El extenso conflicto agropecuario resintió el movimiento de los bancos tandilenses

La banca tandilense sintió fuertemente el conflicto agropecuario que se desató el 11 de marzo pasado, tras la imposición de las retenciones móviles por parte del Ejecutivo nacional.
La reducción en el flujo de fondos y en la toma de préstamos, más algunas demoras en el pago de los vencimientos, son algunos de los indicadores que recabó este Diario en su consulta a las entidades que operan en Tandil. 
Los gerentes de los bancos Provincia, Galicia y Nación (las tres entidades más abocadas al sector agropecuario) ofrecieron el estado de situación de cada una de las instituciones que lideran.
Sobre la base de los datos con los que partió esta Redacción para concretar el informe, los entrevistados respondieron a estas tres preguntas:
1-¿Cómo afectó el conflicto agropecuario en el movimiento del banco?
2-¿Hubo moras en el pago de créditos tomados por los productores rurales?
3-¿Cuáles son las políticas que la entidad que gerencia le ofrece al campo?
Las respuestas de cada uno de los gerentes ofrecerán un panorama sobre la influencia de la disputa que mantienen el Gobierno nacional y el agro hace ya más de cuatro meses, condicionadas también por las características intrínsecas de cada una de las entidades (en este caso, dos públicas y una privada), lo que arrojará algunas diferencias, como por ejemplo, en la toma de créditos y la acción de la suba de las tasas en la banca privada.

La caída de los depósitos

Flavio Rouan, gerente del Banco Provincia:
1- Hay tres líneas para ver: depósitos, créditos y variables de flujo que circulan. Los depósitos cayeron entre un 10 y un 20 por ciento. El productor tuvo que llevarse esos fondos para subsistir, pagar gastos y seguir operando. En los créditos, la operatoria siguió normal. Y la disminución de fondos fue producto de que el sector no comercializó. Este volumen disminuyó entre un 30 y un 50 por ciento.
2- En el caso nuestro, si hablamos de cumplimientos, hemos tenido casi un ciento por ciento, porque han existido atrasos en los que se esperó al cliente, pero de alguna manera se solucionaron. Sí hubo menores recursos para la operatividad del banco. Al no estar comercializando el sector agropecuario, fundamentalmente granos, lo que influyó en el flujo. Los créditos ninguno es mensual. Están adaptados a la generación de recursos que tenga el sector.
3- Somos un banco que siempre apoyamos al sector agropecuario. Está la línea de capital de trabajo, que tiene hasta un año de plazo; la tarjeta pro campo, que permite comprar de contado cualquier tipo de insumo para el sector y también tiene un año de plazo; líneas de inversión, para compra de bienes de capital, básicamente hacienda, con seis años de plazo y un año de gracia; también existe otra línea que contempla hasta la compra de vehículos, con convenios directos con las fábricas. Además, el banco puede facilitar un préstamo de retención de cereales para que el productor venda cuando lo crea más conveniente, porque los créditos siempre vencen en el momento de la cosecha. Se otorgan por 120 días y pueden extenderse por el mismo período.

Cese de pagos

Martín Gallastegui, gerente del Banco Galicia:
1- Hay una diferencia abismal con respecto a 2007. Prácticamente, no se tocó nada, ni se renovó maquinaria. Nosotros, el año pasado a esta altura, estábamos en plena tarea de leasing, compra de sembradoras y cosechadoras, distintos tipos de maquinarias. El hombre agropecuario invierte en su establecimiento, quiere crecer en lo que hace. Además, nadie quiere vender anticipadamente, vienen al banco y toman el dinero que tienen, esperando a lo que ocurra con la resolución 125.
2- Lo que se está haciendo ahora es la administración de la cartera. Del 11 de marzo hasta acá, es un mundo totalmente distinto. La verdad es que no se está sufriendo mucha mora, aunque sí hubo atrasos por los paros agropecuarios. En este mes, nosotros tenemos un vencimiento fuerte de la Galicia Rural y coincidió con la apertura del mercado quince días antes, con lo que mucha gente aún no logró vender para poder cubrirlo. En el transcurso de los días, tenemos la expectativa de que todo esté cubierto.
3- Básicamente, la Galicia Rural, que es como nuestro ?caballito de batalla?. Es una tarjeta que acompaña al productor, con vencimientos acordes a su actividad. Financia insumos, fertilizantes y hacienda.

El factor incertidumbre

Mario Cerutti, gerente del Banco Nación:
1- Si no hubiese sido por estos acontecimientos, hubiese sido masiva la aceptación de nuestra nueva línea de créditos. Hoy chocamos contra la incertidumbre del productor agropecuario. La reducción se nota en los depósitos, no en los depósitos a plazo, los del pequeño inversor, sino en lo que nosotros llamamos ?a la vista?. La gente que tenía su plata en cuenta corriente o caja de ahorro la utilizó toda para afrontar los meses en los que no pudo vender.
2- No, porque en nuestro caso los préstamos del sector agropecuario no tienen estacionalidad mensual. Los pagos son semestrales o anuales, salvo para el sector tambero. Normalmente, los créditos se combinan para pagar en los momentos de mayores ingresos. Nosotros, por lo menos, aún no lo advertimos.
3- El banco tiene, en estos momentos, la mayor actividad de crédito en muchos años. No hay actividad agropecuaria que no esté contemplada con créditos muy favorables para el deudor. Tenemos una línea de créditos e inversiones para todas las actividades, que pueden llegar a pagarse en diez años, y en los primeros cinco con una taza de 12 por ciento fija; luego, a convenir. Y para sectores específicos primarios, como el ganadero, cría de porcinos o avícolas, tiene una tasa final del 6 por ciento fija, porque la otra mitad es subvencionada por la Secretaría de Agricultura de la Nación. Eso es con absoluta libertad de fondos, no hay limitaciones.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario