Desde el sexshop afirman que su vidriera es ?bastante naif?

 

Myriam Lauría, una de las dueñas, cuestionó que “cuando hablan de agresividad la verdad es que no sé a que se refieren. Nosotros no tenemos una vidriera agresiva, queremos darle la tranquilidad al ciudadano tandilense de que es una galería donde puede entrar, que nuestra vidriera jamás lo va a agredir”.
Y agregó que “jamás hubo en nuestra vidriera un juguete para adulto con forma fálica por una cuestión de idiosincrasia comercial. Sí ha habido chascos, como los que existen en cualquier cotillón y lencería erótica”.
Por su parte, Sergio Cervini, su socio, manifestó que “nosotros no exponemos eso porque entendemos que entran familias pero igual si cierta gente no puede explicarle a su hijo de qué se trata la vidriera, algo está fallando”. 
En igual sentido, Myriam Lauría cuestionó: “¿Por qué si el kiosco de revistas puede exhibir cualquier cosa, nosotros tenemos que esconder algo que es totalmente lícito? Quiero que Tandil sepa que nosotros no armamos una vidriera al estilo Holanda, sino que es más bien naif comparada con un montón de cosas a las que los chicos hoy por hoy están expuestos”. 
Los dueños del sexshop explicaron que llegaron a la Galería de los Puentes “muchísimo antes de que venga la confitería, que fue la que realmente le dio movimiento”.
 
“No tenemos nada 
que esconder”
 
Myriam Lauría detalló que “en principio queremos aclarar que somos un comercio que hace 5 años que estamos en la ciudad de Tandil con su debida habilitación, que fue autorizado, que además de estar inscripto en Afip lo está en la Municipalidad como lencería erótica y juguetes para adultos, es decir, nunca ocultamos qué negocio veníamos a instalar a Tandil”.
“Hemos tenido en más de una oportunidad inspecciones ya sea de Afip, del Ministerio de Trabajo y de la misma Municipalidad y jamás se nos fue observado ningún tipo de circunstancia con respecto a nuestra vidriera porque si bien acá hace 5 años que tenemos el negocio, en Olavarría va a hacer 8. Tenemos un historial comercial que no se sostiene con chabacanería ni con ser irresponsable. Todo lo contrario, se sostiene con responsabilidad, con seriedad y por sobre todas las cosas con discreción. Somos papás y abuelos, así que nos ponemos en el lugar de la familia tandilense como supimos ponernos en el lugar de la familia de Olavarría”, resaltó.  
A su vez, añadió que “remarcamos primordialmente la legalidad de nuestro local, que no tenemos nada que esconder y por eso nuestra vidriera está a la vista, con el cuidado respectivo”. 
“En cuanto a nuestro historial comercial, que es en donde más sentimos que fuimos agredidos, nosotros hace 3 años consecutivos que tenemos un stand en la exposición de la Sociedad Rural de Olavarría. Eso habla de nuestra delicadeza. Si nosotros no hubiéramos tenido una ética comercial, jamás podríamos haber estado en esa exposición”, subrayó.
Por otra parte, contó que en febrero tuvieron “una reunión de comerciantes con la inquietud de cómo hacer ingresar a la gente a la galería, porque por el tema de la peatonal y la falta de cartelería en el exterior, nos vimos afectados todos los comercios, con una caída de la venta del 50 por ciento. Por suerte, pudimos sostener ese otro 50 por ciento porque estaba el bar, y porque pusieron las escaleras mecánicas. En esa reunión ninguno de los comerciantes nos sugirió que cambiáramos nuestra vidriera”. u
 
 
———
 
Carteles sobre la peatonal
 
Respecto al cartel del que hablaban los comerciantes de una mujer desnuda, aclararon que “acá hablan de un banner que publicitaba unos delantales, y el delantal es el que usa Jimena, que es la cocinera de las 12 del mediodía de AM, no es un delantal que muestre una persona desnuda, sino que sale a las 12 del mediodía en el canal de la familia”. 
Sergio Cervini manifestó que “el (centro comercial A) Cielo Abierto a los que estamos dentro de la galería nos afectó muchísimo. De hecho, hay muchos negocios que lamentablemente han tenido que cerrar. A nosotros nos preocupa que un negocio dentro de la galería no funcione porque va en contra de todos nosotros”. 
“Cuando vos tenés un negocio en una galería tenés que avisarle a la gente que viene por la calle, de alguna manera, que adentro de esa galería hay un negocio, vendan fruta, verdura, lencería, entonces nosotros empezamos a sacar un cartel a la vereda. Pero tenemos una inspección por parte de la Municipalidad donde nos dicen que de acuerdo a la ordenanza vigente los carteles deben ponerse adentro. Lo hicimos y ahí se nos viene más abajo la venta, porque la gente pasaba y no sabía que nosotros estábamos adentro”, explicó. 
Y agregó que “no conformes con eso, nos vinimos a la Municipalidad y recorrimos todos los despachos para que nos muestren la ordenanza y nunca nadie nos supo decir nada porque no existe. Entonces mientras a nosotros no nos demuestren que hay una ordenanza que lo prohíbe, los seguimos sacando porque nosotros vivimos de esto. Entonces ahí esta gente se enojó con nosotros”. u 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario