En un par de horas, delincuentes perpetraron tres robos a mano armada

Un intenso raid delictivo se produjo anoche en tan sólo dos horas, con tres comercios como damnificados, evidenciando el incremento de la ola de inseguridad que se viene registrando en los últimos días.

Alrededor de las 20.30 se produjo un asalto en la agencia de quinielas ubicada en la avenida Perón 1155 denominada El Trébol.

María José Berisso, titular del comercio, en diálogo con este medio expresó que “justo estaba en otro lugar cuando me avisaron que en la agencia de avenida Perón habían ingresado a robar”.

También mencionó que “estaba trabajando la empleada del turno tarde, Marian Ramos, quien lo poco que me contó fue que entraron dos personas y una de ellas portando un arma de fuego le exigió que le entregara el dinero”.

Berisso dijo que “le pidieron que se tirara al piso, siempre amenazándola, agarraron lo que había en la caja y huyeron”.

 

Dinero

 

La hora en que se perpetró el asalto fue cerca del corte de las jugadas para las distintas quinielas nocturnas, además de haber sido un día donde hasta las 20 se tomaron apuestas para los juegos de azar denominados Loto y Quini.

Al ser consultada Berisso si sabía qué cantidad de dinero fue el sustraído dijo que “si bien el robo se dio cerca del cierre, no sabría precisar cuánto dinero se llevaron. Durante el día se pagaron premios, así que hasta que no hagamos el arqueo correspondiente no sabría lo que nos robaron”.

 

Telefonía celular

 

Casi al unísono, en el local ubicado en calle Rodríguez 652 acontecía un caso similar. Tres delincuentes ingresaron y tras amenazar con un cuchillo a la empleada, se llevaron varios equipos celulares que no fueron precisados. Los datos aportados a la policía indicaron que uno de ladrones usaba gorra visera y campera deportiva, ambos de color negro, zapatillas deportivas blancas con cordones flúor y medía aproximadamente 1,70 metros.  En la comisaría Primera se estaba radicando la correspondiente denuncia.

 

Una despensa

 

Pasadas las 22, la despensa y fiambrería denominada Nuestro Angel, ubicada en la calle San Martín 133, también sufrió un atraco. Adriana Gaspari y Juan Klepalow le contaron a El Eco de Tandil que “entró uno a cara descubierta con una arma plateada, a los gritos, y nos pedía cosas. Como tenía la notebook arriba del mostrador, la agarró y se fue”.

Gaspari también mencionó que “cuando mi marido salió, porque escuchaba gritos, le pedí que no le dijera nada y le avisé que estaba armado. El delincuente amagó con disparar. Por suerte escapó con otro que lo estaba esperando afuera”.

En cuanto a las características de los delincuentes dijeron que “el que entró tenía una campera negra y un gorro tejido, el que estaba afuera llevaba puesto un buzo azul”.

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario