El Banco de Alimentos batalla contra el hambre, un ?enemigo que es difícil de vencer?

 

El Banco de Alimentos en Tandil surgió en abril de 2002 con la misión de contribuir a reducir el hambre en la zona, solicitando, administrando y almacenando donaciones de alimentos para entregarlas a instituciones que ayudan en forma directa, tales como comedores o Cáritas. 
Según explicó el presidente de esta ONG, Alejandro Arhex, el Banco de Alimentos funciona en todo el mundo y “se crea en el 65’ en Estados Unidos, cuando alguien se dio cuenta de que todo lo que no sirve para comercializar, se puede donar a esa institución que lo distribuye entre personas que lo necesitan”.
“Con ese esquema original nace el Banco de Alimentos de Tandil, que es el segundo en el país después del de Buenos Aires”, recalcó.  
Los alimentos que recibe y luego distribuye el Banco son “elementos que no se pueden comercializar por algún motivo, por ejemplo, en el supermercado se rompe una botella de aceite y mancha a todas las de la caja. Las demás botellas no se pueden comercializar porque tienen la etiqueta manchada, eso lo tenían que enviar nuevamente al productor, con los costos que implicaba”. 
Por su parte, Mario Bañiles aclaró que “no se puede comercializar pero es apto para el consumo humano. Otro claro ejemplo son los productos estacionales, como turrón de navidad, pan dulce, budines, que son para fechas específicas o marketing que se genera para vender un producto relacionado con determinado evento como la Copa América, entonces por ejemplo, sacan una galletita en la que te regalan una entrada para ver un partido. Cuando pasó la Copa América esa galletita pierde su función en el mercado, y anteriormente eran destruidos”.
Por otra parte, Arhex indicó que el Banco de Alimentos no es un supermercado en donde las instituciones pueden encontrar todo lo que necesitan, ya que depende de donaciones.
Asimismo, recalcaron la importancia de las donaciones que reciben del sector agropecuario porque a partir de ellas logran realizar una “cadena de valor”. 
“Por ejemplo, el productor donó trigo, hubo un acopio que lo recibió, después lo mandó a un molino, que molió el trigo y lo convirtió en harina que fue enviada a una fábrica de fideos y a nosotros nos entregan fideos. El banco lo que hizo fue armar esa cadena, esa logística”, explicó el presidente de la ONG.
Bañiles remarcó que la fortaleza del Banco de alimentos es el campo. “Todo lo que ha logrado el Banco de Tandil en gran parte se debe a los productores que han sido solidarios y han colaborado, y es nuestra carta fuerte a nivel nacional, porque formamos parte de una red de Bancos de Alimentos, entonces cada uno de acuerdo a la región en la que está, trata de hacerse fuerte en algún  producto. Nosotros lo somos en cereales”, señaló.
Un proyecto que están llevando a cabo hace un año y medio en conjunto con el Banco de Alimentos de Mar del Plata y con apoyo de la Secretaría de Salud del Municipio tiene que ver con la alimentación saludable. “Entramos en el mercado de frutas y verduras de Mar del Plata, se hace un rescate de frutas y verduras que antes se tiraba”, explicó Bañiles.  
“La verdad, es fruta y verdura de primerísima calidad la que logramos rescatar. Eso era desperdicio y es tan irritante que hay gente que no tiene para comer y por otro lado cosas que se tiran”, recalcó Arhex.  
Asimismo, en el Banco de Alimentos están dictando un curso de cocina para que las instituciones aprendan a utilizar los elementos que se les brindan.
“Estamos conformes pero nuestro enemigo es difícil de vencer: el hambre”, recalcó Bañiles.  
-¿Con cuántas instituciones están trabajando actualmente?
-Mario Bañiles: -Con 111 instituciones que ayudan a 15 mil personas. Esas instituciones son aproximadamente el 70 por ciento de Tandil y el resto de ciudades vecinas.  
-¿Con qué proyectos están ocupados en este momento?
-Alejandro Arhex: -Tenemos un proyecto bastante ambicioso porque en realidad las instituciones colaboran con el Banco donando alimentos, pero las personas comunes colaboran como voluntarios, que tenemos muchísimos, entre 400 y 500 que dan vueltas durante el año en diferentes actos y organizaciones que hacemos. Pero lo que nos faltaba era algún modo de permitirle a gente que quiere colaborar, que lo haga. Estamos ideando una campaña de socios adherentes a través de tarjeta de crédito que en poco tiempo vamos a largar y masificar. Esto va a ser un canal para que esa gente pueda colaborar a través de un aporte mensual de dinero con su tarjeta de crédito. Eso nos sirve porque el Banco tiene mucha logística.
M.B.: -Como somos una ONG, para movilizar toda esta estructura de una organización que mueve alrededor de 30 mil kilos por mes, esto conlleva toda una logística para que estos alimentos primero lleguen y luego puedan ser distribuidos, tenemos cámara de frío y todo un depósito que está aprobado por Bromatología. Toda la estructura que necesita una empresa para funcionar también la necesita el Banco, porque nosotros nos tenemos que asegurar que el alimento llegue en condiciones a los platos de comida, y eso conlleva un gasto. Tenemos un presupuesto y en base a eso las instituciones colaboran con 50 centavos por kilo de alimento, que es el 30 por ciento de nuestro gasto estructural, y el resto es financiado a través de los eventos que hacemos, una correcaminata en marzo, un remate de ganado en el mercado de Liniers en noviembre y una cena que hacemos el 10 de septiembre en el Golf, que todavía nos quedan algunos lugares disponibles y se pueden comunicar al 44-9149 para comprar la entrada que tiene un costo de 200 pesos. 
Ya veníamos trabajando con tarjetas, con Elevar, Mira y Naranja, pero no era algo masivo. Ahora vamos a hacer algo más abarcativo porque incorporamos Visa y Mastercard. Entonces aprovechando lo que ya teníamos y lo nuevo, vamos a largar una campaña invitando a la gente que quiera sumarse a la misión del Banco.
-¿Cuál es la importancia que reviste para ustedes el trabajo que hacen en la Mesa Solidaria?
A.A.: -Nosotros somos fundadores de Mesa Solidaria y siempre tratamos de apoyar el espacio porque es una forma de comunicación importante con las demás instituciones y desde el Banco de Alimentos los apoyamos. Nos sirvió para darnos cuenta de la importancia  que tiene comunicarse y conocer las acciones de las instituciones. Tenemos la temperatura real de lo que está pasando.
M.B.: -El Banco en sí es una red de 111 instituciones que luchan contra el hambre. La Mesa Solidaria es una opción de ampliar esa red. Estamos enfocados en nuestra misión de reducir el hambre, pero sabemos que las problemáticas sociales son muchísimas. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario