Enorme: Del Potro ganó y va por la medalla

Brasil: El tandilense Juan Martín Del Potro, juega ante el japonés Taro Daniel, en busca de un lugar en los cuartos de final del cuadro de tenis en los Juegos de Río 2016. Foto: Daniel Dabove, enviado especial

El tandilense Juan Martín Del Potro le ganó ayer al español Roberto Bautista Agut, por 7-5 y 7-6 (4), en 2 horas y 10 minutos, y en las semifinales de los Juegos de Río de Janeiro 2016 se las verá hoy -alrededor de las 14- nada menos que con el tercer favorito, Rafael Nadal.

El tandilense, medalla de bronce en Londres 2012, tiene ahora dos chances de lograr otra medalla olímpica, ya que aún perdiendo le quedaría la instancia del partido por el tercer puesto.

Agotado, al borde del calambre, Del Potro hizo levantar al numeroso público argentino de sus asientos, jugando a todo o nada el tie break y ganándolo con las escasas energías que le quedaban. Quizás otra hubiera sido su suerte si el partido se extendía a otro set.

“La Torre de Tandil” arrancó el juego en el court 2 del Centro Olímpico de Barra de Tijuca como una “aplanadora”, le quebró dos veces consecutivas el servicio al español para ponerse 3-0, pero luego apareció errático, alternó puntos muy bien jugados con errores no forzados y Bautista Agut recuperó los quiebres e igualó en 5.

En ese momento emergió otra vez el Del Potro del comienzo, volvió a quebrar al español y con su servicio se llevó el parcial por 7-5 en 56 minutos.

En el segundo set otra vez Del Potro logró quebrar para ponerse 2-0 y otra vez por sus altibajos permitió la igualdad en dos. Cada uno conservó su servicio para llegar al tie break.

Y allí el argentino tuvo tres momentos bien marcados, primero dominante para ponerse 4-0, luego dubitativo para que Bautista Agut equilibre y por último echando el resto para ganar el set y el partido, sabedor de que no había reservas para más minutos de juego.

Así, con lo mejor (lo tenístico) y lo peor (su condición física) de esta versión 2016 post lesiones, Del Potro se instaló en una semifinal que no soñaba al comenzar estos Juegos y menos cuando su rival en primera ronda resultó nada menos que Novak Djokovic.

El español es un buen jugador pero para otro nivel. Todo el mundo tenístico sabe que a Del Potro hay que jugarle pelotas bajas para evitar la potencia de su derecha y hacerlo correr a los costados y a la red dado su talla. Y no fue la excepción.

Incapaz de mantener mucho tiempo los peloteos desde el fondo, apeló a esa estrategia, la misma que el portugués Joao Sousa y el japonés Taro Daniel en otras rondas para mantenerse en partido, pero careció del plus que hay que tener en los momentos claves para forzar un tercer set.

La próxima estación de la ilusión de medalla es otro español, pero también otra categoría: Rafael Nadal. El español, en el court central, remontó un primer set adverso de 6-2 con el brasileño Thomaz Bellucci y se llevó los otros dos parciales por 6-4 y 6-2.

El historial favorece al mallorquín por 8 a 4, pero hace tres años que no juegan por el largo tiempo que Del Potro no estuvo en el circuito. Pero en este tipo de superficie dura están 4 a 4 e inclusive en su último enfrentamiento, en el Masters 1000 de Shanghai 2013, ganó el tandilense 6-2 y 6-4.

La superficie, idéntica a la de Cincinnati, torneo que arrancará el lunes, es ideal para Del Potro.

Por lo pronto, el tandilense disfruta de este idilio carioca con el público argentino, que ayer le dio fuerzas cuando casi no las tenía. Son tantas las banderas celestes y blancas con las inscripciones de sus lugares de origen, que nombrar todas sería demasiado extenso. Tan extenso como la ovación que rubricó su nuevo triunfo. (Télam).-

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario