyendo una realidad virtual en su cabeza que tiene que ver con lo que consume, ve en la tele y le cuenta su amiga; por lo que está mimetizándose con los elementos de su departamento. Es una señora mayor que el panorama que tiene de la vida es bastante lúgubre, negro.

El propio actor la detalla que permanentemente busca un final, irse, salir de esa realidad; por lo que, aunque ella no lo sabe, su meta final es que termine todo de una vez. “Martirio es muy dura en sus expresiones y su forma de hablar, pero a veces tiene una cuestión de ternura inconmensurable que la hace muy humana. Aunque todo está planteado dentro de un contexto de mucha comicidad, casi grotesco y con humor negro”, describió.

De esta forma, Ponce reconoció que el público se va muy predispuesto y muy lleno con estos dos personajes tan peculiares. Admitió que el teatro está para conmover de alguna manera ya que siempre la idea de los actores es que la persona que vaya a sentarse a ver un espectáculo, se modifique y eso sucede.

“Todos salen modificados con una interesante carga energética; en algunos casos con humor, otros con nostalgia o algunos que les costaba salir de esa magia que compartió con los dos personajes. Entonces como se generan cosas muy lindas, creo que es lo que está funcionando”, resaltó.

En relación al Teatro Bajosuelo, el actor reconoció que es un espacio que viene a engrandecer la cultura tandilense y bonaerense. “Es un lugar más y con fondos privados así que estamos orgullosos de lo que está pasando. La verdad que se puede llegar a transformar en un ícono porque es el ejemplo y sueño de cualquier teatrero”, admitió.

Por último Ponce manifestó que como está configurada la sala, le recuerda al under de Buenos Aires: “un espacio no tan pequeño, abajo, con un camarín digno, un hermoso escenario, baños privados, etc. la verdad que es un lugar muy lindo y que viene a enriquecer la cultura tandilense que de a poquito el público está demandando más artes y calidad de teatro”, concluyó.

****RECUADRO****

Ficha técnica:
Autor: Pablo Albarello.
Dramaturgia y adaptación: Adrian Polich.
Diseño escenográfico y de vestuario: Julieta Alina Candia.
Make up: Sara Lorena Ramírez.
Tramoyista: Cristian Eduardo Gómez.
Realización escenográfica: Nicolás Ciganda y Julieta Alina Candia.
Diseño audiovisual: Agustín Medina.
Fotografía: Silvina Fiszer.
Prensa: Inés Ceballos.
Coordinadora Teatro Bajosuelo: Laura Ciganda.
Dirección: Gustavo Lazarte.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario