En su paso por Tandil, Stolbizer aseguró que ?está claro que el kirchnerismo entró en su etapa final?

La candidata a renovar su banca en la Cámara Baja vaticinó un panorama muy alentador para el Frente Progresista Cívico y Social de cara a las elecciones del 27 de octubre y pronosticó que van a emparejar el resultado con el del Frente para la Victoria o incluso a superarlo.

Fuerza opositora

Aseguró que las expectativas son “las mejores teniendo en cuenta que nosotros hemos obtenido un muy buen resultado electoral en las internas de agosto, en la provincia de Buenos Aires más de un millón de votos, un lugar simbólico muy importante como es el tercer lugar”.

Pero sobre todo, la diputada puntualizó tres conclusiones que surgieron luego de las PASO. En primer lugar, que “definitivamente no hay posibilidad de reforma constitucional, se esfumó el sueño de Cristina eterna o candidata 2015, entonces está claro que el kirchnerismo entró en su etapa final. La presidenta no ha logrado poner un candidato de su confianza que garantice la continuidad del proyecto. Es evidente que hay un proceso de finalización de un ciclo y eso es lo que la gente está revistando”.

En segundo lugar, planteó que “el Frente Progresista ha quedado consolidado como la principal fuerza política de oposición a nivel nacional” y por último, sostuvo que “el 70 por ciento de la gente votó a favor de un cambio de rumbo y de gobierno en 2015 y para eso hace falta una fuerza nacional. Hago esta aclaración porque Massa que está muy bien posicionado y hasta podría ganar la elección en la provincia pero termina siendo lo mismo que De Narváez en 2009, que le ganó a Néstor Kirchner pero dos años después el kirchnerismo ganó con el 54 por ciento. Lo que pasó en el medio es que no tenía lista en ninguna otra provincia”.

Frente a ese escenario político, explicó que sus expectativas están depositadas en “sumar los votos que obtenga Cobos en Mendoza, Binner en Santa Cruz, los votos que todos nuestros partidos obtengan en toda la provincia, porque somos la única fuerza que tiene lista en todas las provincias, y que tiene excelentes liderazgos además”.

“Hay que reconocer que el radicalismo ha hecho elecciones muy buenas con un enorme valor simbólico, La Rioja y Santa Cruz por ejemplo, todo eso es un paquete que nos llevó en la elección de agosto a obtener cinco millones y medio de votos, mientras que el Frente para la Victoria obtuvo cinco millones 900 mil. Estamos seguros que ahora vamos a emparejar y tal vez a pasar ese resultado, lo que queremos además es que esa diferencia salga de la provincia de Buenos Aires”, sostuvo.

En esa línea, argumentó que hay elementos objetivos que les permiten vaticinar ese resultado.

“Primero que hay un aumento casi natural porque hay fuerzas políticas que con el mecanismo de las PASO quedan en el camino. Esos votos se van a repartir entre los demás, y hay muchas fuerzas que se han ido cayendo, la más clara es la de De Narváez, que tiene algunos votos que van a parar a Massa pero los que realmente lo acompañaban pensando en un voto opositor al kirchnerismo, van a venir a nosotros”, fundamentó.

Y consideró que una buena elección en la provincia de Buenos Aires “también depende en gran medida de las buenas elecciones locales, me da un gran gusto estar aquí acompañando a Miguel (Lunghi), a Atilio (Magnasco) y toda la lista porque Tandil es un distrito muy importante donde a partir de la gestión de gobierno se ha ganado en prestigio, en acompañamiento y legitimidad social y eso alimenta el proyecto hacia arriba”.

Y agregó que “cuando hay buena gente en los distritos sin ninguna duda nos permite pensar en los buenos resultados electorales a nivel nacional y provincial”.

 

Una bomba de tiempo

En cuanto a la situación económica del país advirtió que “hay cuestiones que están actuando como una bomba de tiempo” y dio el ejemplo de las tarifas.  “Venimos con mucho tiempo de tarifa contenida, una economía subsidiada que no resiste más. Nosotros nunca hablamos de cortar subsidios a los sectores que están en situación de emergencia pero es imprescindible empezar a cortar los subsidios que hoy benefician a grupos económicos concentrados y sectores sociales altísimos, que la gente que vive en los barrios carísimos de la ciudad de Buenos Aires pague nada por la energía eléctrica es algo que no se tolera más”, fustigó.

A su vez, consideró que “el mayor incentivo a la inversión son las reglas de juego, es el marco institucional que se necesita. Hoy ese es el mayor conflicto que tenemos porque hay una moneda débil, altas tasas de inflación, y sobre todo un elemento que es muy condicionante en nuestra economía que es la arbitrariedad y la discrecionalidad con la que se toman las decisiones. Es lo que ocurre con las importaciones y exportaciones, pretender tener al empresario en la mano para extorsionarlo. Es muy importante recuperar ese marco institucional con reglas”.

 

“Chevron, una vergüenza”

Luego, Stolbizer hizo referencia a la política energética y planteó que no se puede “dar concesiones imposibles de sostener y me refiero concretamente a lo que ha sido a nuestro juicio una de las claudicaciones más importantes del Gobierno en este final de su etapa: el acuerdo con Chevron. Es una vergüenza, los mismos muchachos de la Cámpora han tenido que esconder los carteles que ellos mismos escribieron diciendo ‘basta de Repsol’ y ‘basta de Chevron’”.

Además, cuestionó que “no se le puede dar a una empresa semejantes concesiones como se ha hecho en este momento en un país donde un productor de fruta paga retenciones para poder exportar manzanas o limones. A Chevron se le ha concedido una enorme avenida por donde sacar sus dólares con libre disponibilidad en un país donde todo el mundo sabe que no puede vender y comprar dólares a su antojo”.

“La política energética debe formar parte de un proyecto de país. Hoy está claro de que la Argentina participa sólo marginalmente de la agenda mundial. El problema de la energía y de la inflación forman parte de un circuito que también se puede resolver si el país empieza a discutir seriamente un proyecto de desarrollo económico productivo. Para que baje la inflación y resolver nuestros problemas, hace falta que el país produzca”, manifestó.

 

La inseguridad

En cuanto a la inseguridad, señaló que “esto que antes aparecía como un problema de los centros urbanos más grandes hoy se ha extendido a la totalidad de la provincia. Nosotros tenemos una visión bastante más integral sobre la seguridad que la que siempre se escucha. Estoy convencida de que cuando la gente pone al tope de sus preocupaciones la seguridad nos está diciendo muchas más cosas que la policía o el delito”.

“La gente quiere saber que cuando vaya al supermercado este mes va a comprar las mismas cosas que el mes pasado compraba con su sueldo, eso también es seguridad. Es saber que sube a un tren y llega a destino sin chocar antes de llegar, cuando piden seguridad piden tranquilidad, certeza y protección”, sostuvo.

Pero recalcó que en los últimos años ha habido un “incremento de violencia en relación al delito que va agigantando la preocupación de la gente. Todos los demás candidatos salen a ver cuál es el que propone la cosa más dura, más efectista con un criterio muy demagógico y oportunista”.

Consideró fundamental que el estado sea “proactivo, que evite los delitos. Eso tiene que ver con dos cuestiones, lo que agrega violencia al delito son las armas y las drogas y sin embargo en este país no hay una buena política para tratar ninguna de esas cuestiones”.

“En el Renar las armas desaparecen, los mismos que las tienen que custodiar las terminan vendiendo o alquilando a los delincuentes. En cuanto a las drogas, en la provincia de Buenos Aires tenemos 15 millones de habitantes y solamente hay 7 centros de atención de adicciones”, criticó.

Y planteó que “el otro tema es combatir el narcotráfico. Un avión paró en tres aeropuertos en la Argentina y recién detectaron que tenía mil kilos de drogas cuando llegó a Barcelona. Faltan radares, escáneres, capacitación profesional y también tiene que ver con que en lugar de tener a los gendarmes en las fronteras los traen a la provincia de Buenos Aires a combatir el delito y no están preparados ni conocen el territorio”.

“Este Gobierno no tiene una sola política de combate al narcotráfico”, sentenció. 

 

 “Massa construyó su poder electoral sobre  la base de la intriga”

Respecto a los debates entre los candidatos que se van a generar en los próximos días en los distintos medios de comunicación, Stolbizer sostuvo que “desde nuestra posición hemos adelantado que vamos a participar absolutamente de todos los debates a los que se nos convoque. De hecho, lo venimos haciendo incluso ante la convocatoria de distintas instituciones”.

“El 2 de octubre es el debate convocado por el canal de noticias TN, el 7 de octubre el convocado por la Universidad Nacional de San Martín y el 14 del canal CN23. En todos los casos dijimos que estamos dispuestos a participar del debate sin condicionamientos y en todos los casos el resto de los candidatos han condicionado su participación”, explicó.

Y manifestó que “tenemos proyectos de ley diciendo que los debates deben ser obligatorios porque siempre nos parece que el que es candidato y ni que hablar el que es funcionario debe estar obligado a participar de un debate para que la gente lo conozca. También es un derecho del ciudadano acceder a conocer a todos los candidatos y saber cuáles son sus propuestas, a la vez que un mecanismo de garantizar a los candidatos la posibilidad en condiciones de equidad”.

Asimismo, planteó la dificultad de que “unos condicionan ir a un debate si el otro no va y el otro condiciona si en realidad no hay debate, que es el otro problema. En el primero que es el miércoles que viene en TN Massa condicionó a que cada candidato exponga sus ideas linealmente y no exista debate. El canal le convalidó ese mecanismo, pero a nosotros nos hubiera gustado otro tipo de debate porque así en realidad termina siendo una parodia”.

Respecto al candidato del Frente Renovador Sergio Massa, sostuvo que “todos sabemos que en realidad él construyó su poder electoral sobre la base de la intriga, que era no definirse nunca absolutamente de nada”.

“Hasta el último minuto la mayor intriga era si iba a ser un candidato oficialista u opositor, es una cosa bastante extraña en una sociedad muy dividida que la gente le tolere esa indefinición. Por otro lado, viene haciendo campaña diciéndole a todo el mundo lo que quiere escuchar, así no se puede hacer política. El riesgo de Massa justamente es definirse”, analizó.

En tanto, respecto a Insaurralde consideró que “la situación es más crítica. Al comienzo Cristina se hizo cargo de la campaña, después lo han dejado solo pero cada vez que abre la boca hace una macana, entonces obviamente no sé si es él que no quiere ir a los debates o no lo dejan que vaya”. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario