El Rally de Ayacucho, con lucidas alternativas

Ayacucho tuvo la fiesta del automovilismo. El Rally Mar y Sierras entregó una gran realización, con un parque exuberante de máquinas. Una carrera emotiva, movida y con numerosas variantes, en la que Ariel Robbiani y Jorge Decibe dieron vuelta el resultado de la primera etapa, para quedarse con un nuevo triunfo, el tercero de manera consecutiva y alzar el premio en homenaje al recordado piloto teceísta Oscar “Cacho” Cordonnier, el hombre de la peña Hipólito Aguado. Para destacar, la notable convocatoria que tuvo esta nueva edición. Una multitud bordeó el “teatro natural” de La Cava, y colmó la gradas del anfiteatro del Club Independiente.

Robbiani, bien arriba

El triunfo quedó en manos de “Cholo” Robbiani, luego de protagonizar dos etapas peleadas metro a metro con Federico Devoto, que había sido el ganador del movimiento sabatino. El domingo el de Chillar estuvo encendido y se apoderó del segundo trámite logrando su tercera victoria consecutiva, cuarta del año y ahora es el nuevo líder del certamen. Devoto fue segundo y tercero quedó Horacio Heiland.

En la clase N4 Light, Cristian Castelo selló su tercer triunfo del año, escoltado por el de Villa La Angostura, Eduardo Lonati, con el Subaru.

El linqueño Silvio Huzman fue el ganador en una clase Junior, que tuvo muchas bajas en los últimos kilómetros de la carrera.

En la clase A, ganó Paulo Soria, escoltado por Luciano Bollati y Juan Soria, mientras en la clase A Light Juan Pablo Zarkovich se tomó revancha de lo acontecido en la edición pasada, cuando desertó cerca de la meta, cuando encabezaba las posiciones. Bruno Cárcano, quedó en la segunda ubicación con el VW Gol que atiende el campeón 2000 de APAC Carlos Iván Isidro y su equipo en Madariaga. Un lugar valioso para el tandilense que le permite despegarse en lo más alto de la tabla de puntajes anual.

Carlos Murrone, a bordo de su Audi A3, se llevó el total de puntos en juego, dentro de la clase R3T.

Cárcano, nuevamente

Los tandilenses manejaron con autoridad y exhibieron credenciales en la competitiva clase N3. Pablo Cárcano, navegado por su hijo menor Enzo, obtuvo su segundo triunfo consecutivo en la divisional con el VW Gol GTI del Isidro Rally. Fue una carrera muy especial para el tricampeón, cerca de Tandil y próximo a su base de operaciones laborales. Lo escoltaron, Sergio Arenas con Luciano Chiacchio a bordo del 206 RC del Da Dá Rally, que se despegan en lo más alto de la tabla de la clase, y tercero clasificó el ingeniero de Trenque Lauquen, Aníbal Mendiburo.

Ochoa, en la N2

Pedro Ochoa, con el VW Gol del Hurlingham Motorsport, sigue su buena cosecha de este año y desde Ayacucho se retiró con el trofeo mayor de la N2, luego de superar durante la jornada dominical a Mario Llinas, arribando tercero Roberto Isidro.

En la N1, Mariano Sobre ganó su tercera competencia del año. El pampeano se pudo reponer de una etapa complicada el sábado, llegando luego al tope de la clasificación superando a Edgardo Rincón y Sebastián Minasso. La clasificación de la clase quedó en suspenso, a tratarse durante la semana en la Frad. Mar y Sierras.

El juarense Agustín Figliuolo enhebró una valiosa conquista, aventajando al crédito de Coronel Suárez, Juan Arroquy, que se recuperó del infortunio que padeció en Azul, y se insertó en la segunda posición, quedando tercero el local Jerónimo Vitral, que tuvo su merecido festejo, recibiendo además la Copa en homenaje al querido “Doc” Jerónimo Lupiano, al mejor piloto de Ayacucho clasificado.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario