El Juzgado había advertido sobre ?dificultades? de las familias del niño internado en terapia

Del mismo, se desprende que si bien la tenencia del menor era compartida por ambas familias, los peritos habían solicitado, en varias oportunidades, nuevos referentes del entorno para contribuir con la crianza, debido a las dificultades que presentaban las partes. Además, ante la posibilidad de existencia de derechos vulnerados se había solicitado la intervención al Servicio Local de Promoción y Protección de los Derechos del Niño.

Sin embargo, dicha intervención nunca se hizo efectiva. Al respecto, El Eco de Tandil consultó a María Marino, coordinadora del Servicio Zonal de Promoción y Protección de los
Derechos del Niño, quien aseguró que nunca intervinieron en el caso y que sólo lo harán cuando al pequeño le den el alta.

Al respecto, afirmó que “cuando se determine qué fue lo que pasó, en función de eso veremos si tenemos intervención para tomar algún tipo de medida, pero no podemos decir nada hasta que no se investigue y se sepa lo que pasó realmente”.

Las audiencias

Según se informó desde el juzgado de Monserrat, el 31 de mayo de 2012 la abuela paterna del niño (Amanda Luro, de la ONG Ña Amanda) realizó una declaración testimonial en la Comisaría de la Mujer manifestando que dos años atrás su hijo había firmado una tenencia provisoria a favor del abuelo materno y que desde hacía dos meses su nieto se había tornado agresivo en la institución escolar y que le decía: “A la casa del abuelo no quiero ir más”. En ese sentido, pidió que el menor viviera con ella y su hijo.

Esa declaración “es remitida a esta jueza en el marco de la Ley de Violencia Familiar, y no surgiendo de la misma la existencia de maltrato alguno, sino un pedido de cambio de tenencia, se dispone, con fecha 5 de junio del 2012 desestimar lo pedido, atento no encuadrar lo peticionado en el marco de la Ley 19.526. Sin perjuicio de ello se da intervención al Servicio de Promoción y Protección de los Derechos del Niño. El señor asesor de incapaces presta conformidad con la decisión tomada”.

 

La tenencia compartida

El 27 de junio del mismo año, el padre del niño, con el patrocinio de la defensora oficial, presentó un pedido de intervención del Juzgado requiriendo la tenencia de su hijo.

En consecuencia, el 13 de julio se llevó a cabo una audiencia con todas las partes involucradas y llegaron al acuerdo de que el niño permanecería unos días con la familia materna y otros con la familia paterna. Se dispuso también la evaluación psicológica y socio ambiental de ambos grupos familiares, y se dio intervención al consejero de Familia para realizar el seguimiento del conflicto.

En dos extensos informes, la perito trabajadora social dejó en claro las “dificultades para lograr acuerdo entre las partes, el nulo diálogo con el padre del niño. Sugiere que era necesario trabajar con los adultos para lograr acuerdos deponiendo las partes sus enfrentamientos personales”.

El 30 de julio se presentaron una audiencia de seguimiento el padre, la abuela paterna, el abuelo materno y una tía materna, todos debidamente acompañados y asesorados legalmente. Los familiares consintieron en realizar un cambio de establecimiento educativo, y a sugerencia del perito psicólogo se solicitó al Hospital de Niños que se brindara tratamiento psicológico al niño.

Las partes convinieron también que el menor permanecería durante los días de semana con la familia materna, responsable el abuelo, y los fines de semana con la familia paterna, siendo responsable la abuela.

 

Un espacio terapéutico

El 28 de agosto el perito psicólogo acompaña un peritaje del niño donde reitera la necesidad de un espacio terapéutico para el niño, y la consolidación del régimen de comunicación con ambos abuelos y la familia ampliada.

El 30 de ese mismo mes en una nueva audiencia se dispone continuar el régimen establecido (días de semana con familia materna, fines de semana con familia paterna) y se vuelve a requerir al establecimiento de salud la implementación de un espacio terapéutico para el niño.

El 4 de octubre se realiza nuevamente una audiencia de seguimiento y se requiere la intervención de los peritos para lograr que en el Hospital se realice un diagnóstico, pronóstico y terapéutica aconsejada para el niño, así también la averiguación en la nueva escuela de la adaptación del niño.

El 31 de octubre los responsables de salud mental del Hospital reconocen que en una primera entrevista se había desaconsejado la necesidad de brindar un espacio terapéutico al niño, pero ante la entrevista con el perito psicólogo del Juzgado, quien ilustra de la totalidad del entorno familiar del niño, se modifica la decisión y se orienta a terapia con carácter de urgente.

El 2 de noviembre la trabajadora social da cuenta del cambio positivo que la nueva escuela había producido en el ámbito social del niño.

Los días 6 de diciembre y 15 de febrero se vuelven a realizar audiencias de seguimiento en las que se realizan acuerdos sobre la permanencia del niño con una u otra familia. Se fija nueva entrevista del niño con un perito psicólogo para el mes de marzo, a la cual el menor no acude.

 

Adultos responsables

El 7 de marzo del 2013, en nueva audiencia de seguimiento, el consejero sugiere a ambos abuelos que propongan para la próxima audiencia el nombre de personas mayores, referentes afectivas del niño, que pudieran colaborar en su crianza.

El 9 de abril los peritos, psicólogo y trabajadora social, luego de la entrevista al niño, advirtiendo dificultades (relatadas por el mismo niño) en ambos entornos familiares sugieren “la búsqueda de referentes que puedan desempeñar cuidados y atención que el niño requiere”, ya que a criterio de los peritos los adultos que “intentan desarrollar acciones de cuidados se encuentran limitados para tal acción, según lo evidenciado y analizado en las entrevistas con el niño”. Se reitera el pedido de inicio de espacio terapéutico.

Si bien en la audiencia del 12 de abril los familiares del pequeño se comprometen a dar a conocer en la siguiente audiencia los referentes adultos que colaborarían con la crianza, eso no ocurrió y en el siguiente encuentro el padre del niño no se presentó, quien en realidad era el que había iniciado el proceso judicial.

El consejero insistió en la necesidad de tener “referentes adultos que puedan contribuir con la crianza, y en la necesidad de conferir el espacio terapéutico ya requerido”.

Los peritos intervinientes también dan cuenta a las instituciones educativas de las dificultades advertidas en los entornos familiares, y del pedido de integración para colaborar con la crianza de nuevos referentes de familia ampliada, sin que se haya logrado a dicha fecha.

El 26 de abril el consejero entiende que frente a la posible existencia de derechos vulnerados y ante el incumplimiento de las familias de ofrecer nuevos referentes familiares para contribuir con la crianza, correspondía dar intervención al Servicio Local de Promoción y Protección de los Derechos del Niño, comunicando dicho pedido el día 6 de junio.

El 2 de septiembre llegan al Juzgado las actuaciones policiales que dan cuenta por la declaración testimonial de la abuela paterna que el niño habría sido víctima de una situación de violencia familiar el 13 de agosto.

 

Dificultades en ambas familias

Al respecto, la jueza aclara que “en ninguna de las doce audiencias de seguimiento, se denunciaron hechos de violencia hacia el niño, ni en la Comisaría de la Mujer y la Familia, ni ante este Juzgado. Al momento en que el niño ingresa al Hospital, la responsabilidad de la crianza del mismo era compartida por ambas familias, atento que el niño alternaba días con una y días con otro”.

“Si la situación de salud del niño está directa o indirectamente relacionada con el presunto hecho de violencia familiar, o si ha existido otro tipo de responsabilidades en los entornos del niño que han contribuido con su actual estado, es materia de investigación por la Justicia Penal o del fuero de Responsabilidad Juvenil, si es que el autor de la violencia fuera también un menor de edad”, manifestó Monserrat.

Y recalcó que “nunca se requirió a esta magistrado la decisión del otorgamiento de la tenencia del niño, más allá que la causa iniciada permitió la intervención del señor consejero de Familia quien intentó la autocomposición del conflicto con la participación de ambos grupos familiares de origen”.

“De esto surge que las decisiones de compartir la responsabilidad de la crianza fueron resueltas y asumidas por los familiares, sin haber sido la consecuencia de una decisión judicial”, aseguró.

Por último, la magistrada sostuvo que “los peritos reiteradamente advirtieron a ambos grupos familiares las dificultades que ambos enfrentaban y que, a criterio de los expertos, importaba que para mantener el niño en su familia de origen era necesaria la participación de otros adultos responsables. Nunca se logró que se ofrecieran esos adultos, o que hubiera un compromiso de otros referentes para contribuir con la crianza”. 

 

El pequeño internado en terapia está mejor

Respecto a la salud de niño, el último parte médico que brindó la directora del Hospital de Niños Marta Brea muestra una favorable evolución, internado en terapia desde el viernes.

La doctora Brea informó que continúa internado en el área de cuidados intensivos y en estado delicado pero con una franca mejoría clínica con respecto al martes.

Se le ha retirado la asistencia respiratoria mecánica, por lo que se encuentra respirando por sus propios medios y además se le han retirado los psicofármacos, por lo que se encuentra despierto, consciente de su situación y orientado.

Hoy recibió asistencia psicológica y se están completando los estudios pertinentes para encausar su problema.

Quedan  pendientes los resultados de los cultivos de sangre para ver si se aísla la bacteria causante de la infección y completar el estudio hematológico para resolver la plaquetopenea.

La directora del nosocomio aclaró que “un niño en cuidados intensivos siempre tiene riesgo, pero sin duda es mucho menor que el que teníamos ayer (por el martes) y muchísimo menor que el que teníamos el día en el que ingresó”.

“Lo que sorprende es la evolución que tuvo durante las primeras 12 horas, no se esperaba, ese fue el gran triunfo”, destacó.

Con respecto al niño, contó que “es un tesoro de criatura, está asustado pero ya está la psicóloga cerca de él, la atención que se le está brindando es sumamente esmerada, da ganas de mimarlo porque es muy receptivo para el afecto, es un encanto de chico”. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario