El Ejecutivo le iniciará sumarios a los técnicos que se negaron a cruzar al Hospital de Niños

La gestión de Miguel Lunghi le iniciará sumarios administrativos a los técnicos que se negaron a desempeñarse en el Hospital de Niños Debilio Blanco Villegas, conflicto que aún demora la apertura de la sala de internación.
Como lo anticipara este Diario en su edición de ayer, la primera tanda de los 68 técnicos que fueron notificados respondió de forma negativa al pedido del Ejecutivo local.
Sin embargo, hubo un número reducido de trabajadores que contestó afirmativamente a las intimaciones que envió el Gobierno, un caso previsible dentro de cualquier conflicto sindical, e inclusive no se descarta que la decisión, en casos particulares, esté vinculada a la protección ante posibles represalias.
Finalmente, la comuna no optó por considerarlos en medida de fuerza, puesto que, como se informara ayer, podría haberle entregado al sector ?el paraguas legal? para no prestar el servicio: una posible conciliación obligatoria hubiese retrotraído todo al punto cero, momento en que el Debilio Blanco Villegas no estaba en funcionamiento. Además, sería una especie de ?paro parcial?, porque los técnicos nunca pusieron en duda su desempeño en el Hospital Santamarina.
Ahora, la internación dependerá de los convenios que establezca el Municipio con los laboratorios privados en pos de garantizar el servicio.
En tanto, la guardia de neonatología es un tema prácticamente resuelto, ya que se confirmó la disponibilidad de un nuevo profesional para cubrir uno de los puestos que quedaron vacantes en las últimas horas.
En caso de que no se consiga un séptimo, los médicos estarían en condiciones de cubrir la vacante con una guardia rotativa. 

La voz
oficial

El secretario de Gobierno, Marcos Nicolini, informó que ayer contestaron unos 35 técnicos y sólo una pequeña minoría prestará servicios en el nuevo centro pediátrico.
?Tenemos un grupo de técnicos que está dispuesto a cruzar y otro que no. Sobre los que no están dispuestos a cruzar, se van a mandar los escritos que han hecho a la Secretaría Legal y Técnica y se les va a iniciar un sumario administrativo por no cumplir una orden legalmente impartida?, señaló Nicolini.
El Municipio se ampara en ?una ordenanza que establece que el alcance de la relación entre los técnicos y el Municipio abarca al Hospital Santamarina y a todas las dependencias sanitarias del Partido de Tandil. Por eso tendrían que cumplir servicio ahí también?, agregó el funcionario.
-¿Cuáles podrían ser las consecuencias de la apertura de un sumario?
-El sumario se abre luego de que una autoridad municipal da una orden verbalmente y no se cumple, y la reitera por escrito y también ocurre lo mismo. Para los sumarios habrá que hacer toda la investigación y habrá que llamar a declarar a la gente. El sumario es un proceso donde hay derecho de defensa. No hay una sanción predeterminada, se puede llegar a cualquier sanción, depende de lo que la gravedad del caso requiera.
-¿Por qué se optó por la apertura de sumarios?
-Hay dos sistemas de sancionar dentro de la Municipalidad. Uno es la sanción directa, de hasta diez días de suspensión, que pueden imponer los directores y los secretarios. Para esto no se necesita un sumario administrativo. El otro sistema es este último, que es mucho más largo, porque necesita mayores formalidades para cumplir, aunque podés imponer sanciones mayores a los diez días de suspensión.
-¿Cómo continúa el funcionamiento del Hospital de Niños tras esta decisión?
-Lo que ellos comunicaron es que no van a trabajar en el Hospital de Niños. Entonces, todo lo ambulatorio lo absorberán. Y lo que sea internación en el Debilio Blanco Villegas se hará con laboratorios de afuera.
-¿Para cuándo está prevista la apertura de la sala de internación?
-Se están ajustando detalles. Nosotros preveíamos que iba a estar todo en condiciones para iniciar. Ahora hay que negociar con los laboratorios, pero está cerca para que se abra.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario