Ex funcionario duhaldista de Tandil dice que ?no tienen políticas para el productor?

El tandilense Rafael Delpech, que ocupó la Secretaría de Agricultura durante el gobierno de Eduardo Duhalde, pasó días atrás por la localidad de Junín, en donde volvió a distanciarse de la política agropecuaria del gobierno nacional de Cristina Fernández de Kirchner.
El productor de Tandil, que es considerado un experto en el tema del campo, volvió a referirse en Junín al interminable conflicto entre el sector agropecuario y el Gobierno. Rafael Delpech no ahorró críticas: ?No entienden al sector y no tienen políticas de Estado para el productor?, indicó.
Esperanzado porque considera que los legisladores tuvieron que aprender ?qué es una siembra o un tambo?, pero contrariado por la crisis que cree que se avecina, el ex secretario de Agricultura habló durante más de una hora y pidió pensar en un país que ?se enfoque en los alimentos?.
“Es momento de dejar de hablar de vacas o de una siembra de soja para pensar en una Argentina que produce alimentos para un mundo globalizado que los necesita. Las políticas tienen que partir de esa idea y dejar de lado la discusión industria o agroexportación”, reclamó Delpech.
“Es la primera vez en 25 años que el sector es tan importante. El campo, al que en verdad debería llamarse sector agroalimentario y agroindustrial, tiene una velocidad de cambio impresionante en este momento”, apuntó.
Para el especialista, hubo un cambio que produjo una “explosión” en la productividad. “El cambio tecnológico de los ?90 y el nuevo tipo de cambio de 2002 forjaron un proceso de generación de valor agregado impresionante. Esto generó competitividad y riquezas”, continuó Delpech.
Estos cambios deberían, según el ex funcionario, generar un cambio que sería revolucionario. “Las zonas de tierras productivas deberán olvidar la ganadería y concentrarse exclusivamente en los cultivos. Generan más valor agregado y tienen más tecnología”, describió.
Los efectos negativos de las transformaciones, que según Delpech impactan más mientras más chicas sean las localidades, se atenúan con políticas de Estado real. “Una cuestión increíble para un país como el nuestro es que la Argentina no tenga un Ministerio de Agricultura. En toda Latinoamérica, en Estados Unidos y el resto del mundo los ministros son una constante”, se quejó Delpech.
Para él, la culpa la tienen dirigentes del siglo XX. “En la Argentina persiste una mentalidad industrial desde la década del ?50. Además, las empresas de ese sector tienen un lobby más agresivo y así consiguen más protección y beneficios”, acusó.
“Todavía se cree más interesante un bulón que un grano de soja, pero el valor agregado es mucho más grande en la soja”, explicó.
“Para crear este país enfocado en los alimentos hay que generar registros serios y una burocracia estatal que pueda, por ejemplo, administrar todas las compensaciones que tiene el proyecto de ley oficial”, graficó.
La mayoría de los problemas vienen, para el ex funcionario, de una visión ideológica sesgada. “Lo que creen no se condice con lo que pasa con el mercado y eso es grave. En Uruguay, un ministro que fue José Múgica dejó que los precios de algunos cortes se dispararán y que sólo sirvieran para la exportación”.
Para lo que viene, las predicciones de Delpech son peligrosas. “Habrá menos trigo y más soja con menor cantidad de fertilizantes, por lo que la tierra será menos productiva. Casi no se arrendarán campos ni se comprarán camionetas o maquinaria, y la producción y exportación de leche se reducirá. Estamos dejando pasar nuestro fenomenal potencial”, concluyó.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario