Encadenado, inicia una huelga de hambre un obrero de la construcción que reclama su salario

La de por sí conflictiva historia del Plan Federal de Viviendas, ubicado en La Movediza, inscribe desde anoche un nuevo y dramático capítulo, ya que al cierre de esta edición un obrero iniciaba encadenado una huelga de hambre por tiempo indeterminado.
El protagonista, José Luis Paladini, trabaja para la empresa Ingenio Construcciones, subcontratista de Tauro, que a su vez depende del Estado. Su actual situación, de total incertidumbre, lo empujó desesperado a la Redacción de El Eco de Tandil, donde narró su padecimiento.
?Miguel García, un político que es de Necochea pero vive en Tandil, era el encargado de manejar las contrataciones y los pagos a los empleados. Pero este señor no cumplió con nada. Después de muchas quejas, lo separaron de las obras, argumentando que llegaría otra empresa, pero sigue Tauro?, explicó en principio.
?Sucede que a mí jamás me dieron un recibo de sueldo, sino parciales, siempre a cuenta. Yo firmaba los recibos a cuenta de tal mes. Ahora les reclamo un montón de diferencias en los jornales, aparte trabajo de lunes a lunes y nunca tuve un franco?, continuó diciendo.
Según su relato, ?la empresa Tauro, como tiene la necesidad de poner a la gente en regla, porque tiene muchos empleados trabajando en negro, dijo que iba a arreglar con la gente que había quedado de Ingenio Construcciones, entre la que me incluyo. Los citaron y arreglaron casi todos. Pero yo no quiero un arreglo como el que hicieron, porque como hambrearon a la gente durante mucho tiempo, cuando la convocaron,  aceptaron limosnas?.

 

 

?Que cumplan con la ley?
Paladini sostuvo que sólo pretende que se cumpla con el marco legal en materia laboral. ?Quiero lo que me corresponde, no negociar mi jornal. Cuando me citaron al Ministerio de Trabajo, me ofrecieron 1200 pesos por todo lo caído, desde junio hasta acá. Querían hacer borrón y cuenta nueva, y que siguiera trabajando?, argumentó.
Y dio su lectura de lo que, según sus palabras, le aconsejó un abogado de la empresa: Iniciar acciones legales. ?Yo no puedo hacerles el caldo gordo e iniciarles juicio, porque en este país la Justicia no existe para el obrero. Imagínese que uno vive al día, y un juicio lleva como tres años. Por eso, esta noche (por la de ayer) inicio una huelga de hambre en mi lugar de trabajo. No voy a comer, ni a tomar líquido, ni tampoco los medicamentos que tengo que tomar obligatoriamente por una enfermedad que padezco?, informó con tono dramático.
Sobre su derrotero por diferentes despachos, contó que ?me tenían a las vueltas porque necesitaban inaugurar una parte del barrio, me ofrecieron más plata y me hicieron ir al Ministerio, que hoy viernes (por ayer) estaba cerrado. Me volvieron a engañar. Ahora yo me pregunto, ¿qué es esto? ¿Tandil lugar soñado? Sí, para los empresarios negreros. Yo quiero cobrar lo que me corresponde por ley, ni un centavo más ni uno menos?.
En su relato, cargado de impotencia, agregó que ?me dirigí al Anses y me confirmaron que me habían dado de baja el 16 de octubre, así que me fui inmediatamente a la AFIP y les hice la denuncia, porque yo sigo trabajando y me tienen en negro. Me aseguraron que jamás me han aportado jubilación alguna, ahora también les voy a exigir que me den la certificación laboral, porque también tengo derecho a jubilarme?, concluyó.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario