Distintas localidades debatieron estrategias para controlar la tucura

La jornada, que se desarrolló el lunes pasado, contó con la participación de referentes municipales de Adolfo Alsina, Adolfo Gonzales Chaves, Azul, Balcarce, Benito Juárez, Bolívar, Coronel Dorrego, Coronel Pringles, Coronel Suárez, Daireaux, General Alvear, Guaminí, Lamadrid, Laprida, Las Flores, Lobería, Necochea, Olavarría, Puán, Rauch, Saavedra, San Cayetano, Salliqueló, Tandil, Tapalqué, Tornquist, Tres Arroyos, Tres Lomas, Trenque Lauquen y Pellegrini.
Las tucuras son insectos cercanos a las langostas. Poseen un aparato bucal masticador y un régimen alimentario específicamente fitófago, se reproducen sexualmente enterrando sus huevos en los primeros centímetros del suelo, poseen dos pares de alas bien adaptadas para vuelos prolongados y un tercer par de patas de tipo ?saltador?, lo que les confiere una excelente capacidad de traslado.
Estas características, junto a su elevada capacidad de multiplicación, su voracidad y su régimen alimentario puramente fitófago, hacen que, cuando las condiciones naturales les resultan adecuadas, puedan convertirse en serios enemigos de la producción vegetal.
Durante los últimos meses se realizaron monitoreos poblacionales de tucuras en la zona crítica de la provincia de Buenos Aires y el avance es cada vez mayor sobre los cultivos, sobre todo está afectando a la soja.
Esta clase de tucura puede trasladarse con velocidades de hasta 40 kilómetros por hora y, por este motivo, ha sido considerada ?históricamente- por el agro argentino como la más dañina. Son insectos adictos a la celulosa y en el sudoeste de la provincia pasaron de las pasturas a los cultivos.
Para enfrentar la plaga, los expertos recomiendan que los productores afectados realicen un tratamiento (fumigación con insecticidas) en bloque, sobre potreros de campo natural, pasturas de más de un año, banquinas y vías férreas.
Los potreros más afectados fueron los que no tuvieron movimiento de tierra, por lo que los huevos permanecieron intactos.
La tucura fue una plaga importante en los ?80, cuando la mayor parte de los campos se dedicaba a la ganadería. En los últimos años, el avance de la siembra directa sin remoción de suelo y las primaveras secas provocaron un gradual avance de la plaga.

Muchos afectados

De acuerdo a los datos que maneja la provincia, unos 10 mil productores pudieron haberse visto afectados económicamente, en mayor o menor medida, por ataques de tucura durante la campaña que está finalizando.
Ante este panorama, reconocieron que existe una honda preocupación de los sectores involucrados acerca de las pérdidas que podría ocasionar esta plaga en los próximos años y anticiparon que el éxito de las estrategias de control que pudieran implementarse depende, en buena medida, de la detección temprana de los nacimientos de los insectos y su rápido control.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario