Familia de una beba operada de un tumor pide ayuda para sostener su estadía en Capital

Adela Amanda Alvarez es vecina de la ciudad y se acercó a esta Redacción porque su nieta de 1 año y 11 meses fue intervenida en el Hospital Garrahan en noviembre pasado, a raíz de “un tumor de fosa superior” que le fuera diagnosticado. Si bien la operación fue satisfactoria, la pequeña debe afrontar un tratamiento de siete meses, por lo que sus padres, María Eugenia Alvarez y Ricardo Javier Cava, se encuentran en Capital Federal a su cuidado y precisan ayuda para poder quedarse.

En diálogo con El Eco de Tandil, Alvarez relató que previo a conocer el diagnóstico de Josefina, su hija y su yerno trabajaban, pero aclaró que ahora “gastaron ya hasta el último centavo” y necesitan quedarse junto a su beba.

Si bien explicó que no le cobraron la operación, lo que sucede ahora es que “la casa Garrahan le dan lugar sólo a mi hija y a la beba que está internada, pero mi yerno no la quiere dejar sola desde el primer momento en que viajó para allá”.

Desde su lugar, admitió que tiene “una angustia y un dolor tremendo, encima con la diabetes que tengo es peor. Me angustio, lloro y lloro, todo el tiempo”. Por esta razón, apeló a la solidaridad de la sociedad, con “lo que puedan”, para ayudar a su hija y a su yerno a poder quedarse allá con su pequeña.

Según detalló, todo comenzó a fines de octubre pasado cuando su nieta empezó a caminar y “siempre se caía y daba con la cabecita. Se hacía chichones y moretones en los cachetes. A ellos les extrañaba que a la nena cada vez que se caía le agarraba vómitos y pedía de dormir, no la dejaban dormir y la llevaban a la guardia”.

Una de esas reiteradas veces, relató que “la atendió una doctora y le dijo que a las 18.30 iba a tener los resultados de un estudio. Ahí fueron mi hija con mi yerno y su mamá, y les dijeron que la nena se tenía que quedar internada porque tenía un tumorcito en la cabeza”, manifestó la mujer con tristeza.

“Quedó internada mi hija con la nena en el Hospital de Niños y a las 2.30 salieron a Capital Federal, la doctora la acompañó en la ambulancia. La trataron muy bien, le explicó todo y se la dejó en las manos de los médicos”, resaltó.

 

Después de la operación

Tras la intervención quirúrgica, Alvarez indicó que Josefina y sus padres vinieron a Tandil para ver “cómo se sentía acá, la nena todo bien, lo único que se le pedía era los barbijos que no se podían conseguir en ningún lado y después que le taparan los ojitos porque quedó con los ojitos nublados. Le ponen gotitas y parches”.

Aclaró que la operación “salió muy bien, muy prolija la cicatriz y ahora tiene que hacer un tratamiento, le dijeron por cuatro meses y ahora es por siete. Le dijeron de quedarse en la casa Garrahan la nena y mi hija, pero mi yerno quiere quedarse. Mi yerno trabaja de techista y mi hija no estaba trabajando, estaba con las nenas, la beba y su hermana de nueve años, Martina”.

Pero afirmó que “ese día que llegó, tuvo que ir al Hospital” porque nuevamente no se sentía bien la nena, teniendo que volverse a Capital Federal. Ahora, los padres de Josefina precisan ayuda porque su hija –según se informa en el resumen de su historia clínica- debe permanecer allí, “en cercanías del Hospital durante todo el tratamiento de quimioterapia de inducción debido a la edad de la niña y ser un esquema con toxicidad hematológica severa”.

 

El tratamiento

“Ahora, a una semana que tuvo todos los días con la quimioterapia, ella tenía que presentarse el 17 y anoche vino mi otra hija y me dijo que la nena está anémica y la volvieron a internar”, se lamentó Alvarez.

“Cuando ella está bien la mandan a la pensión y cuando se descompone enseguida la tienen que llevar, ese es el problema, cada vez que le hacen una quimioterapia le van apareciendo puntitos negros y varios les dicen que es canceroso”, afirmó.

“Ellos están pagando una pensión, cualquier cosa le viene bien porque ellos tienen que estar siete meses, que la gente colabore con lo que pueda”, reiteró.

Para quienes quieran comunicarse y colaborar con la familia Cava, lo puede hacer comunicándose a los celulares 154-644306 (la mamá de la beba) o al 154-651275 (la tía de la beba, Jorgelina Sánchez) 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario