El ministro de Seguridad dijo que deberían ser ?más restrictivas las salidas transitorias?

A tono con los jefes policiales locales, el ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires Carlos Stornelli consideró que la Justicia ?debería ser más restrictiva con las salidas transitorias?, cuestión que en los últimos meses es mencionada a la hora de explicar el fenómeno de la reincidencia en el delito.
?No escuché lo que se dijo en Tandil, pero coincido con ese razonamiento?, aseveró Stornelli al ser consultado por las declaraciones del capitán David Tifner, quien la semana pasada insistió ante El Eco de Tandil sobre la reincidencia de delincuentes con antecedentes penales.
?Si bien no es mi materia, considero que deberían ser más restrictivas las salidas transitorias?, insistió Stornelli minutos antes de encabezar el acto de presentación de la Comisaría de la Mujer y la Familia, junto al intendente Miguel Lunghi y al secretario de Desarrollo Social Julio Elichiribehety.
Tras esas consideraciones, aclaró que las modificaciones o avances en ese sentido están en manos de ?los jueces y fiscales? bonaerenses, al tiempo que reiteró que junto al gobernador Daniel Scioli pretenden avanzar con ?un trabajo y gestión enormes?.
?Con el Gobernador nos comprometimos a realizar un trabajo y una gestión enormes, aunque estamos lejos de los parámetros trazados, pero hay que considerar que venimos de años de desinversión en el área? planteó.
Más allá de la presentación de la nueva dependencia policial, Stornelli no definió una agenda detallada con anuncios para la ciudad. Ayer se reunió con el Foro de Seguridad y prometió que Tandil será uno de los distritos tenidos en cuenta cuando avancen con la renovación del parque de móviles policiales.
?Scioli ya lo firmó y esperamos completar en el segundo semestre de este año la renovación de los móviles y agregar motocicletas?, agregó el ministro de Seguridad que ayer llegó acompañado por los funcionarios de su cartera con responsabilidad en las políticas comunales.

La reforma Scioli

Cabe recordar que en febrero, la Cámara de Senadores de la provincia de Buenos Aires sancionó la llamada ?Ley Scioli de Reforma Judicial?, que introduce diversos cambios en el sistema judicial provincial.
?Hemos dado un paso adelante en materia judicial, esta herramienta legal permitirá acercar la justicia a la comunidad y dotarla de mejores condiciones para garantizar el debido proceso y la celeridad de las causas?, aseguró entonces el gobernador Daniel Scioli.
La Reforma de Casación redistribuye el trabajo de la Justicia, porque ahora Casación resolverá las sentencias criminales, mientras que el resto será resuelto por las cámaras. Existen en la actualidad 7 mil causas por resolver, de las cuales el 60 por ciento irá a las cámaras de apelaciones de la provincia, y el 40 restante quedará en Casación, hecho que se prevé dote de agilidad a la Justicia.
La reforma introducida por la ley propone el llamado ?Procedimiento de Flagrancia? por el cual: ?Se considera que hay flagrancia cuando el autor del hecho es sorprendido en el momento de cometerlo o inmediatamente después, o mientras es perseguido por la fuerza pública, el ofendido o el público, o mientras tiene objetos o presenta rastros que hagan presumir que acaba de participar de un delito?, ajustándose su aplicación a los ?delitos dolosos cuya pena máxima no exceda de quince años de prisión o reclusión, o tratándose de un concurso de delitos ninguno de ellos supere dicho monto?.

Las críticas de los jueces

Esa reforma afrontó planteos. La Red de Jueces penales bonaerenses criticó el proyecto de reforma del Código Procesal Penal que apunta a acelerar los procesos, y manifestó su ?unánime rechazo?.
El organismo emitió un documento con tono crítico hacia la iniciativa oficial en cuanto a ?la metodología de la consulta a los operadores jurídicos y el contenido sustancial de las reformas proyectadas por el Ejecutivo?. Los jueces dicen que el tribunal colegiado brinda más seguridades, en términos de garantías, que el juez unipersonal.
En el documento, criticaron la propuesta del Ejecutivo respecto a que los tribunales orales sean unipersonales y no compuestos por tres jueces como lo es en la actualidad, para todas aquellas penas con menores a 15 años de prisión o cuando los imputados no sean funcionarios públicos.
?El aislamiento de los jueces del tribunal (por efecto de la tripartición) los debilita y los hace más vulnerables, no sólo porque los deja más expuestos al error (siempre latente y temible en esta función) sino también al mal influjo de los condicionamientos externos?, señaló la Red de Jueces.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario