El sur, con la intención de ser protagonista

La segunda participación consecutiva de El Sureño?Universitario en la Liga Nacional B de básquetbol tiene otros objetivos con relación a la temporada pasada. Primero era mantener la categoría, hoy es llegar a la B1 y luchar por el puesto más alto posible, y si bien nadie habla de llegar al TNA, es sin dudas el sueño de todo el cuerpo técnico y de los jugadores que hoy conforman el plantel fueguino.
Y para aspirar a llegar dentro de los mejores cuatro elencos de la Zona Sur, los dirigentes sureños han apostado por un plantel más largo, con muchos más profesionales y de hecho, hay que decir que sólo cuatro jugadores de Tierra del Fuego componen la plantilla de doce que saltan a la cancha, los otros ocho son foráneos; un contraste llamativo con relación a lo visto la temporada pasada donde por ejemplo, los últimos tres partidos El Sureño-Universitario los disputó con diez jugadores de la provincia y sólo dos de afuera, al resto los cortó o bien al término del contrato no renovó con ellos por los últimos encuentros, algo que casi le cuesta perder la categoría.
La experiencia que han cosechado Andrés Greco y Daniel Miranda, los jugadores emblema de la provincia, les ha permitido a ambos darse cuenta de que tienen nivel para jugar en la categoría, algo similar sucede con el juvenil Lautaro Miranda, quien fue la figura en el arranque de la liga ante Atlético Regina.
De los jugadores que llegaron para reforzar el equipo en esta temporada 2008/2009, los más conocidos son el base mendocino Andrés Berman de gran Campeonato Argentino de Mayores, el pivote Mariano Tagliotti quien jugó la primera parte del torneo pasado para Estudiantes de Santa Rosa, y luego para Banda Norte de Córdoba.
También arribaron Lisandro Caniza, polifuncional jugador de la selección tucumana que ha jugado en Estudiantes BB y Juan Bautista Alberdi la Liga B pasada, al igual que el jujeño Marcos Maidana con quien se entiende a la perfección.
Otro de los baluartes del conjunto isleño es el ala-pivote Sebastián Taffarel, un cuatro con mucha garra  que contagia a todo el equipo. En un partido ya demostró que será el líder defensivo del equipo, no sólo por lo que juega sino también por lo que trasmite.
La llegada del santafesino Marcos Pérez para darle descanso a Tagliotti ha sido todo un acierto, tiene ganas y físico para jugar de cinco pese a que es cuatro, mientras que Eugenio Wiemann, que jugó en Tomás de Rocamora de Entre Ríos, puede desempeñarse en varios puestos. El octavo refuerzo es un juvenil, Bruno Richotti, llegado de Pacífico de Bahía Blanca e hijo del mítico Marcelo Richotti, actual técnico de Estudiantes de esa ciudad.
En su primera presentación, y pese a no jugar ningún cotejo amistoso, la imagen que dejó el elenco de Daniel González es más que alentadora, no sólo porque le ganó a uno de los cucos que tendrá la zona, sino que por momentos jugó un gran básquetbol. Inclusive, con el correr de los cotejos, todos esperan que pueda jugar mejor.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario