El Ejecutivo recaudó “más de lo previsto” con la Tasa de Seguridad durante el pasado ejercicio

El secretario de Economía y Finanzas, Daniel Binando, brindó algunas cifras que se desprenden del análisis del ejercicio 2016, puntualmente en torno a la Tasa de Seguridad, un tema que generó polémica e incluso un contrapunto frente a los cuestionamientos que elevó oportunamente la concejal del Frente Renovador Beatriz Fernández frente a los recursos recaudados y su parcial inversión.

Sobre este aspecto, reconoció que los contribuyentes respondieron de mejor manera a lo estimado, con lo cual la recaudación del tributo superó las expectativas.

En diálogo con el ciclo radial “No hay dos sin tres” (104.1 Tandil FM), el funcionario también se refirió al primer acercamiento con el Sindicato de Trabajadores Municipales en la previa al inicio de negociación salarial para lograr una recomposición para este año, explicó la proyección de la pauta salarial estipulada y también el sistema implementado por el gobierno de María Eugenia Vidal, que establece un incremento por trimestre con revisión según la evolución de precios que releva el Indec.

Seguridad

En primer término, el secretario contextualizó que durante el tratamiento del presupuesto del año pasado “impusimos la nueva tasa que tenía tres fuentes de recaudación, la Retributiva de Servicios, la Vial y la Unificada de la Actividad Económica”.

Durante el pasado ejercicio Binando confirmó que “tuvimos una recaudación mayor que la prevista”, pese a los descuentos y beneficios que se aplicaron.

Defendió que “hubo un mayor incremento de gastos” en lo que denominó apoyo logístico a la policía, en referencia al acompañamiento del Gobierno en el funcionamiento de la fuerza como en “reparaciones de vehículos, gastos de combustible, cambio de neumáticos, arreglo de motores”.

“Hemos invertido mucho más también de lo que teníamos previsto en 2016”, insistió el funcionario en respuesta a las acusaciones sobre la subejecución de los recursos recaudados, que se sumaron a los que envió la Provincia para seguridad.

Más números

A más precisiones, indicó que trabajan en el cierre de las partidas de todo lo ocurrido en el Municipio durante 2016, con vistas a la rendición de cuentas que elevarán al Concejo Deliberante.

En ese sentido se centró en la Tasa de Protección Ciudadana, que se creó de manera no afectada e integraba los recursos de libre disponibilidad, hecho que fue modificado a mediados del año pasado con una ordenanza aprobada en el Legislativo para garantizar la afectación de esos recursos.

En concreto “se había presupuestado para gastos de la Secretaría de Protección Ciudadana la suma de 48.518.232,18 de pesos y se realizaron gastos por un total de 48.620.179,27 de pesos”, es decir que “en exceso hay 101.947,09 de pesos”.

El impuesto “debe cubrir estos gastos” ya que son afectados a ese fin. Con un “gran criterio de responsabilidad fiscal que tiene la población de Tandil, se recaudó en concepto de la Tasa de Protección Ciudadana 49.700.712,83 de pesos”, puntualizó.

Así, con esos números parciales Binando afirmó que “existe una diferencia entre lo percibido y ejecutado de 1.080.533,56 de pesos”.

Este último monto se amplía al presupuesto 2017 una vez finalizada la rendición de cuentas, es decir, se suma al monto fijado por el cálculo para el actual ejercicio con una ampliación presupuestaria. “Y se hace de este modo porque es recurso afectado”, insistió.

También citó el proyecto que apunta a la incorporación de 200 cámaras de seguridad al Centro de Monitoreo, cuya “licitación nos comprometerá en los próximos meses a tener una erogación mensual superior a los 600 mil pesos mensuales”, montos que “serán absorbidos sin lugar a dudas”.

En otro párrafo Binando aseguró que existe un “error” en la oposición cuando se refiere a la “subejecución” de la tasa de Protección Ciudadana y aclaró que “la subejecución solo se da cuando lo presupuestado es inferior a lo ejecutado en el recurso de gastos”. Mientras que en este caso “hubo una sobreejecución de las erogaciones correspondientes”.

Para un mayor detalle expuso que los 48.620.179,27 de pesos se invirtieron en los siguientes rubros: “personal, 23.844.005,73 de pesos; bienes y servicios, 13.959.382,19 de pesos; bienes de uso, 9.952.631,43 de pesos; y transferencias, 864.159,92 de pesos”, aclarando que las cifras pueden tener modificaciones a medida que se terminen de cerrar las imputaciones del Municipio para la rendición de cuentas del ejercicio 2016, por lo tanto son de carácter provisorio.

Fondo Educativo

En otro de los puntos, sumó la situación en torno a la inversión de los recursos afectados al Fondo Educativo y la creación de la Unidad Ejecutora, que “nos va a permitir tener una mayor velocidad; tener los papeles certificados y aprobados para la ejecución de obras y pagar”.

“Los montos se van a recibir igual, entran en una cuenta afectada mientras están inmovilizados estoy facultado para ponerlo en plazo fijo”, justificó Binando, que también expresó que “esos proyectos que quedaban en el tintero en años anteriores porque no teníamos a los profesionales que auditaran, llevaran los controles y certificaran, hoy los vamos a poder tener”.

El sistema
de Provincia

Por otro lado Binando se centró en discusión que mantendrá el Ejecutivo con el Sindicato de Trabajadores Municipales de Tandil, que en noviembre pasado elevó su pretensión del 45 por ciento de recomposición salarial para este año.

En ese sentido aclaró que pese a que las negociaciones las llevan adelante las autoridades de la Secretaría de Gobierno, el área que dirige aporta las variables económicas para sostener el debate, que en este caso se traduce de lo establecido en el presupuesto, precisamente un 17 por ciento de pauta salarial para este año.

Explicó que la estimación plasmada, que dista del planteo sindical, es “interanual”, es decir, que la suma de dinero permitía que desde el primer mes de enero hasta diciembre se podía otorgar ese porcentaje.

Y agregó como punto a considerar que la cifra total que se acuerda tendrá un “fuerte impacto” en los próximos presupuestos.

En esa línea puso en consideración el sistema utilizado por la Provincia que establece un incremento salarial distribuido en cuatro tramos trimestrales y con la garantía de un ajuste automático en base a la evolución del índice de precios al consumidor (IPC) que releva el Indec.

La propuesta, elaborada por el ministro de Economía Hernán Lacunza, establece que “habrá cuatro aumentos en el año, uno por trimestre, y que se va a cotejar con la suba de índice de precio al consumidor”. Es decir que “si se acuerda un 4,5 por ciento en el primer trimestre, el 31 marzo se evaluará la inflación y se ajusta. Si es de 4,5 por ciento se mantiene, si es menos también se mantiene el porcentaje que se pactó en el acuerdo salarial y si es mayor el IPC se aumenta el porcentaje que se perdió de poder adquisitivo”, expuso Binando.

El secretario calificó de “novedoso” el sistema ya que permite “poner un porcentaje bajo de expectativa de inflación, que es el verdadero problema que tenemos, y de esta manera el trabajador no pierde tanto en su escala salarial”, y además resulta “bastante equitativo porque permite un ajuste bastante real de lo que está pasando con los bienes y servicios consumibles”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario