Desvalijaron una casa en Labardén al 200 y se llevaron las herramientas de trabajo

Ayer en horas de la madrugada una vivienda situada en Labardén 269 fue el blanco de un robo y los delincuentes se alzaron con gran cantidad de objetos de valor, ya que el dueño de la casa tenía cámaras de video y drones que utilizaba para su trabajo.
En diálogo con El Eco de Tandil, Eliel Copes contó que el domingo, alrededor de las 21, se fue a la casa de su hermana, donde se quedó a cenar y a mirar una película, por lo cual regresó a su hogar como a las 2.30.
“Nosotros tenemos dos caniches, y mi mujer me dijo que uno de los caniches estaba afuera. Lo primero que pensé es que había cerrado mal la puerta. Pero me bajé de la camioneta y vi que la pared estaba rota. Me quise morir, desarmaron la pared de planchones y se metieron por ahí, y también rompieron la puerta de entrada”, relató.
Los delincuentes se alzaron con un LCD de 32 pulgadas, una computadora notebook all in one, tablets, cámaras de video Gopro, celulares y dos drones que utilizaba para trabajar.

“Una tablet la dejaron tirada y aparentemente tendría huellas digitales, vamos a ver si encuentran algo. Me robaron teléfonos varios porque en la semana me dedico a reparar celulares, por lo tanto se llevaron celulares que ni siquiera eran míos, y los drones, que es lo que más lamento, uno de práctica y el otro un dron de video profesional”, sostuvo.
Copes contó que “yo hago cumpleaños de 15, eventos, casamientos, y compré el dron para incluirlo en el servicio, y con lo complicada que está la situación eso me venía salvando las papas. Justo había comprado varias cámaras con tarjeta de crédito y se llevaron todo, las cámaras de video, me dejaron en bol…”.
PhotoCopes
En tanto, afirmó que como trabaja mucho de noche, los vecinos escucharon ruido pero pensaron que era él que venía de trabajar.
No es la primera vez que el matrimonio es víctima de un ilícito de estas características ya que el 31 de diciembre por la noche, también les desvalijaron la casa y les robaron hasta las medias y los calzoncillos.
“Me arruinaron. Nuestra fuente de ingresos, que venía siendo el dron, se la llevaron, con trabajos por delante para cumplir y lo peor de todo que me es imposible comprar otro en este momento. Me quedé prácticamente como empecé, con una mesa, una heladera y la cama”, lamentó. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario