El Jardín 912, la EPB 22, la ESB 15 y el SENS 401, sin clases por el caso del veneno en el tanque

En el edificio escolar en el que funciona el Jardín de Infantes 912, la EPB 22, el ESB 15 y el SENS 401 (nivel Adultos) las clases seguirán suspendidas hasta tanto no sea dilucidado el caso de supuesto envenenamiento de uno de los tanques que dotan de agua potable al establecimiento, luego de una denuncia realizada por el padre de uno de los alumnos, en la comisaría Segunda y a las autoridades del  Consejo Escolar de Tandil.
El hecho habría ocurrido el feriado del 9 de Julio, cuando tres chicos derramaron veneno para hormigas en uno de los tanques de agua que alimenta al establecimiento y que fue denunciado por el padre de uno de ellos, evitando así lo que pudo haber sido una tragedia.

?Una denuncia anónima?

Desde el establecimiento se analiza la situación como un ?hecho presunto? que derivó de una ?denuncia anónima?, aunque a pesar de ello se ha cerrado el establecimiento hasta tanto no se tengan certezas de la potabilidad de agua.
En diálogo con Multimedios El Eco, la directora del establecimiento, Norma López; la vicedirectora, Mirta Caballero, y la inspectora de EPB, Ana Isern, confirmaron que Bromatología sigue trabajando en el caso y que se esperan nuevos estudios. Mientras tanto, el edificio sigue cerrado, sin actividad; aún se desconoce el origen de la denuncia y los presuntos autores no estarían identificados.
?El jueves a las 7.05 la portera de la escuela recibió una llamada de un hombre que se identificó como el papá de uno de los nenes del EPB, diciendo que no había podido dormir porque su hijo le había contado que con otros compañeros habían puesto veneno de hormigas en el tanque de agua de la escuela. El señor no se dio a conocer a pesar de la insistencia de la portera, quien enseguida se comunicó conmigo. Fuimos al establecimiento donde ya estaba Lucía Godoy, directora del ESB 15, realizando las acciones pertinentes, lo que hizo que en forma conjunta decidiéramos la suspensión de las clases?, dijo Caballero.

El primer informe no
detectó irregularidades

?Hasta el momento no nos consta la veracidad del hecho y se están haciendo todas las investigaciones. El primer informe no detectó irregularidades y ahora estamos a la espera de otros estudios más complejos que fueron enviados a La Plata y eso va a llegar en unos días?, agregó la vicedirectora.
Por su parte, la inspectora Ana Isern dijo que ?estamos acompañando a la escuela y realizando una investigación para que cuando los chicos se reintegren, sea con la máxima seguridad?.
Sobre el hecho en sí, expresó que ?estamos investigando qué fue lo que pasó y si es que pasó. Si así hubiera sido, acompañaremos a esos chicos y a sus familias para resolver esto sanamente. Tampoco debemos aventurarnos ni anticiparnos a situaciones que desconocemos, por lo que principalmente queremos llevar tranquilidad a los padres y a la comunidad educativa. Decirles que si tienen dudas se acerquen para hablar con nosotros?.

Sanciones reparadoras

Al ser consultado sobre los distintos hechos de violencia e intolerancia que se conocen dentro de los establecimientos escolares en distintas localidades del país, realidad a la que no escapa Tandil, Ana Isern reconoció que es algo que ?estamos viendo? y que analizan la violencia como ?un desencadenante de determinados hechos y que se está instalando en la sociedad, no creemos que sea de determinados grupos ni en una determinada franja etárea y se nota en la escuela porque es un lugar en el que se congregan los chicos, pero no son mayores  a los que ocurren en otros ámbitos de la sociedad?.
Agregó que ?estamos monitoreando la situación paso a paso y acompañando bien de cerca todo esto?.
Sobre las posibles sanciones en caso de comprobarse el hecho y de ser identificados los chicos, dijo que ?en ese caso las sanciones serán reparadoras en la faz administrativa y en lo que atañe a la función escolar?, pero agregó que también ?depende de los resultados de los análisis?. En ese sentido dijo que se ?han tomado las medidas pertinentes, por canales legales, porque de comprobarse el hecho, se estaría ante un delito penal?. El complejo educativo cuenta con una matrícula de alrededor de 250 alumnos.

?Se están preservando los nombres?

Así, las autoridades del establecimiento se encuentran envueltas en una incertidumbre que comienza con la sorpresa causada por el hecho denunciado en forma anónima.
En este punto, la información de la escuela no coincide con los dichos de la presidenta del Consejo Escolar, Mery Fuente, que habló de una denuncia con nombre y apellido, pero aclara que desde el establecimiento se están preservando los nombres para evitar en la comunidad educativa situaciones de futura convivencia que serían difíciles de resolver si se dieran a conocer los autores del envenenamiento del agua y de esa manera, evitar lo que serían casi seguras represalias por parte de otros alumnos.
?Hay una denuncia policial con preservación de identidad porque luego llegan las represalias y lo sabemos. Vamos a trabajar sobre el hecho porque puede haber situación de conflicto entre los chicos y trataremos de evitar eso. No hablamos de castigos sino que analizaremos cómo nos hacemos cargo todos, de la situación y se preserva la identidad porque estamos ante una situación de vulnerabilidad tan grande que podemos generar violencia y eso queremos evitarlo. Esto pudo haber sido trágico, por suerte no lo fue y ahora es tiempo de resolver qué hacemos, grandes y chicos, sobre esto?, dijo Mery Fuente.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario