Desde Transporte hay ?expectativas? ante el congelamiento de subsidios

A partir de ello, consultado por cómo lo viven desde el transporte público teniendo en cuenta que el boleto está sujeto a esto, señaló que “por las ventajas comparativas que tiene Tandil con la región”, en referencia a ciudades como “Balcarce, Azul, Olavarría, Necochea, incluso Bahía Blanca, respecto al parque automotor en cuanto a la cantidad de unidades y empleados, debería reflejarse una situación mejor”.
Sin embargo, admitió que “hoy eso no se ve y ciudades por ejemplo de la región que ni siquiera cumplen con el convenio 460 están cobrando lo mismo que las empresas de Tandil y en algunos casos más”, por lo que deseó que “ojalá que esa redistribución se oriente a premiar la eficiencia y la inversión”.
Luego, respecto a qué porcentaje de este subsidio es aplicado al pasaje, Albanese explicó que “hay distintas formas de verlo, Tandil recibe al año alrededor de 22 millones de pesos y el sistema necesita 55 millones al año para funcionar, es decir que 33 millones tienen que entrar por recaudación genuina, ése es el estado actual y nosotros entendemos que debe ser modificado en función de las inversiones y cantidad de unidades que tiene Tandil respecto de la región”. En tanto, informó que “más del 75 por ciento va a sueldos y cargas sociales”.

En la frontera
 
Respecto al convenio 460, informó que corresponde al que “realizaron las cámaras empresarias con la Unión Tranviarios Automotor (UTA) en 1973 y está vigente, en el cual se pautan salarios y condiciones laborales. Hay ciudades que están fuera de esto, pagan sueldos más bajos, no respetan nada”.
A partir de esta incertidumbre en torno a los subsidios, se le consultó si consideran la posibilidad de que éstos desaparezcan o de reacomodarse, como se intenta hacer de alguna manera en el área metropolitana a partir de la implementación de la tarjeta Sube, por lo que indicó que “podría ocurrir pero no en el corto plazo porque Sube hace un corte en 10 millones de pasajeros al año, por debajo de esa línea es inviable el sistema por los costos altos que tiene, si Tandil está en 9.200.000 al año, es decir, estamos en la frontera de eso”.
Pero lanzó que esto “es probable que con el tiempo llegue a Tandil pero no en lo inmediato”.
 
Funcionar sin subsidio
 
Por último, respecto del posible riesgo de que el transporte público en Tandil se quede sin subsidio, Albanese lanzó que “entendemos que no, ninguna empresa del país puede funcionar del todo sin subsidios porque prácticamente la mitad de sus ingresos son subsidios, deberíamos elevar tanto la tarifa que sería imposible para la gente utilizar el transporte. Puede ser que haya una retracción graduada en el tiempo pero no es posible en lo inmediato”.
Sobre cuánto costaría el boleto sin este subsidio, aseguró que en base al último estudio de costos sin subsidios pasaría a costar 6,19 pesos, costo que evaluó como “imposible para un trabajador pagar un boleto así”, y que hoy está en 3,25 pesos.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario