En señal de apoyo al peronismo kirchnerista local, Oscar Parrilli lanzó formalmente el Instituto Patria

El exsecretario de la Presidencia durante los gobiernos de Néstor Kirchner y de Cristina Fernández de Kirchner, Oscar Parrilli, desembarcó ayer en Tandil donde formalizó el lanzamiento del Instituto Patria, un espacio político que funciona como referencia ideológica del peronismo kirchnerista y que busca contribuir al desarrollo de un nuevo pensamiento latinoamericano.

El exfuncionario nacional llegó a la sede de la Asociación de la Pequeña y Mediana Empresa de Tandil (Apymet) minutos después de las 19 acompañado por el intendente de Pehuajó, Pablo Zurro, por el concejal del FPV-PJ, Rogelio Iparraguirre, y por el exintendente Nicolás “Gino” Pizzorno.

En la previa a la charla abierta, en la cual se presentaron los detalles del espacio pensado para la generación de ideas, propuestas y debates políticos ante un salón que lució colmado de personas, dejó algunos conceptos sobre la actualidad política.

Aunque sin mencionarlo criticó la reacción del diputado nacional del Bloque Justicialista, Diego Bossio, e incluso su decisión de romper con el Frente para la Victoria luego de la derrota electoral del año pasado, y minimizó la denuncia del fiscal Marijuan contra las universidades.

También habló sobre la perspectiva electoral del kirchnerismo, el rol de la juventud y los desafíos para conformar una “nueva mayoría”, a la vez que destacó el perfil y la proyección de Iparraguirre. “Es uno de los dirigentes jóvenes con potencial muy importante para el futuro y nosotros tenemos que apostar a eso”, dijo.

Obras versus la
pesada herencia

En un primer contacto con la prensa el exfuncionario realizó un repaso por las obras que se concretaron en Tandil desde 2003 con recursos del Estado nacional para derribar el discurso sobre la “pesada herencia”.

“Estoy muy contento de volver a Tandil y de poder traer este recuerdo que algunos le llaman la pesada herencia y nosotros decimos que es el orgullo de nuestra gestión”, definió.

Recordó que visitó por primera vez la ciudad con el expresidente Kirchner “cuando el intendente Lunghi pidió la réplica de la Piedra Movediza”, obra que “hicimos con fondos nacionales y creo que ayudó a Tandil a recuperar su actividad turística”, destacó.

También hizo alusión a las obras en la Universidad Nacional del Centro, las viviendas del Procrear, las netbooks que los estudiantes tandilenses recibieron en el marco del programa Conectar Igualdad, los 28 mil jubilados y pensionados, cifra que se “duplicó”, entre otros proyectos.

El impacto de la
reacción de Bossio

También, y sin eludir a la requisitoria de los medios de comunicación locales, Parrilli hizo una lectura sobre las declaraciones de Bossio durante la última sesión en la Cámara baja. Y a modo de preámbulo expresó que durante su paso por la gestión pública tuvo oportunidad de conocer “a muchos dirigentes y funcionarios”.

“Y siempre tenía claro que había algunos que eran demasiado verticalistas, disciplinados y a veces parecían obsecuentes; y después cada uno tomó el rumbo que tomó”, deslizó el exdirector de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).

Tras lo expuesto reconoció la reflexión como una autocrítica sobre el kirchnerismo. “Tuvimos muchos dirigentes que no estuvieron a la altura de las circunstancias y que al primer cimbronazo abandonaron el barco”, sostuvo y enfatizó que pese a todo “siempre seguí con mis ideas, principios, con aciertos y errores”, pero sabiendo que “la política no es transa, ni se cambia como un jugador de fútbol que se va de un equipo a otro”.

Para graficar su visión citó la frase del expresidente Kirchner que al asumir, el 25 de mayo de 2003, “dijo ‘no vengo a dejar mis convicciones en la puerta de entrada de la Casa de Gobierno’”.

“Eso para mí es la política. A los otros, que el pueblo los juzgue y rendirán cuentas ante quienes los votaron”, ratificó Parrilli.

“Marijuan es
un payaso”

La denuncia que hace unos diez días radicó el fiscal federal Guillermo Marijuan contra 52 universidades nacionales por supuesta “malversación de caudales”, entre ellas la Unicén, fue otro de los temas que abordó instantes previos a su disertación.

Contundente, calificó al funcionario del Ministerio Público Fiscal como un “payaso” que “se la pasa haciendo circo en todos lados con el único objetivo de destruir la imagen y las políticas públicas que llevamos adelante”.

Sostuvo que la presentación, que definió de “indiscriminada, vaga, imprecisa”, tiene además por finalidad “destruir la concepción de que las universidades públicas tienen que tener fomento y actividad”.

Y por último vinculó a Marijuan con el Frente Renovador al señalar que “ha estado permanentemente detrás de los objetivos políticos del massismo”.

Una nueva mayoría

A su vez, Parrilli evitó definiciones en torno al proceso electoral legislativo del año entrante y al rol que desempeñará la exmandataria, ratificando que la mirada está puesta en la construcción de una nueva mayoría.

Sin embargo, sí elogió al concejal Iparraguirre, que trabajó a su par durante siete años y medio. “Es un gran compañero, un gran amigo, un hombre comprometido, con convicciones, muy trabajador, además conoce mucho Tandil, lo que le pasa y vive la ciudad, sus necesidades y problemas”, resumió.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario