Desde la Banca XXI, Mansilla criticó duramente el sistema de monitoreo municipal

Para comenzar, Mansilla “agradeció al Concejo Deliberante que finalmente nos otorga la posibilidad de hacer uso de la Banca XXI”. Con un toque de humor fiel a su estilo, deslizó que “cuando subía la escalera recién y sufría un poco el calor pensaba que cuando habíamos hecho el pedido de la Banca XXI era invierno, hace cuatro meses y entonces me hubiera vestido de forma diferente. Entendí al presidente del Concejo cuando me dijo que prefería no dar la Banca XXI durante el período electoral porque podía ser un ámbito donde vinieran los políticos a decir algo. Yo me preguntaba ¿dónde van a hablar los políticos si no es en el propio Concejo Deliberante?  Estaría bueno que todos los candidatos a concejales estuvieran aquí, de paso leen el reglamento, se van conociendo”.

Posteriormente, explicó que el motivo de la presentación no era solamente el hecho de pedir que se trate un proyecto de ordenanza en el recinto, sino también cumplir con “un compañero y amigo, Fernando Montenegro”. Y recordó a “Montenegro y Mastronardi, dos custodios que fueron asesinados en una estación de servicio hace muchos años y el dolor de ese hijo hace que hoy sea un experto en derecho penal porque perdió a su padre en esto. Un día me dijo: ‘Yo no creo que todos los políticos realmente quieran hacer algo’. No me quiero quedar con ese mensaje de los vecinos porque cuando perdemos credibilidad, para poco servimos”.

 

Una situación que se agrava

Mansilla planteó que “Argentina es uno de los países que encabeza en cantidad de robos por habitantes, 973 cada 100 mil” y señaló que la propuesta es parte de un proyecto de ley que en el año 2009 fue presentado en el Congreso.

“Recuerdo que allá por 2007 fuimos un grupo de concejales a hablar con el ex ministro de seguridad Arslanián, que dijo: ‘Hay que hacer cambios, sino se va a agravar la situación’. Y eso fue lo que ocurrió. Aquel proyecto de ley manda que se dicten leyes provinciales y ordenanzas municipales que creen organismos, nosotros pensamos que la seguridad es un tema municipal, provincial y nacional”, recalcó.

Y agregó que “la policía es provincial, pero la seguridad y prevención es municipal también, en definitiva somos tandilenses que nos tenemos que cuidar entre nosotros. Hay que institucionalizar las cosas. Hoy hay combustible en los patrulleros, talleres que arreglan patrulleros, sistemas de contratación de empresas privadas de seguridad municipales. Estamos controlando a la Piedra Movediza todavía. ¿Por qué no podemos cuidar a los vecinos de Tandil?”.

Remarcó la importancia de que exista una policía municipal y criticó el “incipiente” sistema de cámaras de la comuna.

 

Un observatorio

El proyecto de ordenanza propone “un observatorio para que sepamos de dónde recabar información, ahí tienen que estar los bomberos, el Hospital, un sistema unificado de información, una gran base de datos”. Además de “personas calificadas que manejen esa información, un sistema de cámaras y monitoreo, móviles que anden las 24 horas”.

“El sistema de protección ciudadana que planteamos que está a pleno debate, es un modelo. Nos parece que debe haber una ordenanza que toque esto y hay que tomar decisiones, sino tenemos solamente decisiones del Ejecutivo. No he visto una ordenanza municipal votada en estos cuatro años que aborde el tema seguridad”, cuestionó. 

El observatorio, puntualizó, sería un ente “descentralizado, con recursos propios, capacitados, con secretarías de gestión, tecnológicas, una de administración de recursos, un director ejecutivo, un consejo consultivo, ONGs de la ciudad que trabajan en esto, una comisión de datos, el foro de seguridad, que ahora lo tenemos, no lo tenemos y cuando pasa algo grave vuelve, el Hospital, todos los organismos nacionales y provinciales que tienen sede en Tandil, el ministerio público, los propios vecinos”.

Los objetivos del observatorio son “recabar la información, hacer el diagnóstico y hacer propuestas. Después hay que capacitar al personal, que tenga tecnología” y criticó que “se nos perdió un trabajador del observatorio que nos cuida hace pocos días y no lo encontrábamos”.

 

Las cámaras

“Cuando tuvimos un incidente en el local partidario en la campaña fuimos a ver las cámaras. La de España y Rodríguez, al estar mal colocada, hay una vereda que no se ve. Lo hablamos con el responsable que dijo que si estuviera dos metros más adentro de la calle se verían las dos veredas”, explicó.

Y cuestionó que “dos metros de caño y veríamos una vereda que hoy está dentro del cono de sombra. En una planta alta de una casa de esa esquina se vendía cocaína, la policía lo descubrió, justo en la vereda donde la cámara no apuntaba. Hubo delitos que no vimos porque faltaban dos metros de caño”. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario