El Gobierno rechazó bajar las retenciones, pero anunció una serie de medidas para el campo

El Gobierno rechazó ayer un pedido de la Mesa de Enlace para bajar las retenciones a la soja y al maíz, al explicar que desde el punto fiscal esa medida es imposible, pero en cambio anunció medidas para liberar las exportaciones de carnes, maíz y trigo.
El Gobierno insistió en que ahora al campo le va “bien”, por el alza de los precios internacionales de los commodities agrícolas y el apoyo que recibe desde el Estado.
Los integrantes de la Mesa de Enlace se fueron con tono de decepción tras la reunión, ya que el Gobierno repitió los números de los fondos por 21.700 millones de pesos que se destinaron al sector agropecuario, a través de 47 medidas, pero se negó a poner en práctica las iniciativas de fondo reclamadas por la dirigencia agropecuaria.
En un momento de la reunión, realizada en la Jefatura de Gabinete, entró a saludar la presidenta Cristina Kirchner a los cuatro dirigentes agrarios.
Tras el encuentro, brindaron una conferencia de prensa el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y los ministros de Economía, Amado Boudou, y de Producción, Débora Giorgi, quienes desgranaron una larga lista de medidas que el Gobierno viene tomando.
Llamativamente, no estuvo el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi.
La Mesa de Enlace estuvo representada por Eduardo Buzzi (Federación Agraria), Hugo Biolcati (Rural), Mario Llambías (CRA) y Carlos Garetto (Coninagro).
El jefe de Gabinete aclaró que el gobierno no tiene una “política anticampo”, sino “a favor de la producción y el trabajo”.
El funcionario dijo que para bajar las retenciones, como reclama el sector agropecuario, “no están dadas las condiciones en materia fiscal”.

Las medidas

El Gobierno le anunció a la Mesa de Enlace la apertura de las exportaciones de de trigo y maíz, y la reducción del 65 al 30 por ciento el encaje de carne que los frigoríficos deben tener en bodega para poder exportar.
El jefe de Gabinete dijo que también se les anunció a los dirigentes ruralistas que se compensará la cría de novillo destinada a invernada y que se reducirá a cinco días los procedimientos para sacar los registros de exportación o ROE.
Básicamente se abre en su totalidad la exportación de trigo y maíz con un mecanismo consensuado entre las partes para sostener el abastecimiento interno.
También se reduce el encaje (lo que debe quedar en bodega para poder exportar) de carnes: pasa del 65 por ciento a un 30 por ciento. Y en los cortes Premium se elimina el encaje.
Además, se mejorarán las compensaciones a la cría de novillos pesados con destino a invernada.
Por su parte, la Mesa de Enlace llevó a la negociación con el Gobierno una propuesta mucho más dura que la pensada originalmente, como la eliminación inmediata de los derechos de importación de trigo, maíz, sorgo, girasol, lácteos y carnes, y productos derivados.
Mientras que propuso una baja de 10 puntos, del 35 al 25 por ciento, de las retenciones a la soja.
Además, pidió que sean eliminadas todas las medidas que traban el comercio exterior, ideadas por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.
También, la emisión de un bono para poder pagar el Impuesto a las Ganancias.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario