El alquiler de campos atraviesa su peor momento a raíz del retiro de los pooles

Manifestó que el dueño de los campos acostumbrado a alquilar perdió el “conocimiento” necesario para realizar las tareas de siembra porque las condiciones han variado, hay malezas resistentes al herbicida y ésta ahora te puede matar el cultivo anterior. 
“No digo que no se alquile porque los campos buenos tienen demanda, pero los campos intermedios a malos no se alquilan y en la actualidad se trabaja a porcentaje, el rentista intenta compartir los riesgos con el dueño del campo”, precisó Villegas quien reside en Saladillo, provincia de Buenos Aires. 
Agregó que la “idea es ´si pierdo o gano me acompañás´, antes había que invertir de 300 a 400 dólares por hectárea en alquiler y otro tanto en la siembra, lo que hacía una inversión de 800 dólares, pero necesitaba un rinde de muy alto de 4.500 kilos de soja por hectárea, para lo cual había que utilizar tecnología y vemos que sin embargo el uso del fertilizante ha bajado”. 
 
Efecto incertidumbre
 
Para el director de la SRA, ese esquema permitió llegar a una producción de 100 hacia 125 millones de toneladas de granos en la Argentina, “ahora ya no”. 
“Cuando hay incertidumbre, por ejemplo, motiva que se reduzca el uso de tecnología, y así descendió la venta de fertilizantes, incide la intervención del gobierno, el precio de los fletes, con el mercado de maíz y trigo intervenidos, la soja es la opción”, señaló.
Apreció que “nuestros suelos están prácticamente agotados, se usa menos fertilizante, el suelo es una cuenta corriente que le sacás y le sacás, hasta se ve el deterioro en el cinturón maicero que es un suelo grado uno, se hace soja sobre soja y no respetan la rotación”.
“Antes el modelo de alquiler te hacía producir mucho más, hoy  son otros tipos de contratos, muchos dueños de campos contratan un agrónomo, o siguen con el que alquilaba antes pero, van a porcentaje, hoy el que siembra trata de compartir el riesgo que puede ser climático, aumento de retenciones: en agricultura por alquiler, los costos fijos están comiendo toda la renta”, dijo.
El factor climático cada vez es más importante: “En Saladillo, tuvimos una seca muy grande en diciembre y a principios de enero.  Habrá que ver cómo evolucionan los cultivos”, indicó. 
Además, señaló que un tipo de cambio que sube más de un veinte por ciento te licua algunos costos fijos que tiene la producción agropecuaria como ser sueldos, combustibles, alimentos y reparaciones, en diálogo por Radio Colonia.
“El negocio del campo alquilado en la Argentina se murió y es una lástima, porque cuando uno alquilaba un campo tenía un costo de 700 dólares, tenía que usar mucha tecnología, producir más y entonces se llegó a los 100 millones de toneladas”, señaló. NA

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario