Crece el porcentaje de tandilenses que cree que no perderá el empleo y que viene un año mejor

Según otro estudio de la misma empresa que anunció días atrás el orden de problemáticas sociales, crece entre los tandilenses el número de habitantes que piensa que el año entrante será mejor en materia económica y social.
Existe en Tandil, un 10 por ciento más de optimistas que el año pasado, según lo expresa la encuesta realizada por la consultora local Garrido & Asociados, realizada en el mes de septiembre en contraste con la de 2008.
Norma Garrido, titular de la firma, explicó que ?anualmente realizamos una amplia encuesta a toda la población, que además de brindarnos información comercial estratégica, aprovechamos para generar información relevante para el conjunto de la sociedad. En el caso del optimismo relevamos siempre tres aspectos, el personal, el local y el nacional?.
En septiembre de 2009 el 46 por ciento de los habitantes de Tandil consideraba que la situación económica y social para el país estaría ?mejor? o ?algo mejor? en los próximos 12 meses; mientras que un año antes la cifra rondaba el 36 por ciento.
Como contrapartida, el 54 por ciento de los ciudadanos se  mostró ?pesimista? al evaluar la situación futura del país calificándola como ?algo peor? o ?peor?, no obstante la cifra cayó el 4 por ciento respecto al año anterior.
La perspectiva de los ciudadanos en relación a Tandil era bastante positiva el año pasado, aunque este año presentó una mejora de 3 puntos, alcanzando el 65 por ciento. No obstante, el pesimismo tuvo un aumento de 4 puntos, ubicándose en el 34 por ciento e indicando un menor grado de incertidumbre por parte de los encuestados, con una caída del grupo que no respondió la pregunta.
Los resultados del optimismo a nivel personal, siempre se han mantenido más elevados que el resto de los indicadores y también reflejó una mejora del 16 por ciento respecto del año anterior, ubicando la cifra en el 82 por ciento, es decir, 8 de cada 10 personas consideran que su situación personal será ?mejor? o ?algo mejor? el año próximo.
Cuando se trata de definir perfiles, tanto de ciudadanos cómo de clientes, el nivel socioeconómico es una variable a considerar, y analizando las percepciones optimistas para el país, el 51 por ciento de la clase media y media-alta (C3 Y C2) la visualizan entre ?mejor? y ?algo mejor?. Un porcentaje similar de optimismo manifestaron los menores de 34 años.
El estudio fue realizado mediante un muestreo probabilístico estratificado, con un error muestral inferior a 5 por ciento, con un total de 460 encuestas efectivas.

Conservación de su
puesto en el trabajo

La misma consultora anunció que existe una confianza generalizada entre los habitantes de Tandil respecto de la conservación de su puesto de trabajo, aunque disminuye al compás del nivel socioeconómico de cada hogar.
Los efectos de la crisis económica son innegables, en línea con la medición del índice de optimismo de los habitantes de Tandil, Garrido & Asociados midió la percepción de la clase activa con empleo y su temor a la pérdida de su puesto de trabajo. 
La clase activa (hombres de 18 a 65 años y mujeres de 18 a 60 años) con empleo mantiene certeza en la conservación de su puesto de trabajo según lo manifiesta el 62,6 por ciento que considera ?poco probable? la pérdida de su puesto laboral por causa de la crisis; mientras que un 23,5 se ubicó a mitad de la escala, en la categoría de ?probable? y el 5,9 por ciento mantiene un alto temor a la pérdida de su puesto laboral, considerando ?muy probable? la pérdida de su empleo por causa de la crisis.

Los más jóvenes con
mayor incertidumbre

Una mirada desde los grupos etarios permitió observar que los jóvenes de 25 a 34 años son el grupo con mayor temor a la pérdida de su puesto laboral, con un 9,2 por ciento que manifestó ?muy probable?, contra el grupo etario de 35 a 49 años que se muestra como el más confiado, con un 67,9 que considera ?poco probable? la pérdida de su puesto laboral. Mientras que el último grupo etario de la clase activa es el que presentó mayor grado de incertidumbre.
Aunque el estudio mantiene una zonificación de la ciudad para el análisis de todas las investigaciones que la consultora realiza, en esta variable en particular no se detectaron diferencias considerables, lo que se traduce en una confianza generalizada.

Expectativa de acuerdo
a la posición económica

Sin embargo, al considerar el nivel socioeconómico de los hogares encuestados puede observarse una clara relación inversa entre el nivel socioeconómico y el temor a la pérdida del empleo.
Mientras que en el nivel socioeconómico medio-bajo (D2 en la nomenclatura actual del marketing en Argentina) un 12 por ciento opina que es muy probable la pérdida de su puesto laboral, en la clase media y media-alta dicha postura la mantiene menos del 5 por ciento de los encuestados.
Del mismo modo, mientras que en el segmento más bajo de la pirámide un 47% manifiesta ?poco probable? la pérdida de su puesto laboral; en la clase media-alta (C2) alcanza el 79 por ciento del segmento.
Desde una visión comercial, si uno considera el temor como una variable que afecta negativamente el consumo, el temor manifestado por cada nivel socioeconómico indicaría sus futuros comportamientos de consumo.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario