Denuncias y duros cruces políticos por la toma de terrenos en Villa Cordobita

Ayer a la mañana, unas 130 familias de Tandil lideradas por Griselda Altamirano y Jorge Lezica, referentes de la Agrupación 1 de Octubre, iniciaron una ocupación de lotes de Villa Cordobita, que pertenecieron a la firma Tandilia SRL. Alarmados, los integrantes de la asociación vecinal Cerro Granito se presentaron en la fiscalía para denunciar esa situación, procurando con las escrituras en mano, que son los legales propietarios de esas tierras.

Rápidamente la tensión llegó al ámbito político, en el que hubo duros cruces entre el oficialismo y la oposición, con crudos pases de factura en torno a la problemática habitacional y las supuestas intenciones que se esconderían detrás de la ocupación que centralizó la atención en la jornada y motivó además al presidente del Concejo Deliberante a convocar a una sesión especial para hoy, a las 11, para tratar el tema.

Lo cierto es que la toma de unos 130 lotes que pertenecieron a Tandilia SRL llegaría tres días después de que Griselda Altamirano formalizara una denuncia en la fiscalía contra Mario Cerviño por falsificar una escritura para luego comercializar 80 lotes de Villa Cordobita que pertenecían a la desaparecida empresa.

La referente había asegurado que la estafa había recaído en más de 30 familias, que este jueves dieron a conocer un comunicado rectificando sus dichos y aclarando, en principio, que no les pareció apropiado que los hayan llamado “damnificados”, ya que no lo sienten así porque realizaron todos los trámites “en forma transparente y legal”.

Los integrantes de la asociación vecinal Cerro Granito expresaron además que ellos hicieron un gran sacrificio para adquirir los terrenos y tener su vivienda y también alertaban, horas previas a lo sucedido ayer, a los vecinos de Tandil “por continuos rumores acerca de posibles usurpaciones en los próximos días”, y exhortaban tanto a las familias dueñas de los diferentes lotes de la zona, como a los funcionarios del ámbito político, las fuerzas policiales, la fiscalía y a todos los ciudadanos a “actuar en consecuencia”.

Su advertencia finalmente se concretó en la mañana de ayer y fue lo que motivó, en las primeras horas, a que el grupo vecinal se movilizara a la fiscalía para radicar las denuncias pertinentes, cada uno con sus escrituras en mano.

Entre ellos se encontraba el vicepresidente de la asociación, Juan Manuel Cola, que en medio de los llantos y nervios lógicos de sus vecinos por lo que sucedía por esas horas en su barrio, dio detalles de la situación.

Allí, cabe informar que también se encontraba presente el acusado, Mario Cerviño, quien se negó a dar declaraciones a la prensa, pese a la denuncia que escasas horas antes había presentado Altamirano en su contra.

En diálogo con El Eco de Tandil, Cola informó que alrededor de las 7 empezaron a llegar familias en vehículos con palos y chapas a “usurpar terrenos privados”, y lo que más le interesaba recalcar es que “es propiedad privada y son de personas que pueden demostrar, mediante escritura conforme a derecho, que son los titulares de esos terrenos”.

Describió que la ocupación de estos terrenos se estaba realizando “masivamente” y aclaró que “no es en una manzana puntual, sino que es intercalada entre las casas, a medida que iban viendo espacios. No sé quiénes son puntualmente, estamos todos los vecinos acá, vamos a radicar la denuncia en la fiscalía, y lo que nos preocupa es que, como declararon que no reconocen la propiedad privada de esos terrenos, es decir, la potestad que tengo sobre mi casa, me usurpen a mí mañana o a cualquiera de las personas”.

 

“Esto es un delito”

 

Aclaró que no había tenido contacto con quienes iniciaron la toma, aunque aseguró que “cualquier persona sabe que lo que no es suyo, no es suyo, y esto es un delito, acá y en cualquier otro lado”.

El vecino advirtió que “no somos gente que haga problemas” y advirtió que si bien se habían acercado con toda la documentación que ratifica que ellos son los legales propietarios de esas tierras “no deberíamos tener que demostrarle eso a nadie, pero lamentablemente pareciera que sí”.

Por lo tanto, informó que “todas las personas damnificadas, a quienes les tomaron los terrenos, vamos a hacer la denuncia que corresponda y todos nosotros vamos a prestar declaración y poner a disposición de la Justicia nuestras escrituras para que puedan sumarse votos y voces”, e insistió con que “me da la sensación, o lo tomo yo así, que esto termina siendo un problema de todos, es decir, no tenemos que hacer la vista gorda de que es un problema de vecinos de Cerro Granito, porque si con esta libertad podemos ir y tomar un terreno, me da mucha lástima hace dos años atrás haberme tomado el trabajo de contraer deudas y hacerme la casa, porque si era tan fácil, me ahorraba todo eso”.

Agradeció por último el apoyo del Municipio en representación de José Denisio, el ahora subsecretario de Protección Ciudadana; y el secretario Atilio Della Maggiora, que se hicieron presentes también en la ocasión para conversar con los vecinos, tras haberse puesto en contacto este jueves, en el palacio municipal, en el marco de una conferencia de prensa que realizaron los vecinos para advertir sobre la situación.

“Hemos tenido mucho apoyo, ojalá hubiese sido antes, considero que esto se podía prever, pero esto -evidentemente- no es tan sencillo, ahora estamos a disposición y hemos tenido respuesta en todo momento en función de ello”, culminó.

SEGUN GRISELDA ALTAMIRANO

“No tocamos ninguna propiedad privada,

avanzamos sobre la tierra acéfala y vacante”

 

Mientras tanto, en Villa Cordobita, unas 130 familias acompañadas por Jorge Lezica y Griselda Altamirano ocupaban los terrenos. De sus autos bajaron alambre, palos y estacas para delimitar el predio, y algunos hasta armaron carpas para quedarse.

En la esquina de las calles Gustavo Cerati y Otamendi, Altamirano explicó a El Eco de Tandil que desde temprano estaban “ejerciendo la posesión pacífica de lotes que correspondían al dominio de Tandilia SRL. La discusión tiene que ver con que durante diez años estuvo operando acá este señor Mario Cerviño con una escritura falsa que hizo en una escribanía de Mar del Plata y que, de hecho, lo comercializó y las personas que están ubicadas en las manzanas 26 y 27 fueron estafadas por él”.

Respecto a la rectificación de los mismos propietarios, advirtió que “el análisis que hace cualquier persona cuando va a acceder a un crédito hipotecario es un estudio de título y eso le va a decir que la escritura no es falsa, el origen de la escritura lo es, es donde dice que Mario Cerviño le compró a Tandilia en 2004 una equis cantidad de lotes, cuando la empresa ya había desaparecido en la década del ‘60”.

Entonces, lanzó Altamirano que “lo que hay acá es una asociación ilícita clara entre Mario Cerviño y el escribano de Mar del Plata, que no solamente hizo la escritura de Tandilia a él sino que también le hizo un poder donde su mujer le delegaba las responsabilidades maritales, él era el único que podía firmar las escrituras. Y todos los que compraban estaban obligados a escriturar con el mismo escribano”.

Seguidamente, sostuvo que “la contradicción que plantean los vecinos que hicieron la conferencia de prensa es clara porque ahí está el hijo de Alewaerts, que es el socio de Cerviño en esto, además estaba la hija de Cerviño, es decir, una reunión de hijos y amigos; no eran los 30 vecinos de Cerro Granito estafados. Yo hablé con muchos vecinos e iban a la fiscalía a presentarse también en la causa. Si ellos son particulares damnificados, son los principales interesados en que esta situación se resuelva, ya que la consecuencia va a ser la impugnación de escrituras, imagínense que van a estar en la misma situación que nosotros, sin ningún papel”.

Entonces consideró que “hay que discutir en serio cómo se llegó a esta instancia, en la que nosotros -como civiles- vamos a denunciar un hecho de estas magnitudes y frente a los ojos del Municipio y de todo el mundo esto estaba sucediendo y todo el mundo lo sabía, porque esto no es ninguna novedad, lo que nosotros conseguimos fue prueba ahora para poder presentarnos ante la Justicia y radicar la denuncia”.

 

La toma

 

Por otro lado, contó sobre la ocupación que “somos 130 familias de Tandil” y aclaró que “no son compañeros de la organización, ésta es una ocupación de trabajadores en general que, en su mayoría, tienen trabajo estable. De las 130 familias, 85 están alquilando, 25 están viviendo de prestado en algún lado, con sus padres, hermanos o hacinados en algún lugar”.

En concreto, indicó sobre los terrenos ocupados que “los 30 vecinos que ocupan las manzanas 26 y 27, los que compraron los lotes a Cerviño, que se queden tranquilos que nosotros no avanzamos, aún si vemos un lote libre sobre esas manzanas, no los vamos a tocar porque respetamos el derecho a poseer que van a tener ellos cuando se les impugne la escritura”.

Aseguró Altamirano que “avanzamos sobre las restantes manzanas -parte de la 18, 20, 21, 22, 23, parte de la 28, 29, 30, 32, 34-, los damnificados que vayan y denuncien en relación a la escrituración falsa que digo y Cerviño que vaya con sus escrituras a denunciar, si él considera un delito de usurpación los lotes que estamos ocupando. Aquí no tocamos ninguna propiedad privada, nosotros avanzamos sobre la tierra acéfala y vacante”.

Explicó -por último- que “ahora lo que estamos haciendo es la subdivisión de lotes, cada familia tiene su parcela marcada y después empieza la construcción. Acá no estamos cometiendo ningún delito, por eso el acto es público, pacífico, a plena luz del día, nosotros estamos sobre los lotes de Tandilia, será Cerviño el que tendrá que explicar cómo adquirió ese dominio, cuando la empresa desapareció en el año 1960, no nosotros”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario