Con llamas de más de veinte metros, continúa en peligro la zona de la estancia La Azucena

El siniestro que arrasó con 2.500 hectáreas, desde el sábado rodea el casco de la estancia La Azucena, de María Luro de Anchorena, y pone en peligro el castillo de gran valor histórico. 
Ayer, tres aviones hidrantes del Gobierno de la Provincia trabajaron denodadamente para controlar el foco, que se reavivó por la tarde. Uno de los principales inconvenientes es la dificultad que presenta la geografía, por este motivo hoy llegarán dos unidades forestales de última generación para trabajar en el monte y que se sumarán al combate desde el aire. 
El incendio se desató el lunes pasado en la estancia La Cruz, ubicada en el partido de Juárez, donde el fuego tomó rastrojo de trigo. Luego avanzó por La Juanita, donde está ubicado el cerro más alto de la zona, y se desplazó a los campos heredados por sucesores de la familia Anchorena.
 
 
“El fuego llegó a estar 
a más de 20 metros”
En diálogo con El Eco de Tandil, el tandilense Juan Favre, integrante del equipo del ministro de Asuntos Agrarios Alejandro “Topo” Rodríguez, explicó que durante todo el día de ayer, los Bomberos estuvieron trabajando desde la mañana con un avión hidrante y luego se suplementó con otro más del Plan Nacional de Manejo de Fuego. 
Como la situación en Torquinst estuvo controlada durante todo el día y solamente quedó una guardia de cenizas, posibilitó que a primera hora de la tarde se pudiera derivar otro avión para la zona de Tandil y Juárez. Así fue que estuvieron trabajando tres aviones que estaban siendo abastecidos desde esta ciudad. 
Favre detalló que alrededor de las 18 se registraron vientos más intensos, en el momento que empezaba a anochecer, con lo cual los aviones tuvieron que cesar el operativo. Además cayó un árbol muy grande cerca del edificio del casco histórico de la estancia, lo que generó más alarma y se puntualizó como la zona que está en mayor peligro. 
“Allí el fuego llegó a estar a más de 20 metros, es por eso que se trabajó sobre todo en lo que circunda al casco, ya que el resto de la zona es cerro y monte. Por el momento no hay peligro de que se incendien otras casas, pero igualmente hay algunas que se encuentran cercanas a la estancia y hay que prestarles atención”, confirmó Favre.
Por otra parte, resaltó que a los Bomberos se le complica mucho acceder a la estancia ya que la casona está  en un cerro, precedida por un monte que es precisamente donde se prendió fuego. Esto sumado a que los árboles se están cayendo, son añosos, tienen un tamaño importante y esto no permite acceder por tierra por eso la necesidad de los aviones hidrantes.
Al cierre de esta edición, la situación continuaba siendo preocupante ya que empeoró en las últimas horas por los vientos. Por lo pronto, continuaban trabajando dotaciones de Tandil y Benito Juárez y quedarían guardias de este lado del fuego o hasta donde puedan acceder por tierra, para que el foco no se extienda. 
Cabe resaltar que estaban viajando para la zona dos unidades forestales de última generación que sirven puntualmente para sofocar incendios en montes y circular mejor por tierra. Según confirmaron desde Asuntos Agrarios, esta maquinaria sería más efectiva que el avión hidrante ya que llegaría con mejor precisión al foco en cuestión. De todos modos, confirmaron que seguirán trabajando por aire y sumarán más bomberos de la Provincia. 
 
Trabajo conjunto
A última hora de la tarde, se concretó la utilización de una pista de aterrizaje que se encuentra en el campo vecino de Blanco Villegas. Allí estuvo trabajando personal de Defensa Civil de la provincia de Buenos Aires y del Plan de Manejo de Fuego, quienes se presentaron en el lugar y pudieron observar la pista por lo que confirmaron que los aviones podrán utilizarla y abastecer agua allí mismo. Hoy desde muy temprano las unidades despegarán desde ese lugar que queda a 8 kilómetros de la zona del siniestro.
Además, Favre estuvo coordinando desde Tandil en comunicación directa permanente con Hugo Bilbao, el director ejecutivo del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPS), quien se encontraba en Torquinst, otra de las zonas más afectadas pero que ya está controlada.
Por otro lado, el ministro de Asuntos Agrarios, Alejandro “Topo” Rodríguez permaneció todo el fin de semana coordinando las acciones con el gobernador de la Provincia, Daniel Scioli, y con las autoridades del OPS. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario