Esperan el llamado del Ministerio de Trabajo para definir el conflicto en Apaz Madrid

Entre los últimos avances concretados luego de la reunión conciliatoria del viernes, que logró encausar las negociaciones, ayer a primera ahora los titulares de la firma entregaron toda la documentación en la sede de Pinto 520.

En concreto presentaron los recibos de sueldo de los ocho trabajadores cesanteados correspondientes a los últimos doce meses para facilitar la tarea que deberán realizar los abogados de la cartera laboral para precisar los montos indemnizatorios.

Lo cierto es que las partes se sometieron al análisis del Ministerio de Trabajo en base a una diferencia que se planteó entre las liquidaciones efectuadas por el empresariado y por el sindicato.

Una vez que se cumpla con la tarea, se espera una nueva convocatoria. Las partes involucradas estimaron que este llamado no debería extenderse demasiado dada la cantidad de obreros sobre los cuales realizar las evaluaciones.

 

En el ministerio

 

La extensa jornada que protagonizaron el viernes en la sede laboral logró bajar el nivel de tensión suscitado el día previo, que derivó en la toma de la planta en medio de un clima de tensión protagonizado por los ex empleados y los titulares de la sociedad empresarial.

Atravesado ese episodio, la patronal y la UOM se vieron las caras en una nueva audiencia en la delegación ministerial, y luego de superar algunos cruces previos, participaron del encuentro conciliatorio.

En ese ámbito, Alejandro Apaz Madrid presentó una propuesta para indemnizar a los ocho obreros que abrió un cuarto intermedio. En ese lapso, el sindicato sometió el ofrecimiento a los trabajadores y se presentó nuevamente en las instalaciones de Pinto al 500 con una liquidación propia que marcó una sustancial diferencia con la de la patronal.

Según el secretario general de la UOM, Carlos Romano, se trató de una “cifra importante” que rondó “entre un 60 y un 70 por ciento, sin contar las quincenas, el aguinaldo y el aumento dispuesto en paritarias a partir del 1 de abril”.

Ante esta discrepancia, se acordó acceder a la propuesta impulsada por la organización gremial: que las autoridades laborales efectúen un tercer cálculo a los efectos de alcanzar un acuerdo intermedio entre las dos posturas.

Mientras aguardan una nueva cita, el dirigente confirmó que ayer por la mañana la documentación “de todos los compañeros ya estaba ahí para que la abogada comenzara a sacar las indemnizaciones”.

Destacó el ámbito establecido en la delegación de la dependencia bonaerense para dirimir el conflicto y dijo que “las partes quedamos de acuerdo en someternos al Ministerio de Trabajo. Cuando nos llamen veremos quién tiene razón”, desafió.

 

Posible comprador

 

En otro orden, a fines de la semana pasada se planteó la existencia de un posible comprador de los bienes ante la decisión de no continuar con el emprendimiento empresarial.

Pese a la situación conflictiva, Romano había garantizado el ingreso de los eventuales interesados en adquirir la planta, programada en principio para el domingo.

Ese día, aseguró: “Estuvimos acá y otro grupo estuvo dentro de la empresa (permanece allí desde el jueves de la semana pasada) y no vino nadie”.

Sin embargo, a las 17 de ayer se presentaron en la fábrica “tres personas, pero no sabemos si son compradores, tasadores o vinieron a hacer alguna propuesta”.

 

La toma sigue

 

En paralelo, Carlos Romano ratificó la continuidad de la medida iniciada el pasado viernes 16 de agosto que la semana pasada se endureció tras el ingreso a la planta de producción.

“No sólo tenemos tomada la empresa sino que los compañeros delegados estamos afuera acompañándolos para que no haya ningún disturbio”, expresó.

Y advirtió que en caso de no lograr ningún acuerdo “extremaremos las medidas”. u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario