El Confederal de la CGT pedirá resguardar las fuentes de trabajo y espera un pacto social

Los jefes gremiales plantearán las incertidumbres que se generan en cuanto a su profundidad y duración, y la necesidad de consensuar con empresarios y Gobierno políticas de defensa. A la espera de medidas arancelarias que “defiendan los productos argentinos frente a los extranjeros”, el Confederal será la antesala de una reunión que convocará en una misma mesa al Gobierno nacional, a la central obrera y a la Unión de Industriales Argentinos (UIA).
La idea de los gremialistas es exigir que se adopten medidas para que eviten que las empresas implementen suspensiones y despidos de personal como consecuencia del coletazo de la crisis financiera internacional en el país. Ante la situación económica que atraviesa el mundo, el Gobierno nacional pondría en marcha un plan preventivo de “protección del empleo”, y sería evaluado por Moyano y por el titular de la UIA, Juan Carlos Lascurain, en una reunión que mantendrán el miércoles en Casa de Gobierno.
En diálogo con Noticias Argentinas, Lacurain confirmó el encuentro aunque dijo que no está al tanto de si en la mesa estará el tema en discusión, pero advirtió que “hay que analizar la problemática con más atención”.
“Hay que analizar estas cuestiones con más precisión pero no quiero adelantar nada hasta que no se concrete el encuentro”, le dijo el titular de la UIA a NA. Las suspensiones pusieron en estado de alerta a los jefes de los gremios, que reclamaron una reunión urgente de la cúpula sindical para llegar con “algo más claro” a la cita congresal ante la impaciencia de los reclamos.
Los reclamos que se escucharon en la sede gremial de Azopardo llegaron rápidamente a la Casa Rosada, y generaron que el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y el jefe de Gabinete, Sergio Massa, mantuvieran una reunión para acelerar acciones que apunten a “prevenir” las probables secuelas de la crisis mundial.
Las primeras medidas que afectan a los trabajadores llegaron en el rubro automotriz pero desde otros gremios advierten que una caída del consumo pondría en riesgo “muchas” fuentes laborales. Si bien quedaron relegados los pedidos de aumentos salariales masivos a través de la implementación de un bono de 500 pesos, el Confederal ratificará su antiguo reclamo para que se eleve la cuota de 37 pesos que pagan los monotributistas para acceder a la atención de las obras sociales sindicales y abonen “una cifra equivalente a la de cualquier trabajador medio”.
Las prestaciones de salud será otra de las preocupaciones que expresará la central obrera en el documento, y de este modo reflotará la discusión que había quedado planteada pero no abordada en el orden del día original del congreso.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario