El conflicto con Pami se agrava y la Chacabuco podría cortar las urgencias

Pese al acercamiento que surgió a principios de la semana entre Pami y la Nueva Clínica Chacabuco, que generó alguna expectativa tras la decisión adoptada el viernes pasado de suspender los servicios médicos a los afiliados y mantener sólo las urgencias, ayer hubo una nueva escalada del conflicto que mantienen ambas instituciones.

Sin novedades en torno al planteo por los cambios implementados en el sistema de pago por servicios con cartera asignada, las autoridades del centro asistencial privado advirtieron que podrían avanzar en la decisión de cortar las urgencias en caso de no lograr respuestas. “La medida se va a agravar porque así no podemos seguir”, sostuvo el director administrativo, que confesó que “si no lo solucionamos, tenemos que ir al corte definitivo”.

Tras ratificar que no recibieron ninguna comunicación oficial de parte de las autoridades de la casa central, aseguró que existe predisposición al diálogo que permita encausar el problema y buscar una salida.

Por el momento, ayer se cumplió una semana de la decisión adoptada por la Clínica Chacabuco de suspender los servicios médicos a los afiliados, aunque se mantienen las urgencias y las internaciones programadas. La medida afecta a unas 15 mil personas, que representan el 70 por ciento de la cápita de Pami en Tandil.

 

Sin novedades

 

Saracca confirmó a El Eco Multimedios que “no hemos tenido ninguna novedad” y recordó el llamado telefónico que recibieron de Mar del Plata el lunes, que se reiteró al día siguiente convocando a una reunión en Capital Federal el jueves, “pero después no nos ratificaron nada”.

Remarcó que “estamos atendiendo urgencias” y que el número de pacientes internados osciló “entre 17 y 20” en forma diaria cuando normalmente “tenemos entre 23 y 25”.

En cuanto a los inconvenientes que derivaron en la medida explicó que “hace un año venimos planteando este problema a las autoridades de Pami”, que también llevaron a la Comisión de Salud del Concejo Deliberante, presidida por el edil radical Adolfo Loreal. “A nosotros hace dos años que no nos autorizan los valores”, se quejó.

Si bien admitió que la obra social “paga todos los meses”, aclaró que lo hace “sin autorización, cuando todos sabemos lo que ha pasado estos últimos dos años en el país”, y calculó que “estamos desfasados en un ciento por ciento respecto de lo que estamos cobrando”.

La última factura “no sólo no llegó con el aumento previsto sino que nos pagaron 300 mil pesos menos”, informó, y agregó que “con lo que pagan por el segundo nivel no alcanzamos ni siquiera a cubrir la proporción del gasto de sueldos que tiene la Clínica”, a lo que sumó otros gastos como honorarios y medicamentos.

Recordó también la reunión que se celebró en enero de este año en Buenos Aires, tras la cual se renovaron las expectativas por una salida al conflicto planteado “pero, lamentablemente, no tuvimos ninguna novedad”. Lo mismo sucedió en julio cuando las partes volvieron a juntarse con otros representantes de la obra social pero con los mismos resultados.

 

Una situación compleja

 

De continuar con esta situación, Saracca trazó un complejo panorama al señalar que “estamos solventando con el resto de las obras sociales a Pami, lo mismo que con el plan de salud nuestro, que hoy tiene cinco mil socios”. Por lo que también descartó la posibilidad de generar alguna inversión en la institución.

Dijo que el conflicto es “muy difícil” y que no sólo afecta a la Nueva Clínica Chacabuco sino también a otros centros privados de la provincia y del país. “Es generalizado”, aseguró.

“Sabemos que no va a ser fácil, queremos ser optimistas, pero la verdad es que no sabemos cómo va a terminar”, admitió el referente de la institución.

“Es una vergüenza”

La medida afecta a unos 15 mil jubilados y pensionados de la cuidad afiliados a la obra social, que demandan del servicio de salud. “Es el sector que mejor tendría que estar atendido”, resaltó Saracca, que alegó los esfuerzos por atender a los pacientes “de la mejor manera posible”.

“La Clínica ha hecho mucho esfuerzo para atender Pami”, defendió, y calificó de “vergüenza” lo que sucede.

Para finalizar aprovechó la oportunidad para expresar sus disculpas a los afiliados de Pami por este momento “pero la situación de la clínica se ha colmado”, justificó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario