Escándalo de la FIFA: se entregó en Italia el argentino Alejandro Burzaco

El empresario argentino Alejandro Burzaco, quien era intensamente buscado por el escándalo de corrupción en la FIFA investigado por la Justicia de Estados Unidos, se entregó hoy de manera voluntaria en la ciudad de Bolzano, al norte de Italia.

La detención de Burzaco, ex CEO de la empresa Torneos y Competencias, fue confirmada por el jefe de la policía Trentina, Giuseppe Ricario, en declaraciones formuladas a Radio La Red de Buenos Aires.

Burzaco llegó al departamento policial acompañado por dos abogados, uno italiano y uno argentino, en el marco del “alerta roja” que había emitido Interpol el paso 1 de junio para buscarlo y detenerlo en cualquier lugar del planeta.

“Se presentó voluntariamente esta mañana en la jefatura y quedó detenido por una división móvil. Está en la cárcel. Se presentó con un abogado. Imaginamos que su intención fue colaborar con las autoridades. Fue detenido porque, según nuestro Código Penal, hay que hacerlo si hay pedido internacional”, explicó Ricario.

El empresario habría negociado su entrega con Interpol a cambio de información importante en el marco de la causa que sigue la Justicia de los Estados Unidos por el escándalo de corrupción en FIFA.

¿Cómo sigue entonces su situación ante la Justicia argentina e internacional? Por lo pronto, la detención del empresario argentino hará caer la orden de captura emitida en la Argentina por el juez federal Claudio Bonadio.

Para esto, habría que esperar hasta el miércoles, dado que el gremio de los judiciales se encuentra este martes adherido al paro nacional lanzado por las centrales sindicales no oficialistas.

La posible extradición a Estados Unidos, país que pidió su captura internacional, dependerá ahora exclusivamente de cómo accione la Justicia de Italia.

Según la prensa italiana, el argentino, que cumplirá 50 años el 30 de junio, ya habría alquilado una casa de cerca de Bolzano para pedir que le pongan bajo control judicial.

Por este caso, Burzaco fue imputado por sobornar a distintos organismos para quedarse con los derechos televisivos de los torneos futbolísticos más importantes del mundo.

La compañía de Burzaco gestionó los derechos televisivos del campeonato de Argentina entre 1992 y 2009. Además, junto a su socio estadounidense Aaron Davidson, presidente de Traffic Sports USA, detenido en Zúrich (Suiza), es el propietario de los derechos televisivos de la Copa América 2015 que empieza este mes en Chile.

Cuando el 27 de mayo estalló el escándalo en la FIFA, Burzaco se encontraba en Zúrich, Suiza, donde fueron detenidos siete de los 14 acusados, pero no pudo ser localizado.

Cinco días después, Interpol emitió las alertas rojas con el pedido de captura internacional.

A finales de mayo, se realizaron allanamientos en la sede de Torneos y Competencias y de Full Play, una compañía propiedad de Mariano y Hugo Jinkis, los otros dos argentinos implicados y que todavía están prófugos.

Full Play, Torneos y Competencias y Traffic gestionan juntos la difusión en televisión de la Copa América 2015.

Burzaco es una de las 14 personas imputadas, miembros de la FIFA y dirigentes de empresas de márketing deportivo, por la justicia estadounidense por presuntos casos de corrupicón que ascendieton a 150 millones de dólares en la dos últimas décadas.

En tanto, el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, explicó que Burzaco “tiene pasaporte italiano”, por lo dijo que “habrá que ver cómo evoluciona la extradición”, aunque consideró que debería realizarse “cuanto antes”.

“La extradición de Burzaco debería llevarse a cabo cuanto antes”, explicó Berni, en declaraciones a Radio Del Plata y Nacional Rock.

Tras la detención de Burzaco aún se desconoce el paradero de los otros dos argentinos implicados en la causa, y también buscados intensamente por Interopol, Hugo y Mariano Jinkis, dueños de la empresa Full Play, relacionada a los derechos televisivos de retransmisión de espectáculos deportivos.

150 millones de dólares en sobornos.

Siete de los 14 imputados fueron detenidos en Suiza el pasado 27 de mayo y continúan en el país europeo a la espera de una extradición a Estados Unidos.

Los detenidos son Jeffrey Webb (Islas Caimán), que era en el momento de la detención vicepresidente de la FIFA y miembro del comité ejecutivo, además de presidente de la Concacaf; Eduardo Li (Costa Rica), miembro de los comités ejecutivos de la FIFA y de la Concacaf, y presidente de la Federación de Costa Rica; Julio Rocha (Nicaragua), responsable de desarrollo de la FIFA; Costas Takkas (Reino Unido), colaborador del presidente de la Concacaf; Eugenio Figueredo (Uruguay), vicepresidente y miembro del comité ejecutivo de la FIFA; Rafael Esquivel (Venezuela), miembro del comité ejecutivo de la Conmebol y presidente de la Federación venezolana (FVF); José Maria Marin (Brasil), miembro del comité organizador de la FIFA para el fútbol olímpico y ex presidente de la confederación brasileña (CBF).

Este escándalo sin precedentes en la FIFA se cobró una víctima de primera fila, el presidente Joseph Blatter, que el martes de la semana pasada anunció su renuncia al cargo, apenas cuatro días después de haber sido reelegido para un quinto mandato. NA

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario