Con “miedo”, una vecina de Las Tunitas ratificó la falta de seguridad

Una vecina de Las Tunitas, que prefirió no dar a conocer su identidad, sufrió en la mañana del martes un intento de robo en su domicilio. Tras lo sucedido advirtió sobre la falta de seguridad y presencia policial en el barrio, y aclaró que quisieron alertar al personal del Destacamento Policial de lo que estaba ocurriendo en su vivienda y su vecina no encontró a nadie.

Lo dijo en diálogo con “Tandil Despierta” (programa de Eco TV y Tandil FM 104.1 de El Eco Multimedios). La vecina se dijo muy preocupada y admitió que no se va del barrio porque no puede. Expresó que tiene miedo y que es “horrible” vivir así.

La mujer aseguró que, tanto ella como el resto de sus vecinos, ven que en el barrio “no hay seguridad”. En lo personal, relató que ella salía de trabajar a las 7.45 de la mañana del martes y calculó que cerca de las 8 “había tres o cuatro personas en mi casa, queriendo ingresar”.

En ese instante, una vecina suya pasó, los vio, y avisó a otra que vive enfrente para que llame a la policía. No obstante, informó que su vecina se dirigió hasta Juldain y Fortineros, al Destacamento Policial, y advirtió que “estaba vacío”.

Indicó que cuando dieron aviso a los efectivos, se hizo presente un patrullero que, “supuestamente”, fue a ver si veía a los delincuentes, que alertó que son los mismos de siempre, “con nombre y apellido”, que viven a tan sólo una cuadra de su casa.

“Vino el patrullero, dio una vuelta, volvió cuando yo llegué de trabajar, me dijeron que no pueden hacer nada, miraron la puerta de mi casa y se fueron. Esa es toda la seguridad que podemos tener”, lanzó.

Ratificó además que “la Policía Local no entra. No es que los vecinos pensamos que no entran, no entran. Y normalmente la policía anda a eso de las 18 ó 19, hasta las 22, cierran los negocios y de las 22 en adelante no anda nadie. Y te lo dice la gente que vive acá. La Policía Local ni la Bonaerense están, solamente patrullan una hora creo, o dos, entre las 20 y las 22”.

Consultada si conoce otros hechos delictivos que ocurran en el barrio y en general si se registran dentro de la misma franja horaria, la mujer contó que suceden por la mañana comúnmente. “En el horario en que nos vamos a trabajar, porque se toman la comodidad de levantarse y vigilar quién se va a trabajar y quién no”, afirmó.

Aseguró que en el barrio ya conocen quiénes delinquen, es más, detalló que “están denunciadas con nombre y apellido, y la policía nos dice que no puede hacer nada. En algunos casos son menores y en otros me enteré ayer que uno de los que intentó ingresar a mi casa tiene 18 años, no es menor, es decir que sí se puede hacer algo”.

La vecina describió que los malvivientes dejaron la reja forzada y algo del paredón roto, pero aclaró que “como la policía no se fijó en los detalles, quedó en que entre hoy o la semana que viene venían a sacar fotos de la puerta forzada o lo que sea”.

 

“Nunca he salido a

Hablar, por miedo”

 

Seguidamente, la mujer admitió que en todo este tiempo ella está atenta y participa -a través de mensajes de texto- de lo que va informando El Eco Multimedios, pero aclaró que no quiso salir al aire nunca por “miedo”, ya que vive sola con sus hijos.

Explicó que siempre dice que en el destacamento no hay nadie, porque suele pasar por ahí en colectivo, o sus hijos, y “es la palabra de los vecinos contra el que salga a decir que hay gente. Ayer me lo confirmó la vecina, que no había nadie. Yo nunca fui a golpear la puerta para ver si había alguien, y ayer me confirmaron que no había nadie, y eran las 8”.

 

“Estos chicos son

dueños de la calle”

 

Frente a esta problemática que los aqueja, contó que empezaron a cuidarse entre sí con los vecinos, aunque alertó que “mucho no podemos hacer, porque estos chicos son los dueños de la calle, de golpearte la puerta, de lo que sea, más que pararnos enfrente, llamar a la policía y rogar de que llegue antes de que te rompan la puerta no podemos hacer, porque encima vos lo tocás y vas preso”.

Advirtió que éste no fue el primer hecho de inseguridad que sufre. Contó que ya el año pasado “las mismas personas”, ingresaron a su domicilio y se alzaron con un televisor, además de romperle la puerta, que “no servía más”.

Admitió en su caso que vivir así provoca “una sensación horrible porque salís a la calle y te miran y te dicen: `Hola ¿cómo estás?´ y tenés que decir: `Hola´ a la persona que entró a tu casa, te rompió la puerta, que quiso entrar estando tus hijos adentro, y sabés que no hay una persona, como la policía, que te respalde, y te diga: `Quedate tranquila, no pasa nada´. Es una situación horrible”.

 

“No está nada

controlado”

 

“Porque -señaló- pueden salir a decir los políticos o gente del Foro de Seguridad que acá está controlado, pero no está nada controlado. Acá patrullan máximo hasta las 23, a las 24 quisiera que vinieran, enfrente a un mercado que hay en la otra cuadra, fumando, tirando botellas de cerveza, gritando, es decir, cosas que no se pueden hacer, no es que uno sea molesto, son cosas que no corresponden”.

“A nosotros nos dicen que nos entienden, pero que no pueden hacer nada”, arremetió, y confesó que le encantaría “volver a trabajar. Yo hoy no pude ir a trabajar porque no sé si hoy, mañana o pasado van a volver, porque no es la primera vez”.

Admitió que no puede mudarse, pero si pudiese, lo haría. “Yo hoy no fui a trabajar y no sé si voy a poder volver, porque ya pasaron demasiadas cosas mis hijos, pero tampoco puedo vivir sin trabajar. Yo no me puedo ir de mi casa porque no puedo alquilar, soy empleada doméstica, no me puedo ir de acá. A mis hijos nada más les digo que estando yo no les va a pasar nada, pero el miedo lo tienen”, culminó. u

 

*******SEC1*******

 

“Se está haciendo un trabajo permanente

en el barrio”, manifestó Della Maggioria

 

Por su parte, el director de Protección Ciudadana, Atilio Della Maggiora, se refirió a la situación que dio a conocer la vecina y ratificó que la Policía de Prevención Local sí patrulla y hay presencia en el barrio.

El funcionario, en diálogo con el programa “Dulce o Amargo” (Tandil FM 104.1 de El Eco Multimedios), aseguró en principio que “la cuadrícula que comprende Las Tunitas siempre tuvo desde que se comenzó con la Policía Local, el mismo nivel de refuerzos que el resto de las cuadrículas”.

De todas formas también precisó que la Policía Local “comprendió a todo lo que es Las Tunitas, Villa del Parque, 17 de Agosto, desde que empezó a cumplir tareas en la ciudad. Sin perjuicio lo cual en el último tiempo se incrementó la presencia en el barrio a raíz de algunos hechos que ameritaban una mayor actividad de las fuerzas de seguridad ahí”.

En consecuencia, indicó que “se coordinó entre Policía Local y policía de seguridad común, un distinto dispositivo para atender la emergencia que estaban reclamando los vecinos del barrio”, y garantizó que “hubo presencia siempre, distintos tipos de presencia. En el último tiempo hay un refuerzo de la atención que la policía le está dando al barrio, a partir de demandas específicas de los vecinos”.

Por otro lado, respecto al funcionamiento del Destacamento Policial, confirmó que “depende la comisaría Primera y quien está a cargo es el oficial Ayala”. En el caso puntual de la vecina que alertó que acudieron al lugar y no había nadie, el director de Protección Ciudadana aclaró que lo estaban “verificando porque debiera estar”, pero explicó de todas maneras que “a veces el policía está en el lugar, y otras tiene que salir por necesidades del servicio”.

Contó que él personalmente con el comisario José Denisio, actual subsecretario del área que encabeza, van al barrio en distintos días y horarios, pasan regularmente y no han advertido ese tipo de situaciones, “lo que no quita -resaltó- que no hubiera podido pasar de acuerdo a lo que explica esta señora”.

Pero afirmó que “ya han tomado nota de eso y haremos el planteo correspondiente ante los responsables de la comisaría Primera para que, si se dio esta situación, se corrija y se actúe para mejorar el servicio”.

Por último, Della Maggiora se refirió a la reunión mantenida el viernes pasado con integrantes de la comisión vecinal de Las Tunitas, en la que trabaja Pablo Aspesi y todo su grupo de colaboradores, y él mismo manifestó que “se notaba una mejora en la seguridad del barrio a partir de las últimas medidas que se habían tomado en el lugar”.

Por lo tanto planteó que “parecería que ha mejorado la situación de seguridad en el barrio. Por supuesto, cuando una persona sufre un hecho puntual, desde el punto de vista personal, no hay una satisfacción en esta cuestión. Pero se está haciendo un trabajo permanente en el lugar y estamos tratando de que esto vaya mejorando día a día”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario