El doctor Gilabert renunció a Atención Primaria ante la continuidad de su agresor

Fue reubicado en el Hospital mientras avanza el sumario. 

Ayer se confirmó que el director de Atención Primaria, José Ignacio Gilabert, presentó la renuncia a su cargo y dejará de trabajar para el Municipio el 1 de abril. Si bien esgrimió razones de índole personal en la carta que envió a las autoridades del Departamento Ejecutivo, este Diario pudo conocer que el verdadero motivo que desencadenó la drástica decisión es el hecho de que el enfermero que lo agredió volvió a trabajar en la Secretaría de Salud, pero fue reubicado en el Hospital Ramón Santamarina mientras avanza el sumario administrativo.

Cabe recordar que durante los primeros días de enero, Gilabert sufrió un violento y sorpresivo ataque por parte de Jorge Gómez, un enfermero del área de Salud comunal que sin mediar palabras, le pegó con un palo, dejándolo tirado en el piso. El funcionario radicó la denuncia policial en su momento y se inició un sumario administrativo para investigar las responsabilidades del agente municipal.

No obstante, desde el Sindicato de Trabajadores Municipales se informó que el enfermero ya está nuevamente en funciones, aunque fue derivado a otra área, y percibe sus haberes con normalidad.
Por el momento, el aún director de Atención Primaria se excusó de brindar declaraciones a la prensa, pero El Eco de Tandil dialogó con el concejal que se encuentra en la comisión de Salud, Pablo Díaz Cisneros.

El edil del PRO confirmó que Gilabert presentó su renuncia y que va a permanecer en el cargo hasta el 31 de marzo, por una cuestión de transición hasta que asuma el nuevo director.

Avalar la violencia

Díaz Cisneros aseguró que el motivo por el cual renunció el director de Atención Primaria fue el hecho de que se restituya al cargo al enfermero que lo golpeó en la vía pública, aún cuando hay un sumario y el acto de violencia está denunciado.

“Evidentemente, él considera que esto no se puede permitir porque es una manera de que él quede desautorizado como director de Atención Primaria, teniendo en cuenta qué tipo de autoridad puede ejercer a partir de que puede ir cualquier persona que dependa de él a cometer semejante tipo de atropello frente a una situación de disconformidad o de malestar”, expuso.

En ese sentido, consideró que el hecho de que el enfermero vuelva a trabajar “de alguna manera es avalar la violencia como método de protesta hacia una persona, en lugar de presentarse y si tiene algún problema, alguna diferencia, haber recurrido al sindicato o a autoridades superiores
para poder plantear en el lugar que correspondía su queja o su molestia”.

“Yo hubiera hecho exactamente lo mismo”

El concejal -que también es médico- aseguró que “coincido totalmente con esa postura, creo que si a mí me hubiera pasado lo mismo en el ejercicio de la autoridad que me confiere en este caso el Ejecutivo yo hubiera hecho exactamente lo mismo, hubiese presentado la renuncia inmediatamente”.

Y sostuvo que “realmente de ninguna manera se puede aceptar la violencia como método para poder manifestarse y por otra parte, yo entiendo que el sindicato defienda a un trabajador pero creo que en este caso de ninguna manera, por más que el sindicato tenga también sus reparos sobre la investidura del director de Atención Primaria, no se pueden avalar este tipo de actitudes en ningún caso”.

Al respecto, opinó que el gremio debería “impulsar a la gente a que se dirija al sindicato a hacer la denuncia correspondiente para que ellos aboguen por una persona, que por ejemplo se sienta injustamente transferida de un lugar a otro, pero de ninguna manera legitimar este tipo de manifestación, que es lo que ha ocurrido acá”.

“El tema es que de ninguna manera se puede aceptar este tipo de actitudes, es más el Gobierno municipal tiene todas las herramientas como para no aceptarlo”, lanzó.

Y añadió que “supongo que él debe haber planteado el tema en el Municipio para que lo apoyaran pero evidentemente me parece que se ha sentido muy solo, no sé si alguien ha salido a defenderlo o no”.

Y recordó que “impulsamos desde nuestro bloque oportunamente en una de las sesiones de Concejo un proyecto sobre el repudio a acciones violentas en contra de cualquier funcionario. Eso salió votado por unanimidad, pero no vi otra publicación en defensa del funcionario agredido”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario