De seguir el conflicto de Pami empezarán los problemas en el Hospital

Mientras persiste el conflicto en la Clínica Chacabuco con la obra social Pami, el Hospital Ramón Santamarina absorbe los pacientes de esa institución y las autoridades del nosocomio local aguardan una pronta solución antes de que se produzcan serios trastornos por la gran demanda de pacientes.
El director administrativo del centro asistencial local, Darío Pretti, explicó que en estos últimos días han recibido una mayor cantidad de pacientes afiliados a Pami que tenían su atención en la Clínica Chacabuco.
“En principio no es una cantidad tan importante como para no poder atenderla, pero no cabe duda de que si el conflicto se perpetúa en el tiempo, ese problema de atención va a aparecer”, advirtió.
En tanto, detalló que en este momento hay cinco internados que son de Pami Chacabuco. “Esas personas obviamente no tendrían que haber estado en el Hospital en caso de que siguiera funcionando el sistema, y por guardia arriba de 30 personas han hecho consultas ambulatorias que también provienen de la clínica”, precisó.

Un “pequeño
desequilibrio”

Pretti aseguró que particularmente en esta época invernal el Hospital Ramón Santamarina está “prácticamente lleno”, por lo cual confió que “cinco camas ocupadas nos crea un pequeño desequilibrio”.
No obstante, aclaró que “hasta ahora lo podemos manejar y por eso estamos esperando una pronta solución del problema de la clínica”.
En cuanto al convenio que Pami tiene con el Hospital, el funcionario aseguró que es muy similar al de la Clínica Chacabuco. Puntualizó que los inconvenientes tienen que ver con dos situaciones. Por un lado, la demora en el pago.
“A nosotros nos están debiendo la facturaciones de junio, julio y agosto. En eso la clínica estaba un poco mejor porque venía con los pagos al día, pero aquí aparece el segundo problema que es el monto de dinero que paga Pami, que es muy inferior a lo que realmente nos tendría que abonar. Es decir, hay una diferencia sustancial entre lo que facturamos y lo que posteriormente cobramos, tanto nos pasa a nosotros como le estaba pasando a la clínica también”, manifestó.
Y expuso que “contamos con una cápita de aproximadamente 7 mil afiliados de Pami. Con toda la tomografía, toda la parte de rayos de la ciudad abastecemos a la cápita de Pami, así que el hospital público lo que hace es resistir en base a transferencias de la administración central, en base a la facturación propia que genera el ente descentralizado, es decir, poniendo más recursos económicos en beneficio de la salud de Tandil”.

Reunión

Mañana, funcionarios municipales viajarán a la Superintendencia de Salud para intentar encontrar una solución al conflicto.
“Lo que buscamos es una alternativa distinta a lo que tenemos hoy del sistema de facturación y cobranza directo con Pami. De esta manera, podríamos facturar y generar la cobranza directamente a la Superintendencia y vamos en búsqueda de ciertas explicaciones y aclaraciones para tomar la decisión definitiva”, aseguró.
Añadió al respecto que “sería cortar con el convenio que tenemos hoy con Pami”. Aunque aclaró que “no cortaríamos la atención sino el sistema de facturación y cobranza. Nosotros vamos a seguir atendiendo a los afiliados de Pami, pero cuando tengamos que facturar y generar el cobro lo vamos a hacer a través de Superintendencia”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario