EN VIEJA CANTERA LA NOSTALGIA VOLCADA A LA PINTURA

Guillermina Kalle  está exponiendo sus últimas obras
que involucran los sentimientos más íntimos de su vida. La muestra se podrá visitar hasta  el 23 de julio. Sencillamente,  un regocijo para el alma.

 El pasado 3, quedó inaugurada en el cálido espacio Vieja Cantera  la muestra de Guillermina Beatriz Kalle. Durante el acto la acompañaron su esposo, una de sus hijas y también una nieta y sus compañeros del taller que dirige Christian Vogrich.
Esto de encontrar lugares alternativos para muestras es una señal clara de que hay demanda de los artistas para mostrar sus producciones y de que Tandil tiene muchos lugares ?como Vieja Cantera- que quizás todavía no han sido descubiertos. Por eso fue muy gratificante acompañar a Guillermina Kalle, una pintora sensible y de perfil muy bajo que logra a través de su paletas y pinceles creaciones realmente bellísimas.
Luego de un vernissage, el público asistente acompañó a la anfitriona  en una recorrida por sus obras: ?En este lugar tan especial, cálido y rústico hemos encontrado un ámbito ideal para hacer exposiciones dependientes del Mumbat ?dijo Guillermina- y esta posibilidad que nos brinda Vieja Cantero es una oportunidad a la que no se dice que no y es un espacio más que nos hace falta porque somos muchos y no sobran los lugares?.
-Estas son sus últimas producciones ¿hay algo más en marcha?
-Estoy preparando para la Festividad de San Cayetano una muestra en mi ciudad. Me comuniqué con el director de Cultura y le dije que me interesaría hacer una muestra sacra, porque todo el mundo se va a Liniers, pero el santo lo tenemos en el pueblo y se celebra igual que en Liniers, con la procesión, con las misas. Entonces decidí hacer un cuadro con San Cayetano y lo voy a donar a la Casa de la Cultura, porque se portaron muy bien conmigo. Además llevaremos una serie de cuadros presentados en el último Salón Nacional de Arte Sacro, como no fueron admitidos consideramos que bien pueden, para el Día de San Cayetano. Además haremos una muestra con las compañeras de taller abordando otros temas. De modo que, claro,  tengo y tenemos proyectos.
-¿En esta exposición hay un cuadro que ganó un Salón de Arte Tango?
-Sí, tiene una Mención Especial del Jurado, 2006. Me gusta mucho hacer figuras, creo que es lo que más me llama. También podemos encontrar acá naturalezas muerte, caseríos, flores, paisajes de Tandil, nuestra serranía. Siempre pinto en óleo porque es lo más dúctil.
-¿Cómo se está llevando la mamá con la artista?
-Hacemos lo que se puede, porque es difícil tener los hijos lejos, pero bueno fue una decisión de ellos y la tengo que aceptar aunque me cueste. No es algo que tenga asumido para nada, me duele tenerlos lejos y le agradezco a Dios por tener a una hija y una nieta en Tandil y, por supuesto, a mi marido que me hace el aguante cuando me pongo mal.
-Pero ahora con internet es más fácil comunicarse y con una web cam es como si estuvieran cerquita, cerquita.
-Para mí no, me resisto a aprender a manejar internet porque yo siento, a pesar que dicen que acerca, que me alejaría, además a través de la cámara verían que lloro todo el tiempo cuando les estoy hablando y no quiero entristecerlos.
-Sus hijos, en el exterior, han inspirado un cuadro que usted quiere mucho
-?Desarraigo?. Lo pinté desde el corazón y sin saber de qué lado están hijo y nieto mirando, si es desde Europa o de Argentina, pero es uno de mis preferidos.
-En esta recorrida hemos encontrado paisajes de Tandil como si estuvieran sacados de un libro de cuentos.
-Es que así me lo imagino, comienzo a pintar la realidad y mi imaginación puede más, hay en uno de ellos una casita que me gustaría que fuera mi casa, porque como usted dice, parece de cuento.
-En una oportunidad me dijo que hacer taller con Christian Vogrich era una de las mejores cosas que le podía haber pasado.
-Espero que nadie se ofenda, pero lo he adoptado como hijo porque además de ser brillante como artista es una gran persona y él hace que nuestro grupo en el taller sea tan armonioso y que nos pongamos contentos de los logros de uno y de otro. No hay envidia, celos; por el contrario se celebran los avances de cada uno. Y eso es maravilloso.
-¿Son su segunda familia?
-Que no le escuche mi marido que anda por ahí, ni mi hija y mi nieta… pero sí, son mi segunda familia, mis amigos, los que me ayudan también a creer que a pesar de las contrariedades de la vida, éste es un mundo maravilloso.

 

LAS PALABRAS DE LA
DIRECTORA DEL MUSEO

Indiana Gnocchini habló con mucho afecto de la artista, oriunda de San Cayetano. Dijo entre otros conceptos que ?está en una etapa muy importante de su vida artística, ya que saca de su interior  aquellos sentimientos que a veces la angustian o la hacen muy feliz, plasmándolo en sus telas?. Asimismo se refirió al momento de la creación ?hay artistas cuyas creaciones han surgido de momentos difíciles?, dijo en clara referencia al desarraigo que siente la artista porque tres de sus hijos decidieran emigrar.
Gnocchini también dijo más adelante: ?Guillermina concretó en San Cayetano, bajo la coordinación de Aldo José Dicaro, responsable de Educación y Cultura, una muestra pictórica conmemorando el aniversario de la ciudad.
Estudió en la Escuela de Artes Visuales; también hizo un taller con Claudia Salerno en dibujo y pintura; más tarde   concurrió  al taller  de José Martínez Pérez. Actualmente trabaja bajo la conducción  de Christian Vogrich. Además ha pintado en EcoTV,  como artista de la semana?.
?Cuando habla de Cristian ?prosiguió la titular museísta- Guillermina  cuenta que la ayudó a ver lo que no veía en sus  pinturas, le dio confianza y seguridad en  la concreción de sus obras.
Sin lugar a dudas las motivaciones de sus obras responden a sus estados anímicos, como la melancolía o la felicidad;  ejemplo de ello es la obra ´Desarraigo´, que involucra a su hijo y nieto en una situación imaginaria en la isla donde  residen.
Otra actividad paralela a la pintura, es la escritura que le permite expresar sus vivencias y retroalimenta sus temáticas plásticas. Por otro lado, mantiene un contacto directo con el mundo natural revalorizando el paisaje y sus especies más exóticas  que pone a la luz en sus telas para el disfrute de todos.
Su amor por la pintura  la lleva a generar una constante actividad artística con la convicción de que esta disciplina formará parte de toda su vida.
En sus últimas series ´Antonella´ y ´Pequeños Ángeles´, nos muestran por medio de una tonalidad armónica la ternura y placidez de los rostros en una actitud de contemplativo reposo. Cuando hablamos de ´Paisaje Nevado´ se percibe la apropiación del espíritu del  propio hábitat.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario