El relleno sanitario transitará un ?cierre programado? e iniciarán una nueva celda

También aclaró que el actual relleno sanitario afrontará un “cierre programado” en diciembre, abrirán una celda para continuar en el nuevo predio y para 2015 estaría funcionando la planta de tratamiento.

“Es razonable que los concejales del Frente para la Victoria saquen a pasear a su candidato (N.d.R: por Pablo Bossio), y aparte es bueno porque es una persona muy joven, y por ahí conoce algunas cuestiones de la realidad local. Es bueno que haya ido al relleno sanitario, después de que hace 15 ó 20 días hubo un intercambio de este tipo, y lo haya conocido. Lo que no se puede hacer es hablar pavadas, o al menos le tienen que decir las cosas ciertas”, expresó.

Y redobló las críticas: “A veces pienso que (el concejal Antonio Eduardo) Ferrer, que hace tanto tiempo que está en esto, actúa por desconocimiento o porque se olvida de las cosas o porque tiene mala fe”.

“Tranquilos muchachos, no hay colapso. Nosotros sabemos lo que va a pasar”, fue el mensaje de Civalleri al Frente para la Victoria en referencia al retiro de la empresa Clear.

El funcionario argumentó que el relleno sanitario se encamina a un cierre programado para diciembre y aclaró que “no es un basural a cielo abierto como dijo Bossio hace un mes y medio. Es un procedimiento que está regulado, que tiene determinadas premisas a cumplir, y es uno de los rellenos modelo de la provincia de Buenos Aires. Tenemos que ser cuidadosos a la hora de opinar”.

Agregó que el relleno sanitario fue completando módulos o celdas, donde se compactó la basura, y se van cerrando en el momento en que el espacio físico se agota.

“A fin de año se va a terminar el espacio físico del último módulo. Se va a cerrar, como marca la buena praxis en esto, y el Municipio no está esperando que eso ocurra sin saber qué va a hacer, hace mucho que sabe lo que va a hacer”, remarcó.

 

“No teman”

En ese sentido, recordó que hace dos años y medio la comuna adquirió 9,5 hectáreas adyacentes al actual relleno con el objeto de utilizar la infraestructura existente, como los galpones, sanitarios, oficinas, balanza. “El contrato que lleva 17 años ha funcionado muy bien y preveía que al final del período, ya amortizadas, las inversiones quedaban en manos del Municipio”, informó.

La comuna destinó un millón de pesos al lote y ahora lleva volcado otro millón y medio para abrir los caminos, colocar el cerco olímpico e iluminar. Se va a reservar un espacio para instalar la planta de tratamiento de residuos y están construyendo la primera celda que recibirá los residuos por los próximos dos años.

En cuanto a la preocupación del FpV ante la posible extensión del relleno sanitario, disparó: “Que no teman, se va a ampliar, porque no hay ninguna planta que termine en sí misma. Toda planta de tratamiento tiene un volumen de rechazo que va a un relleno sanitario”.

Si bien siempre se entierra basura, según la tecnología de la futura planta, podrá ser menor cantidad y de mejor calidad o de distinta composición.

En este sentido, el secretario defendió los programas municipales para recolectar botellas plásticas, pilas, basura tecnológica y papel que disminuyen el volumen de basura que llega al relleno sanitario, pero además colaboran para crear conciencia en la población.

 

 

“Redacción romántica”

Otra de las críticas de la oposición estuvo dirigida al incumplimiento de la Ley Provincial 13.592. En este aspecto, el secretario objetó que “como tantas otras leyes que sacan los poderes centrales, tratan mediante una redacción romántica de desentenderse de un tema complejo”.

Pero, además, sostuvo que la norma comprometía al Gobierno provincial a proporcionar los recursos para que los municipios pudieran encarar las plantas de tratamiento. “Nunca ocurrió. Todos los pasos que el Municipio ha dado en cumplimiento de la ley han sido con esfuerzo de los tandilenses. Toda la plata que se ha puesto hasta ahora y la que se va a poner, la vamos a seguir poniendo los tandilenses”, remarcó.

Además de la inversión inicial para la planta, que sería de unos 15 millones de pesos, el costo del tratamiento de los residuos se incrementará. Por ese motivo, evaluó que tendrá un “enorme” beneficio ambiental pero implicará un incremento de tasas.

“Hay que decirle toda la verdad a la gente”, retó y expresó que “a los que nos toca gobernar, a diferencia de algunos a los que sólo les alcanza para hacer propuestas, tenemos responsabilidad mayor, debemos cuidar el bolsillo de todos y tratar que las inversiones sean lo más razonables posible”, manifestó.

Además, por las conversaciones con empresas y las propuestas ya presentadas, desestimó que el recupero por la venta de material reciclado tampoco sea significativo para mitigar el impacto de los costos.

Hoy el Municipio destina más de 4 millones al año para el tratamiento de la basura y sumados los salarios, además de los gastos de los camiones y equipamiento, vuelca unos 15 millones al año para este servicio esencial.

 

Los plazos

En conclusión, Civalleri precisó que “a partir del 1 de enero, cuando Clear termine, a través de un prestador –estamos evaluando quién va a ser- se va a empezar a completar la celda que estamos terminando en el nuevo espacio de la planta de tratamiento de residuos”.

Además, se encomendó a la Unicén un plan de negocios para avanzar en la incorporación de capitales privados locales para la nueva etapa. El Gobierno municipal programa culminar esta tarea en 2014 para en 2015 incorporar la planta con alguna de las tecnologías que están en estudio.

Una vez cerrado el actual relleno sanitario, las 15 hectáreas podrán ser parquizadas o destinarse a cultivos o a generar un vivero, ya que por algunos años no admitirán construcciones.

“Ese espacio ya se amortizó. El nuevo, que tiene 10 hectáreas, que es menor que éste, en la medida que incorporemos el tratamiento va a rendir mucho más. La celda que ahora estamos abriendo, tirando basura en forma convencional, va a durar más o menos dos años”, puntualizó. 

 

“Basura limpia”, una alternativa

Luego de responder a las críticas, Mario Civalleri confirmó que la Unicén está llevando adelante un estudio que culminará con la recomendación de un plan de negocios para poder avanzar en el tratamiento de los residuos. Se concretaría a través de inversores privados.

Si bien hoy se encuentran evaluando algunas tecnologías más modernas, una planta de tratamiento de residuos rondaría entre los 12 y los 15 millones de pesos, “haciéndola de la forma más económica posible”.

El funcionario descartó la planta convencional que Clear levantó en la localidad mendocina de Maipú (ejemplo mencionado por la oposición), debido a que opera con gran cantidad de mano de obra, con un altísimo costo en salarios e higiene, además de gran conflictividad laboral y muchos casos de enfermedades del personal.

Trasladando el caso a Tandil, la planta de separación de residuos implicaba tomar a 120 personas que operaran en los dos turnos de recolección.

“Es un sistema que en el mundo se está observando y que algunos países están empezando a dejar de lado; es más, también algunos lugares de la Argentina”, citó.

En este momento, se inclinarían por un sistema de “basura limpia”, optando por grandes prensas que compactan residuos con mucha presión, entonces la materia orgánica despide el 90 por ciento de los líquidos –que reciben tratamiento especial- y se entierra un volumen mucho menor compactado en cubos o fardos.

Por otro lado, tiene la ventaja de que no necesita una separación domiciliaria de los desperdicios que no presenta demasiado éxito en ciudades grandes, donde no influye el control social entre vecinos. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario